jueves, 18 de septiembre de 2008

MOVER EL CUERPO COMO EXPRESIÓN DEL ALMA

Sí.
Para despertar a los sentidos cuando parece que ya duermen un sueño eterno.
Para dejarnos sorprender entrando en contacto con la Ilusión perdida.
Para permitirnos volver a la capacidad de Entusiasmarnos nuevamente.
Para reencontrarnos con la más auténtica Pasión, esa ilustre extraviada por el camino.
Para reconocernos corporalmente en el presente y para dejarnos llevar y traer por
el túnel de los tiempos con la música que nos transporta hacia otros lugares, otros
espacios, otras sensaciones, y poder entrar y salir de ellos tantas veces como lo deseemos.
Para recordar esas zonas de nuestro cuerpo que ni sabemos que existen pero siguen siendo parte de un todo y estimularlas.
Para recuperar y reconectarnos con nuestra sexualidad, sensualidad, nuestro erotismo desde la idea de la Energía Espiritual Sensible.
Para generar espacios vacíos donde pueda surgir lo nuevo, aquello que por no estar receptivos parece no llegar nunca.
Para que los sentidos (las aperturas del cuerpo) se enlacen a los instintos y animen a las
emociones.
Para que esas emociones no se tapen y oxiden y generen enfermedad, tumores, “mala sangre”. Por el contrario, para que encuentren una vía de canalización expresiva, afloren, crezcan y sanen. Sin crítica, sin juicios valorativos. Sólo para observarlas y encauzarlas, para que evolucionen.
Para Sanar desde el afecto, el AMOR, el contacto, la caricia, la ternura, la empatía.
Para aliviar el dolor. El dolor del alma, del corazón, del cuerpo físico.
Para aprender a AMAR y dejarnos AMAR.
Para ser auténticos y no traicionar al AMOR por temas culturales, por prejuicios, por una cuestión narcisista de imagen, por ser “buenos”, por falsas conveniencias que nunca son tales.
Para no traicionarNOS y ser fieles a nuestro más genuino sentir y no a lo impuesto desde afuera.
Para generar Serotonina (íntimamente relacionada con la emoción y el estado de ánimo) Dopamina (fuertemente asociada con los mecanismos de recompensa en el cerebro), neurotransmisores que generan bien-estar, cortisol (hormona que el organismo fabrica ante situaciones de emergencia para ayudarnos a afrontar situaciones difíciles) Regular los Leucocitos (que nos ayudan a resguardarnos de las infecciones).
Para recuperar la vitalidad, la salud, regular el peso, mantener la piel y el cabello saludables, para ser longevos sanos.
Para tener conciencia de nuestros estados de enfermedad y salud y transitarlos y trascenderlos con Amor y Compasión cuando nos toca.
Para sentirnos parte de un grupo donde poder compartir lo que vivimos, SIN INTERPRETACIONES.
Para integrar nuestros aspectos fragmentados que, aunque parezcan irrecuperables no lo son.
Para que la mano de un compañero/a cuando siento que el dolor me desgarra, me recuerde que “Aún…hay ESPERANZA”
Para recobrar la ALEGRÍA.
Para recordar qué es sentirse mujer, hombre, en un mundo donde la Ciencia parece haber “Tocado su techo”. Reencontrarnos con los aspectos femeninos y/o masculinos, mas allá de la sexualidad.
Para ser capaces de leer el lenguaje de los procesos de enfermedad, antes, durante y después de su desarrollo.
Para conocernos y reconocernos mejor, y dejarnos llevar hacia donde somos desplazados por fuerzas ajenas al plano de lo humano.
Para conocer cuáles son esas zonas donde vivimos en discordancia con nuestros sentimientos, pensamientos y haceres
Para poder escuchar el mensaje del Cielo y darnos cuenta de que lo que estamos o no estamos haciendo tiene que ver con nuestro Ideal de vida o no y evitar que ese Cielo tenga que enviarnos señales más fuertes para que, de una vez, escuchemos.
Para no caer en la fácil interpretación o análisis de los pensamientos que tanto nos traiciona y aceptar que el cuerpo es un indicador mucho más confiable, legítimo, veraz y limpio. “El cuerpo no miente”
Para darnos cuenta de todas esas cosas que negamos en nosotros mismos porque no nos gustan y dejemos de buscar “culpables afuera en quienes depositarlo y nos atrevamos a cambiar”
Para trabajar la soberbia, el ego, los deseos de poder, los celos, la envidia, los rencores acumulados por años, el miedo, los apegos, las compulsiones. Para no enojarnos u ofendernos.
Para ir ablandando nuestras “CORAZAS” físicas, energéticas y caracterológicas y atrevernos a sentir.
Para llegar a un lugar donde nos esperan.
Para llegar a un lugar donde nos esperan con los brazos abiertos.
Parta llegar a un lugar donde nos esperan con los brazos abiertos y recordar para qué vinimos a este mundo.
Para purificar nuestro sentir, vivir en el sentido de la trascendencia y en la vibración del AMOR.
Para restituir nuestra conexión con la Creación y dejar de estar auto-referenciados eternamente.
“PARA VERTE MEJOR, PARA OÍRTE MEJOR, PARA ACARICIARTE MEJOR, PARA DESARROLLAR EL BUEN GUSTO Y PARA OLERTE MEJORRRRR!
Para todo esto…DANZAMOS.
Los abrazo con el alma y los espero. Liliana M. Pérez Villar
Jueves 19:30 a 21 hs.
Sábados 13:30 a 15 hs.
Virrey Arredondo al 2500. Para mas detalles comuníquense al 47952084- o 1557697749