lunes, 21 de abril de 2014

"¡GRACIAS POR LA MÚSICA!"

¡Qué clases maravillosas hemos vivido esta última semana! Tanto es así, que merece un capítulo propio. Y seguro que servirá como respuesta a tantas preguntas que llegan, sobre cómo superar tal o cual situación. Y dicho sea de paso, tener en cuenta esas “causalidades”, que en un primer momento preocupan y terminan generando recursos impensados, más creativos y facilitadores desde el rol de Instructor-a, ya que nunca se sabe exactamente por dònde volarà el grupo. Podemos tener una intenciòn, una idea de arranque a medida que van llegando los participantes, una cantidad de mùsica elegida, que tal vez...usemos...tal vez...no. A mi me gusta sorprenderme con las propuestas que suelen traer los alumnos, que por ahì se motivan y aparecen con alguna cosa maravillosa. Generalmente acertada para lo que queremos trabajar. Ese me coloca en situaciòn de desconocimiento. Como si me parara frente a un lienzo en blanco sin saber què voy a pintar. Dejarse mover por la mùsica espontàneamente, partiendo tan sòlo de los puntos de apoyo que trabajemos ese dìa, hace recordar que en realidad, no nos movemos, sino que nos mueven, si nos dejamos mover. Lo escribo y me rìo, porque sino, nos mueven igual, pero terminamos muy cansados de tanto resistirnos. ¿Es posible pasar por tantos estados, formas, tiempos y espacios en una hora y media? ¿Còmo es eso de pasar de la sensación de estar ENYESADO a M.O.V.E.R.S.E. alegremente y sin lìmites aparentes? O no…tal vez no tan alegre y con algunos lìmites, pero M.O.V.E.R.S.E. al fin. Es que la mùsica no sòlo amansa a las fieras, sino que ademàs, si estàn tristes o enojadas, si sienten miedo y quedan paralizadas o ante el desconcierto, o cualquier otra sensación-emociòn, si logran contactar con ella y se dejan vehiculizar y transportar, si se dejan M.O.V.E.R. a pesar de la resistencia, hay una amplificación de la conciencia a travès del movimiento, y ahì, las fieras se entregan!. Sì, esas fieras que viven encerradas en los cuerpos y que en lugar de sacar las piedras del camino y amigarse, insisten con la resistencia hasta el agotamiento. ¡Què mejor manera hay para comunicarse? Desde que la humanidad pisò esta Tierra, ha utilizado el sonido y el movimiento para comunicarse. Recuerden que los òrganos de la fonaciòn tambièn forman parte del movimiento. Lo que pasa es que el SER olvida, trata de dominar y controlar a travès del poder de la palabra, que siempre sirve para echarle la culpa a otro de las propias dificultades. Pero el movimiento no miente. No se puede manipular como con los discursos y justificaciones. “En el principio era luz y sonido”… Y aùn, no se sabìa de mentiras y Poder. Y en estos exorcismos de cada clase, al son de sonidos propios, combinados con tambores, flautas, cantos, ritmos, compaces, danzas…cada uno de nosotros se va convirtiendo en chamàn, mago, pitoniza, exorcista y culmina materializando una SANA-ACCIÒN, la sanación que se produce de adentro hacia afuera. Y esa caricia sobre cada dolor, cada herida en cualquiera de los cuerpos, se va despojando de viejos rencores, venganzas, penas y poco a poco, se acerca al presente, tirando por la borda el lastre que empuja para abajo, desdibujando esas tensiones, contracturas, que tanto se notan en las caras, los cuerpos y los haceres retorcidos. Pero si por el contrario, se tiene una mente productiva, prosaica, utilitaria, esto no tendrà ningùn valor, porque ni siquiera podrà ser detectado y por lo tanto apreciado. Sòlo aparecerán las burlas y las descalificaciones, las agresiones y los ninguneos, mecanismos de defensas para no cambiar, para no animarse, seguramente por miedo. Pero si lo aceptàs, hay tanto para actualizar, tanto que ya no o ahora si...La clase del sàbado ùltimo nos trasladò a todos a lugares insospechados. Por momentos, el trabajo hacia adentro y por momentos, cada uno de nosotros parecìa 7 personas distintas! Eramos como 800! Cuando trabajamos el Centro Coronario, vamos pasando por todos los otros centros, trabajados en las semanas anteriores. Los cuerpos recuerdan lo vivido como sìntesis en esas semanas, que a su vez, actualizaron lo que fue apareciendo y con el Coronario, apilamos y direccionamos toda esa Energìa. Conectamos. Algunos comenzaron tìmidamente, como probando la temperatura del agua con el codo, y de pronto…les crecìan alas, volaban, giraban, reìan, lagrimeaban…algunos con ojos abiertos, otros con los ojos cerrados, pero ante el contacto visual espontàneo…surgìan las miradas còmplices. Salirse de la plástica personal y sumarse a la de un compañero o de la instructora, en este caso, con la movida que eso significa, puede interpretarse como un riesgo desde las defensas. No me pasa lo mismo cuando me muevo como suelo moverme, con mis caracterìsticas, que cuando me muevo como otro! “Ayyyy…tengo cintura”!!!! ¿Què me pasa cuando me encuentro despojado de Poder? “LAS COSAS NO SON COMO LO DIGO SHO” ¿Y si son de otra manera? A lo mejor, sirve para darse cuenta que hay algo que modificar, en lugar de enojarse con otro, no? ¡Cuàntas cosas se pierden por falta de humildad y por creerse superior a…o mejor que…! Cuando aflojamos, soltamos, confiamos, nos vamos haciendo màs flexibles. Occidente inventò la fortaleza como sinònimo de rigidez, sin comprender que la Fuerza es interna, como la sonrisa. Lo rìgido se quiebra con un pequeño golpe y se hace pedazos. Lo flexible se puede doblar casi ilimitadamente sin quebrarse. La emociòn de ver esa transformación en las clases, de aquellos que llegan con un ritmo neuròtico de ciudad, luego de trabajar en microcentro todo el dìa, o de haberse peleado con alguien, o corriendo tras subtes, trenes, colectivos, taxis, hartos de la violencia y abusos diarios y asì y todo, se animan a amorosearse, apostar al corazón, seguir remàndola. ¡Es absolutamente conmovedor! Y estoy segura que aquellos que participaron de esta u otras clases, los del elenco estable de ANAMCARA y los que han pasado, pasan y pasaràn por aquì, estaràn de acuerdo. Sòlo puedo decir: “¡GRACIAS POR LA MÙSICA, CREACIÒN!” Thank you for the music! ¡Gracias por poder oir, por estar dentro de un cuerpo que hasta hoy, me permite M.O.V.E.R.M.E. por mis propios medios y disfrutar del movimiento. Se nos està transmitiendo por televisión, radio, Internet, gràfica, dos conceptos extremos sobre el cuerpo fìsico: o es un objeto sexual, musculoso y redituable o es una estupidez reparar en el cuerpo porque lo que importa es la mente. Sencillo, sòlo sìganlos cuando se cortan un dedo. Son los primeros en desmayarse. Permítanme no estar de acuerdo. Si el cuerpo fuera cualquiera de estas dos cosas, no se nos habrìa dotado de èl. Serìamos sòlo espìritus inmaterializados, deambulando por ahì. Nuestro cuerpo es la residencia que habitamos mientras que estemos por estos domicilios y es muy hermoso poder disfrutarlo. No como hedonistas, sino como seres sensibles y amorosos. Agradezco a todos ustedes ANAMCARAS que hacen que nuestros encuentros sean tan inmensos, que no consigan superar el interès por ir a una fiesta o al cine o teatro, porque nada me resulta màs interesante que el espacio y tiempo que compartimos diariamente. Gracias por llenar mi vida de colores, a veces màs brillantes, otras màs oscuros, pero colores al fin. Es hermoso verlos florecer, crecer, abrirse como capullitos al sol. Crecer CON ustedes. Gracias por estar, permanecer y el AMOR profundo que ponen en cada momento. A los ANAMCARAS de la primera època, que siguen codo a codo y con quienes tenemos una ruta de vida compartida, a los màs recientes, a los recièn llegados y a los que vendràn. A los que se fueron a cumplir sus sueños por otras latitudes, dejando huellas imborrables e irremplazables. A los que claudicaron, aunque tarde o temprano, siempre vuelven. A todos lo que se sientan ANAMCARAS. GRACIASSSSSSSSS Gracias por la mùsica del alma. Gracias por la mùsica. Thank you for the music Graciassss