lunes, 16 de enero de 2017

AÑO DEL GALLO DE FUEGO. 2017

Señoras y señores: abran paso por favor, que va a ingresar su majestad el Gallo. Interesante, atractivo, provocador de sensaciones miles (aún mas allá de su voluntad y aunque no lo desee), valiente, alegre, guardián y custodio por excelencia, inteligente, capacitado, hábil, idóneo, comunicativo, expresivo, locuaz y tal vez, por sobre todo, honesto. Claro está que este dechado de virtudes, puede volverse en su contra en relación a la cantidad de batallas que le hayan sido dadas en vivir, a su historia familiar y aunque no sea de sus características particulares, a sus adicciones y el efecto que hayan causado en su salud física, psíquica y espiritual. Los argumentos de vida que no haya podido, sabido o querido modificar y que podrían convertirlo en un ser vengativo y destructor, con su pico, con su cresta y sus patas, que pretenderá camuflar bajo un plumaje esplendoroso a la vista de cualquiera, menos de un buen observador no implicado afectivamente. Puede que con los años, la vida lo encuentre desplumado y con la cresta caída de tanto guerrear, como dice el tango: “…parecía un gallo desplumau…”, cansado de cargar en sus hombros el peso de todas las responsabilidades de sus grupos mas cercanos y de las inseguridades ajenas. Es difícil verlo claudicar, pero puede llegar a hacerlo si sus esfuerzos no son apreciados y mucho menos SI SON despreciados. No por vanidad, sino porque prefiere ir allá donde sea llamado y necesario, ya que es un incansable trabajador y defensor de la justicia. Una especie de Don Quijote capaz de arremeter contra todos los molinos con tal de proteger a su prole, aún a riesgo de su propia vida, hambre y miseria. El Gallo de fuego canta hasta morir. Necesita hablar, manifestar lo que siente, piensa, lo que le pasa. Necesita de la palabra, escrita o hablada. Si por mandatos familiares, por complacencias condicionadas, por celos o envidias, no fuera capaz de hacerlo, si se tragara sus emociones negativas, terminaría incendiándose por dentro y causando muchos incendios a su alrededor, de los que jamás se hará cargo, aunque en el fondo sea conciente de todo, lo negará y seguirá cacareando como si tal cosa. Pero para que esto ocurra, debe tener las turbinas invertidas. Son esos gallos que se sienten resentidos por haber mantenido su vida en suspenso, sometidos a presiones del afuera que por algún motivo internalizaron como propias y que se convirtieron en una bomba de tiempo, en una papa hirviendo en las manos, que a la hora de soltarla explota, implota o pasa de mano en mano hasta que alguien la agarra. Seguramente rumiando por dentro “grrrrrrr, ya van a ver cuando me enderece”, (como decía el jorobado). Debe asegurarse de mantener su comunicación aceitada y en uso, en todas sus formas. Y otra cosa que debe aprender y que puede costarle la estirpe es a RESPETAR LOS GALLINEROS AJENOS. En un gallinero no puede haber dos gallos,a no ser que uno de los dos respete al otro como "jefe". Puede ser "jefe" en su propio gallinero, y aceptar a un lider en su espacio. Por eso, Gallo debe renunciar a pelear con el líder de un gallinero para opacar su brillo. Es una cuestión de roles. Líder, jefe, custodio y responsable de su gallinero, y ubicarse y respetar Gallo cuando va de visita. De lo contrario, mejor que no vaya porque es para rosca. Termina convirtiéndose en esclavo de sus virtudes. Lo que sucede es que tal vez, sea el más imprevisible de todos los animales del Zoo. Son muy distintos entre sí, aunque conserven cosas en común, puede ser complicado identificar a un gallo, más allá de su presencia. Es que cuando hablamos del ser, también hablamos del no ser. Cuando está alineado suele ser un maravilloso ejemplo a seguir. Cuando se le desacomoda la silla turca, digamos en estado permanente, es muy destructivo e inductor a estados oscuros. Dependerá también del elemento al que pertenezca. No es lo mismo un gallo de fuego, que uno de Tierra, o de agua… Y hablando de Roma…2017 Año del Gallo de FUEGO. Sos GALLO si naciste entre estas fechas y tu elemento es: Inicio de fecha Fin de fecha Cinco Elementos 28 de enero, 2017 15 de febrero, 2018 Fuego 9 de febrero, 2005 28 de enero, 2006 Agua 23 de enero, 1993 9 de febrero, 1994 Metal 5 de febrero, 1981 24 de enero, 1982 Madera 17 de febrero, 1969 5 de febrero, 1970 Tierra 31 de enero, 1957 17 de febrero, 1958 Fuego 13 de febrero, 1945 1 de febrero, 1946 Agua 26 de enero, 1933 13 de febrero, 1934 Metal Lamentable y coincidentemente, hemos comenzado este año, al menos en nuestro amado país, pero en otros sitios del planeta, inmersos en tremendos incendios forestales y otras yerbas, (no voy a entrar en este tema desde otros aspectos para no irme de lo que abordamos hoy), volcanes en erupción, y temperaturas elevadísimas. En general, los ánimos humanoides están excesivamente caldeados para mi gusto al menos. El fuego de las violencias, las guerras, las agresiones cotidianas, los terrorismos internos y externos, esa especie de terminators inimputables circulando libremente frente a la indiferencia humana, escondidos bajo el velo de lo obvio y amparados por las “leyes” humanas, pero que no son extrañas a los ojos de la Fuerza, que todo lo genera y todo lo ve y frente a quien, en algún momento de nuestras vidas, deberemos rendir cuentas de nuestros actos. Y una vez mas, el ser y el no ser, y el vector AGUA-FUEGO que sumerge a medio planeta en llamas y a la otra mitad bajo las aguas. Pronósticos que vaticinaban un año de sequías, que termina convirtiéndose en año de inundaciones. ¿Desgaste natural del planeta? ¿Efecto invernadero? ¿Hartazgo de esta Humanidad? ¿Abandono de una forma para resucitar en otra? Mantenerse lejos de los fuegos excesivos, parece ser la mejor sugerencia para este 2017 pirómano. Cuidarse del sol, de los calores fuertes, de los psiquismos recalentados, las mentes quemadas, las lenguas calientes, los picantes y alcoholes, los cerebros acalorados y los violentos ardientes. Hasta creo que sería una buena idea tener prudencia con los AMORES FOGOSOS! Ya habrá tiempo para eso en el año del perro. Una cosa es encender la llama y otra es inmolarse con tanto Fuego alrededor. Una cosa es el fuego CONSUMADO y otra el fuego CONSUMIDO. Para arder y ser llama en estos tiempos, mejor ir con paso liviano. Eso sí, podemos ir calentando los motores. Cuidar la circulación sanguínea, la presión, dormir bien, consultar si hay mareos o mayor cansancio que lo habitual. El fuego nos va a poner más sensibles. Recuerden que conservar la alegría es la emoción que esperamos en un Corazón sano, en todos sus cuerpos. Cuando la energía cardíaca se desmadra, aparece la pena, síntoma a tener en cuenta. Rescatemos la ternura, que junto con la alegría, son las dos manifestaciones mas claras del AMOR.
REINO MUTANTE FUEGO El elemento fuego es considerado como la máxima expresión del yang, para la medicina tradicional china representa la manifestación máxima de vida. Dentro del elemento fuego vamos a encontrar cuatro vectores de luz y no dos como en los demás reinos, ya que necesita mucha potencialidad para cumplir su función. Estos alimentadores energéticos son: El órgano Corazón y su entraña Intestino Delgado a los cuales vamos a denominar FUEGO IMPERIAL y por otra parte Xin Bao (Maestro del Corazón) y San Jiao (Triple recalentador), a los que vamos a considerar como FUEGO MINISTERIAL. San Jiao y Xin Bao son dos vectores de energía que no tienen sustrato físico, es decir no lo vamos a tener representado en nuestro cuerpo, ya sea con un órgano o entraña. Pero van a desempeñar un rol muy importante como intermediarios entre el cielo y lo humano. Normalmente no son considerados dentro de los 5 reinos mutantes. Deberemos atender entonces a los temas circulatorios y todos aquellos que tengan que ver con el Emperador, (corazón) y el Intestino delgado. Así como purificar las cenizas del Corazón, (ID) y de los sentires. Los informantes del Bobo, llamado así por tomar decisiones basadas en la información que recibe del ID, MC y TR. Por lo tanto, a sincerarse, a depurar emociones, afectos, limpiar. La mejor vacuna será el ser genuino. El Corazòn es la residencia del espíritu. El corazón rige el “Shen” o energía psíquica: “si el Shen está en equilibrio, ninguna energía por muy fuerte que sea, puede dañar al organismo”. En el corazón se reúnen los sentimientos de los demás órganos. Controla la sangre y vasos sanguíneos, logrando que la cantidad de sangre sea adecuada y activando su circulación. El Fuego derrite al Metal: eso provoca huracanes e inundaciones, pero la combinación incluye la energía de la tierra decadente, por lo tanto el agua estará contaminada.Esto serà un buen caldo de cultivo para albergar variedad de plagas y humedad suficiente para teproducciòn de insectos. Solo el uso de técnicas sustentables será de ayuda. Si tenès ganas, leete el hexagrama 50 del I Ching, El Caldero y observà la interrelación entre el Agua y el Fuego. A Disfrutar de la Jungla Gallitos. DESDE EL ALMA Y CON EL CORAZÒN. Liliana Marcela Pèrez Villar lilianamperezv@gmail.com FB: https://www.facebook.com/Anamcara-Centros-de-Energ%C3%ADa-51043297182/

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal