domingo, 26 de noviembre de 2017

“Un día el mar ofrecerá las mismas promesas que los sueños ofrecen a aquellos que duermen”

Me resultó pertinente comenzar el blog hoy con una frase de Cristóbal Colón: “Un día el mar ofrecerá las mismas promesas que los sueños ofrecen a aquellos que duermen”. Claro está que no me inspira su espíritu colonizador (merecería un blog aparte), sino ese afán por demostrar su convencimiento de que la Tierra era redonda. Ese era su viaje. Encontrar las rutas marinas que lo llevaran hacia la India y hacia la posibilidad de ingresar en el comercio de especias. Basado en el acceso a la información de su tiempo, llegó hasta donde la historia oficial dio en llamar “el nuevo mundo”: América. Inútil intentar explicarle por entonces que América ya era un mundo antes de su llegada con una cultura propia, aunque diferente, idioma, creencias, danzas, costumbres y tradiciones…que ante su mirada de “viejo mundo” consideró salvajes e impropias. Espada en mano, impuso lo suyo como dueño del descubrimiento y de esas personas “inferiores, sin educación”. Bajo excusa de estar haciendo una obra de bien los sometió en todos los sentidos posibles desde su idiosincrasia e intereses personales, no sabemos si con o sin conciencia de daño. En busca de caminos espirituales, cada uno de nosotros toma por pasajes individuales que van llevando a distintos descubrimientos. No todos vamos por el pasaje oeste rumbo a la India. Cada quien transita su Norte. En esta aventura del vivir hay tantos modos como opciones. Se puede repetir eternamente frente a un pasaje cerrado en la espera de que alguna vez se abra y golpearse una y otra vez sin plantear otra opción o claudicar frente a la evidencia masiva contundente de que la Tierra, definitiva y evidentemente no es redonda. Están aquellos que niegan rotundamente la existencia de una Creación Divina, que no aceptan la probabilidad de una conciencia superior a la humana, que no creen en la vida mas allá de la muerte; los científicos que niegan la existencia del plano energético y lo consideran como una especie de película de ciencia ficción o un escape de lo que creen realidad (plano tangible y concreto) como mecanismo de defensa del “yo”. Lo ven como una mirada ilusoria, producto de la imaginación. Están los escépticos que dudan o desconfían especialmente de las creencias comúnmente convenidas y que no creen en nada que no pueda ser físicamente comprobable; los dogmáticos que afirman o presentan como verdad innegable o como un hecho establecido lo que es discutible; y hay otros que directamente no tienen opinión. Desconectan, no trazan la línea entre su vida interna y la opinión de la mayoría o de los demás. Se sienten más cómodos asumiendo la posición de “neutrales”. No deja de ser una opción, ni buena ni mala. Están aquellos cuya conciencia va evolucionando, aprenden de sus experiencias y vivencias y eso les permite anticipar y cambiar, aunque les resulte difícil. Suelen hacerse cargo aún de sus procesos dolorosos, sin buscar responsables externos, tienen otra amplificación de conciencia y otras formas. Son los que comúnmente se dan en llamar iniciados. Seres más amorosos, agradecidos, solidarios, cuidadosos, con un EGO más trabajado. Y también hay algunas raras excepciones de seres de humanidad en paz con su energía interna, sintonizada con la Fuerza. Y es bueno comprender que estos lugares no implican necesariamente la formación de una religión o una secta. Somos seres, nacidos de otros seres, que nacieron de otros seres…que nacimos, crecimos, evolucionamos o no, dentro de determinados grupos culturales. Tenemos distintas naturalezas, creencias, idiosincrasias, gustos, afinidades y antipatías, diferentes historias personales, formaciones o deformaciones, pero por debajo de todo esto y por sobre todo, en esencia somos todos iguales. Sólo que nuestra personalidad nos convierte a veces en enemigos. ¿Podemos decir que hay muchas verdades que se pelean entre sí para definir la realidad? ¿Podemos decir que son realidades parciales? ¿Partimos de la base que vemos a la realidad subjetivamente? ¿O podemos decir que hay una única realidad? Una cosa es una evidencia contundente y otra muy distinta es cómo vemos esa realidad de acuerdo con nuestro posicionamiento. Si llegamos a conectar con nuestro mas auténtico sentir, si no consideramos ser dueños de una sola verdad, si nos sentimos uno con el otro, si en caso de duda logramos COMUNICARNOS y NO DAR POR SENTADO NADA, evaluar la posibilidad de un mal entendido, un prejuicio, una manipulación, si encontramos interlocutores válidos y no ofendidos o perseguidos, si abandonamos la queja y el enojo como estilo de vida, si somos agradecidos, sinceros, si desarrollamos la Bondad Superior…estas diferencias que se manifiestan sólo en la forma, no separan. Los EGOS heridos arrastrados por el mundo son sumamente destructivos y nos van aislando. Y el aislamiento enloquece. Si no dejamos la sospecha de lado, si no dejamos de ver a otro como un enemigo a quien derrotar, si no abandonamos los deseos de ser superiores o mejores, “los mejores”, ese afán por demostrar quiénes somos y cuánto valemos, domesticar y someter para conquistar, va a ser muy difícil plantear una evolución de esta humanidad que claramente, evidencia cada vez mas signos de autodestrucción. Conservemos el criterio. Comunicación directa. Los intermediarios son peligrosos. A veces por sus propios temores, a veces por celos, por envidias o porque sí. Hay una jurisprudencia afectiva entre los seres. Podemos elegir seguir confiando. Seamos capaces de vernos como realmente somos. Cómo nos manejamos. Qué pretendemos demostrar y a quién. Para qué. Y nos daremos cuenta de cuánto nos equivocamos. Siempre se puede reparar. No nos engañemos más. Dejar de enfocar hacia fuera y animarse a mirar hacia adentro y hacer en consecuencia. No vaya a ser cosa que cuando nos acordemos de ser justos ya no sirva demasiado. Desde el alma y con el corazón. Liliana Marcela Pérez Villar lilianamperezv@gmail.com

sábado, 11 de noviembre de 2017

Esa "pesada construcciòn de imagen"

Muchos de Ustedes han conocido la palabra “Dieta” a muy temprana edad. Incluso, siendo niños. Y a partir de entonces, han desarrollado sus vidas, soñando con aquello que deseaban comer, que obviamente no podían, porque las calorías no se los permitía, porque empezaba con “P” de Pan, Pastas, Papas y Postres, porque no había que mezclar Hidratos de Carbono con Proteínas en la misma comida, porque esa semana sólo les tocaba “sopa de Repollo”…en fin…una larga lista de consejos que pasaban de boca en boca, de vecina a vecina o de nutricionista a dietista. Incluyendo los de mérito propio.En cambio, pasaron gran parte de su vida, alimentándose de cosas que verdaderamente no les gustaban, hasta les resultaban desagradables, pero… “no engordaban”, manoteando chocolates a escondidas o guardando comida en cajones o debajo de la cama para cuando nadie los viera. De esa forma, comenzaron a rodar una larga película donde había solamente dos protagonistas: la comida y Usted. Sin darse cuenta, todo aquello de su entorno que podía llegar a generarle algún impacto emocional o afectivo, quedaba más lejos. Pero sin pensarlo, así alejó también la posibilidad de disfrute y con ella, la alegría. Entonces, su vida transcurrió entre usted y la idea constante de adelgazar. Mientras su existencia giraba en torno a la celulitis, los rollos de la panza, la silla de montar, los salvavidas (nótese la jerga propia, hasta idioma tiene), el doble mentón, conocido como papada, y lo bien que iba a sentirse cuando todo eso desapareciera, iba poniendo ladrillo sobre ladrillo en una pared que la/o separaba de ser herido/a por alguien.Nada era más intenso, más profundo y dramático. Ni una pelea con novios, familiares, amigos. Porque además, había encontrado el secreto para echarle la culpa a algo. Si se enojaban con usted, o lo abandonaban, le exigían algo, era por su sobre peso. “Me discriminan por mi gordura”. Lograba responsabilizar a su cuerpo físico de cualquier cosa que le sucediera. Así se convencía de que cuando recuperara su peso, todo iba a ser diferente. Cuando vamos avanzando en la consulta con un paciente que necesita bajar de peso, aparece claramente, que el tema no era llegar a adelgazar, sino llegar a ser “invulnerable”. Sentirse seguro, protegido, imbatible, inviolable.La única relación realmente íntima, inseparable, correspondida que aprendió a vivir, fue con la comida.Pero no pudo aplicarlo a su vida de relación con pares. Eso sólo sucedía en el mundo de la fantasía. Quedaba relegado para cuando adelgazara. Su Eminencia: "ADEL GAZAR”.Podía tener amigos/as, parejas, casarse, vivir varios años con alguien. Siempre y cuando, la distancia afectiva fuese delimitada por usted y respetada por los demás. El mejor amante era por sobre todos, la comida. Jamás le pedía nada a cambio. Usted creía que siempre estaba “en control”. Porque lo más preciado en su vida era, justamente, no doblegarse a “sentir”. No “entregarse”. Permanecer, si, pero a distancia afectiva. Con la mano parando a quien quiera avanzar más allá de lo que Usted le permita. Así se convenció de que nada en el mundo la/o haría más feliz que “ADEL GAZAR.”. ¡Sí, otra que Príncipe Azul! Todo un ZAR, un REY, algo así como seducir a Alberto de Mónaco!!!! La gran sorpresa aparece cuando, finalmente se alcanza el peso soñado. ¿And now what? ¡Hay que “EN GORDAR” de nuevo! De lo contrario voy a quedar expuesto a ser amado/a y lo que es peor a AMAR. Lo que me colocaría nuevamente en la posibilidad de volver a ser víctima del abandono, agravio, exclusión… Lo que más trabajamos una vez que se llega a un peso saludable en las vías de la sanación, es que ese ser que ha necesitado de tanta protección para poder crecer, recuerde que ya no tiene 5, 6 años. Y que si está o entra en una relación amorosa, no es esa criatura desprotegida, herida, vulnerable, sino un ser adulto instrumentado, que está con un par y no con una figura de autoridad de su infancia. Lo que nos lleva a comer en exceso, es el temor. Miedo, si. Miedo. Comemos para tapar. Pero el miedo tiene un antídoto maravilloso. AMAR. Volver a creer, volver a confiar. Es la mejor manera de mirar al miedo a los ojos. ¿Qué es lo peor que podría pasarnos? ¿Que nos rechacen? ¿Que no nos quieran de la misma forma? Tengo una respuesta. Una de las cosas que mas mortifican a los niños que deben desprenderse de sus padres a una temprana edad porque les tocó marchar hacia otras latitudes, es preguntarse qué van a hacer con ese amor que sienten por ellos. Creen que tienen que dejar de amarlos porque ya no están. Ya no van a volver. Por eso muchos se enojan terriblemente. Es una forma que desarrolló la sociedad para lo que llaman “duelo”. Los que tenemos otras creencias, no creemos en los duelos. O sea. Si pudiéramos aceptar que el AMOR no depende del otro, sino del amor que se despierta en nosotros mismos y de la conexión con la Creación… sobre todo , de las cosas pendientes que nos queden con quien se va… se distancia… se vuelve a enamorar… etc. no significa que tengamos que dejar de amarlo. Abandonaríamos una cultura del sufrimiento, no necesitaríamos “comer para tapar” o para “poner distancia a los sentimientos”, para crear un campo "magnético" (gordúrico) que frene a quien desee llegar y aflojaríamos la necesidad de control. Es una propuesta revolucionaria. Pero ya està aprendido que la única revolución posible es la del Espíritu, en el sentido del AMOR. LO CREO. Y con eso... basta. ¿Se animan?

viernes, 13 de octubre de 2017

AMOR QUE ESTÀ...SIN ESTAR...ESTANDO...

Un lazo de AMOR trascendental en nuestra vida. Un vínculo entre dos que se aman. Una relación de AMANTES, que se aman desde antes. AMA-DORES. Dos que se DAN- AMORES. No un encuentro casual anecdótico. Un corazón que entró en el corazón de aquel o aquella y cuyo corazón también entró en el de él, en el de ella. No un solo corazón. Dos corazones. El tuyo y el mío. Dos corazones que, por esas cosas de la vida, viven a distancia. Ya sea porque uno ha trascendido hacia otros cielos, porque los caminos de la vida se han bifurcado, por resistirse ante el afán del ser de “domesticar” al amado, poseerlo, encarcelarlo en jaulas de oro o sencillamente, por la misma adversidad. Quizás, por someternos al peso de los mandatos sociales y sostener con las manos los muros que se van cerrando sobre nosotros, hasta dejarnos sin aire, aprisionados, rendidos y sin espacio para lo que verdaderamente sentimos en lo mas profundo de nuestro ser.Con el tapón en la botella, miramos tras del vidrio al amor pasar y no corremos a su encuentro, porque no creemos en él. Porque el amor, hoy por hoy, es vivido como un riesgo, una amenaza, un peligro. Y entonces, nos “quedamos quietitos” y vamos enloqueciendo. Vamos enrareciéndonos, secándonos, acorazándonos, nos blindamos. Pero nos endurecemos con rigidez, con dureza y también, y esto es mas curioso, con una aparente flexibilidad. Y un día nos despertamos y somos sólo una gran cabeza. Y dentro de esa cabeza vivimos nuestra sexualidad, nuestras fantasías, nuestros amores verdaderos y claudicados, dentro del marco de lo correcto y lo incorrecto y las tranzas adaptativas entre esos extremos. O sea, nos portamos aparentemente bien. Como Dios manda. (O como nos dijeron que Dios mandaba). Somos buenos niños y niñas con aprendidas reglas impuestas por una sociedad, aunque nos aleje de lo que genuinamente sentimos en nuestros corazones. Así, la cotidianidad se va viviendo como un peso a aguantar, mientras nuestra vida soñada, es vivida en la oscuridad, oculta y sufrida. Aparece el engaño, que no es más que engañarse a uno mismo. El ser vive sujetado a formas que sólo lo satisfacen, pero que no lo encienden. Formas prescriptas. Porta la lámpara, pero está apagada, no sabe iluminar su vida. Aprendió que amar era sufrir, tolerar, aguantar. No se le ocurre pensar que amar pueda significar ser libre. Libe para elegir a quién amar. Volar. Trascender la forma. Para él, AMAR es materia concreta y descarga. Ver, oler, tocar, gustar y oír. El mundo de los sentidos. Y si el amante transmuta hacia otros niveles de conciencia, porque llegó su hora, se pregunta: “¿Y ahora, qué voy a hacer con lo que siento?”. CUANDO EL AMANTE NO ESTÁ FÍSICAMENTE… ¿ESTÁ EL AMOR? ¿Podemos AMAR sin estar agarrados a un cuerpo? ¿Podemos AMAR aunque el amado se haya ido? ¿Somos capaces de respetar lo que sentimos sinceramente, si no somos respondidos? Es decir, como te amo y no soy correspondido/a, no te amo mas, o lo que es peor, ahora te odio. La resultante es que entonces, me quedo dónde, cómo y con quién estoy, aunque no ame, porque si suelto este trapecio y no llego a sujetarme del otro, me quedo solo, nadie me agarra y me caigo. Pero puedo evolucionar y aprender de nuevo. Si se de tu AMOR y sabés de mi AMOR. No puedo abrir los ojos y verte, pero puedo cerrarlos y una antología completa de los mejores recuerdos me habita y estremece. Y al bloquear la vista, tu perfume viaja todo un océano y me abraza fuerte, tanto…que me llega a tocar. Sin manos, sin cuerpo, sin piel, sin dedos. Pero es ese abrazo el que carga mis venas y es el que sostiene mi peregrinar. Y a través del viento, llega a mis oídos, tu susurro suave, reflejo del cielo. Mieles y maníes inundan mi boca, con la suavidad del beso sutil. Y te mando abrazos, y te mando flores, por el firmamento te mando la luz. Señales. Mensajes. Algunos te llegan, otros…no. El tiempo ignora esas sensaciones y las desdibuja, las cambia por otras, Tejedora mente que trama y mezquina saltos al vacío, entregas genuinas.Sentires. La misma brisa sorpresivamente, te acercó a mi vida,te envolvió de nuevo y te aterrizó tan rápidamente, Te regresó al futuro de tu presente pasado. Y…Te nostalgié. Te nostalgié en silencio y sin decir palabra. Sin acusar la pena que te arrancó del alma. Me dije que no. Que el tiempo las formas cambia y la mía no podría sostenerte. Y no pude insistir. Abrí las manos y el pecho y…simplemente …te dejé partir. A tu verde mundo de preocupaciones. Al fresco campo de frescos amores. Y este árbol en pie, te parió de vuelta, puesto que en el fondo sentía vergüenza porque la impotencia ya le gobernaba.No quise esperar, aunque te esperaba. Bajé la persiana de mis fantasías y ni dormir quería por no recordarte. Debut, despedida. Estreno, reestreno y al inaugurarte…última función.Telón al ensueño de una utopía de alas muy cortas y de breve vida.Creer al cuadrado. Dos veces creer.Y la pre-tarea de un subterráneo, caminata errante,Búsqueda furtiva, deseado temor que todo provoca,cara a la pared, tus manos me rozan.Horas nada más. Sintético encuentro.Presente recuerdo que me vuelve loca. Y hoy de la nada, yo no lo esperaba,como si tal cosa, te vi en la pantalla. Sobre ella en lágrimas cayó mi cabeza,Por si acaso estabas y me acariciabas.Encendí la vela de los cumpleaños y bombas de estruendo recontra estallaronen el corazón que estaba oxidado.Te mandé palomas con tantos mensajes,Pero la distancia del eternizaje las devolvió a todas y sin alcanzarte.Cuando la persiana se abre sin permiso, Cerrando los ojos… yo…te acaricio.Juro que te oigo en cada aullido,Descorro el velo de lo que vivimos,Y vuelvo a abrazarte, recuerdito mío,Vivo recuerdo y eterno, que recuerdo serás,Pintado de olvido. ANAMCARA CENTROS DE ENERGÌA Liliana Marcela Perez Villar Desde el alma y con el corazòn

sábado, 30 de septiembre de 2017

¿DE QUÈ VALE SABER?

¡Pide y se te os dará! ¡Persevera y triunfarás! Una vez que escucho algo, ya no puedo hacer de cuenta que no he escuchado nada. Si veo algo, comprendo algo, ya no hay marcha atrás. En ese enterarse, aparece consecuentemente una respuesta. Demorará más o menos tiempo, pero ya estará en el camino del HACER el intento de reparar. Hay un aletargamiento humano frente a las atrocidades cotidianas, que pareciera dar por sentado que lo que ocurre es “natural”. Apelar a tapar la realidad con el velo de lo obvio. Naturalizar el disparate, el horror y no accionar en consecuencia. ¿Cómo es posible enterarse de un abuso, una guerra, un atentado, un acto de corrupción y no parar el mundo entero hasta resolverlo? Quedamos atónitos frente a algunos hechos tortuosos y sin tiempo de actuar, ya nos están tirando por la cabeza otro y el anterior pasa al olvido. ¿Cómo no paró el Universo entero cuando Hiroshima y Nagasaki? O con el “accidente” de la Central nuclear Fukushima. ¿Cómo podemos permitir el tratamiento que se les da a los refugiados, como si fueran bestias o delincuentes fugitivos, cuando sólo están escapando de una guerra atroz? ¿De qué vale saber de actos de corrupción aberrantes si nos complotamos en la ceguera y el silencio como si no pasara nada? Vivimos en una humanidad de zombies atolondrados por información, donde la última noticia mata a la anterior hasta la próxima. BRAINSTORMING: palabra de la lengua inglesa, una “tormenta de ideas”, estrategia que disfrazada de información, es en realidad una herramienta de manipulación para narcotizar humanos. Ir detrás de la pista, distorsionar evidencias, distraer conciencias, apuntar al olvido y no dar tiempo a la reacción. La evidencia contundente está demostrando que tener datos, saber, conocer, ya no tiene importancia. De lo contrario, la humanidad no estaría tomando el rumbo que está tomando o mejor dicho, que ha tomado. Hoy como nunca, los medios de comunicación masiva nos permiten enterarnos automáticamente de lo que está sucediendo en el otro extremo del mundo, en la Luna, Saturno o al vecino de la esquina. Podemos hablar con propiedad sobre las tormentas solares, el agujero de Ozono, el derretimiento de los glaciares, huracanes, tsunamis y terremotos, pero no somos capaces de extremar el uso de los recursos naturales, como por ejemplo el agua, que en 10 años ya estará faltando seriamente. Preferimos dilapidar fortunas millonarias buscando agua en Marte, que cuidar la que tenemos aún en la Tierra. Y es tan ridículo evaluar en términos de ganancias y pérdidas, éxitos y fracasos, porque cabe preguntarse: ¿Qué van a hacer con los dólares cuando ya no haya agua para beber? ¿Los van a masticar? Lisa y llanamente, hay una palabrita que lo describe e intenta justificarlo todo: ¡¡¡¡AVARICIA!!!! Ese deseo de PODER, la IGNORANCIA PRIMORDIAL, FALTA DE CONCIENCIA. Pero eso sí, atravesados por INFORMACIÒN de uno y otro lado, que sólo sirve para que otros 4, se llenen los bolsillos de plata, manejando a los ciudadanos como marionetas sin cerebro, oídos, ojos, dormidos ciudadanos obedientes que todo se creen, que se juntan de acuerdo a afinidades, que sienten al diferente como un enemigo en potencia a quien hay que destruir, destronar, difamar…pero incapaces de parar, darse cuenta y agruparse sólo desde el referente del BIEN COMÙN. No importa que tan dramática pueda ser la revelación de datos. No alcanza para una reacción masiva en dirección al RESCATE. ¿De qué vale saber entonces? ¿Para qué tanta investigación, información, data, espionaje? ¿Para qué tantos noticieros, diarios, radio, TV, Internet? Si de todas formas, ya no son siquiera datos sino una perversa manipulación partidaria para captar votos y llenar bolsillos con recursos económicos y de poder. Resulta que ahora ya no se esconde el delito. Ahora, se publica, se defiende y si no alcanza, se amenaza o se mata. “Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor”. Desde 1934 que lo vino anunciando Discépolo. El que avisa, no traiciona. Y se sigue apostando a más de lo mismo. No se aprende. Se repite una y otra vez, y otra y otra… y ya no se trata de que si hacemos más de lo mismo, va a seguir pasando lo mismo. Estamos cayendo en un abismo de autodestrucción a la velocidad de la luz. Mejor dicho, de la oscuridad. ¿Y? Pues NADA. Dale que va, que “allá en el fango se vamo a encontrar”. Escuchas, espionaje, redes sociales investigadas, piquetes, cacerolazos… ¿Alcanza? Porque da la sensación que la evolución estaría pasando por otro lado. Se nos está pidiendo un CAMBIO DE CONCIENCIA!!!!! Nos han enseñado que si millones de moscas comen caca, la caca debe de ser rica!!! Pero no. Que hayamos crecido con esa idea, no significa que sea un buen modelo a seguir. El día que una mosca pare y reflexione si la caca es rica o no, vamos a empezar a torcer el rumbo de este Titanic. Si durante miles de años, la humanidad se ha manejado de esta manera y ha ido involucionando espiritualmente a tal punto, no será hora de despertar y plantearse hacer algo distinto? ¡Pero ya! ¡Ahora! ¡Hoy! Largar la vida virtual por un rato y hacer lo que hay que hacer. Hay mucho sufrimiento en juego como para seguir distrayéndose con sustancias, redes sociales, resentimientos y venganzas. Para qué saber, informarnos, conocer, si no va a producir ninguna reacción de nuestra parte. En un principio, la comida era alimento para poder vivir. Hoy, la comida es un negocio. Sabemos que está adulterada, envenenada, sabemos de los alimentos trans… ¿¡Y?!... ¿Qué hacemos? Nada. O sea… NADA. NADA DE NADA. SIGAMOS COMIENDO. SIGAMOS ENVENENÀNDO/NOS. Entonces:¿Para qué queremos informarnos? ¿Para qué tanta data? ¿De qué vale saber? Si no va a haber reacción…si no vamos a hacer nada. Hasta es contraproducente! Sólo adormece más…y más. Está en cada uno animarse o no a profundizar en sus aspectos mas adormecidos, tomar la decisión de despertar, conectarse con su propio y mas auténtico PENSAR, SENTIR y entonces allí, HACER en consecuencia. Recuperar la CLARA VISIÒN. Desactivar ese mecanismo que nos inculcó el sistema y recuperar nuestro centro. Es hora de poner el despertador. Es IMPERIOSO DESPERTAR. Desde el alma y con el corazón. Liliana Marcela Pérez Villar. lilianamperezv@gmail.com

sábado, 16 de septiembre de 2017

GIGONG (Chi kung)

Para que el grupo de Qigong no se ponga celoso, he decidido dedicarle este artículo, porque en cuanto al Blog (solamente), los he relegado. Antes de seguir leyendo, me gustarìa recomendarles pegarle un vistazo al Blog“¿Qué es la Energía?”, que pueden hallar en el buscador. Allì me referí a M.O.V.E.R.S.E. nuestro sistema en ANAMCARA derivado de los Centros de Energía. Pero mi trabajo siempre está dirigido a la armonización y regulación (tonificación, sedación y estabilización) de LA CIRCULACIÓN ALTERADA DEL QI O ENERGÍA O PRANA QUE ES EL COMIENZO DE LA ENFERMEDAD Y DEL DAÑO, EN CUALQUIER PLANO O CUERPO, YA SEA FÍSICO O BIEN, LOS REFERIDOS COMO ENTIDADES ENERGÉTICAS DE UN ÓRGANO O REINO y en cualquiera de las actividades de nuestra escuela, asì como en la consulta. Ese es siempre el abordaje de ANAMCARA. Volviendo al QI-Gong, se traduce como QI: ENERGÍA; GONG: ENTRENAMIENTO. Es el entrenamiento de LA ENERGÍA VITAL, una “danza álmica” entre la RESPIRACIÓN, el MOVIMIENTO, la BIO-ELECTRICIDAD, la CONCENTRACIÓN, el EQUILIBRIO, la BELLEZA, la CONTEMPLACIÓN, la MEDITACIÓN y culminando, la ORACIÓN que nos centra en un estado de calma, quietud y paz interior. Aquellos que lo practicamos con conciencia, perseverancia y regularidad, sabemos de cómo nos crecen las alas del alma y volamos en cada práctica, conectándonos con el camino del espíritu, entre lo sutil y lo manifiesto, entre la denso y lo liviano, y en cómo todas las enfermedades del NO SER, se manifiestan en el SER. La base de esta regulación reside en la RELAJACIÓN. Los canales de ENERGÍA, o el QI, sólo se abrirán al estar relajados. Y como cualquier otro aspecto de la Medicina Tradicional China, acupuntura, Moxibustión, Masaje, hierbas medicinales, digito- puntura, es imprescindible el compromiso participativo, activo, conciente y responsable del paciente-alumno-practicante, ante su salud o estados alternativos de salud-enfermedad y/o padecimiento. Se conocen miles de abordajes del Qi Gong , desde el concepto de mantenimiento, terapéutico, marcial, etc. Pero todas coinciden en que, para poder lograr una armonización energética, desbloquear los estancamientos de sangre y/o energía generadores de enfermedad, y libre circulación energética hay que ahondar en la RESPIRACIÓN, la RELAJACIÓN y la CONCENTRACIÓN. Como suele suceder en la lectura de libros sagrados, prácticas y creencias, para poder llegar a comprender la profundidad y magnitud del Qi Gong, hay que adentrarse en el universo donde ha sido gestado. A pesar de los simpáticos sobre-nombres o nick-names que graciosamente, los alumnos inventan con cada práctica que se salga un poco de lo convencional en ANAMCARA, como el “Qi Gong Dance” o el “Qi-Gong-Bolita” que le agrega humor, distiende y acaricia las clases que disfrutamos juntos. Custodiar este equilibrio de las dos fuerzas complementarias observables en todas las expresiones de la vida el YIN y el YANG, es una intención primordial básica de cualquier ser que se considere SANADOR. Ejercer SANAS ACCIONES sobre todo lo que lo rodea, tanto el SER DE HUMANIDAD como todo lo que forme parte del ECO-SISTEMA. Ser GUARDIANES DE LA VIDA. Acá no hay piquete que valga, no hay cortes ni quebradas, vacaciones ni muchísimo menos…JUBILACIÓN (con perdón de la palabra), que por evidencias contundentes, no está muy ligada a acción de júbilo alguna. Abordado desde este ángulo, quedan respondidas todas las preguntas como por ejemplo: “¿El QI-GONG o el TAIJI QIGONG, M.O.V.E.R.S.E., la ACUPUNTURA, el MASAJE, la MEDITACIÓN Y LA ORACIÓN, la MOXIBUSTIÓN, etc. sirven para curar…(aquí puede completar usted con cualquier enfermedad, deterioro, quebranto, desequilibrio que se le ocurra). Si, sirve. Si consideramos como enfermedad cualquier estancamiento o desequilibrio energético y/o de sangre, en deficiencia o en exceso, o un bloqueo, por supuesto que sirve. La MTCH y sus herramientas, el trabajo energético serio, no trabaja por “SUGESTIÓN”, no depende de si usted CREE O NO CREE. Dependen de que se encuentre ccon una disciplina comprometida y bien abordada, que le permita amplificar su nivel de conciencia, invitàndolo a salirse de su"autoreferencia" y colocando la referencia donde debe estar, en el plano celeste. Dar testimonio de vida en en el HACER y depende también de que usted se comprometa y responsabilice de su salud y con lo que esté haciendo. Si usted decide tomar antibióticos por cualquier motivo, ¿Los toma cuando quiere, cuando se acuerda, cuando no tiene que salir con alguien o no tiene nada mejor que hacer o los toma todos los días a rajatabla, como se los indicó el médico? Bueno, es lo mismo. Usted debe comprometerse y tomar en serio su parte de responsabilidad en su tratamiento, ya sea preventivo o una vez declarada la enfermedad. De lo contrario, estaría reproduciendo la toma de la pastilla mágica china y desentendiéndose de lo que le pasa. Como si usted no tuviera nada que ver. El ESPÍRITU ES EJE Y RAÍZ. El “SHEN” que en chino significa algo así como “el mas auténtico sentir”, “el psiquismo”, para algunos es “el espíritu” (para nosotros es “LING”), se origina a partir del YI (el general) sería como el Guerrero espiritual. Cuando el SHEN está alto, el QI es fuerte y viceversa. Formamos parte de un todo. Somos uno con el todo. No buscamos protagonismos, ni pequeños ni grandes. Somos ARTE SANOS DE LA VIDA. DEL ARTE SANO DE VIVIR.
Los abrazo desde el alma y con el corazón. Liliana Marcela Pérez Villar.

Las clases de GIGONG, relajaciòn y meditaciòn taoìsta funcionan los días Mièrcoles de 19:30 a 21 hs.
Las clases de M.O.V.E.R.S.E. (Movimiento Energètico Expresivo Rìtmico Sensible) los Lunes de 9:30 a 11 hs y los sábados de 14 a 15:30 hs.
Para mayor información comuníquese por este medio o a lilianamperezv@gmail.com. Los esperamos encantados de recibirlos. FB: ANAMCARA CENTROS DE ENERGÌA https://www.facebook.com/pages/Anamcara-Centros-de-Energ%C3%ADa/51043297182?pnref=lhc

jueves, 24 de agosto de 2017

EL RECUERDO EN LA PIEL

No me quiero dormir con ese taladro sufriente en la calle. Así no, eso no es dormir. No quiero meditar con esos gritos de espanto allí afuera. ¡¡¡¡NOOOO!!!! Tal vez, si no me hubiera enfermado, si mi madre o padre no hubiera…o hubiera… Si hubiese nacido en Suiza, o en otra familia, o con otro sexo… Si no hubiera dicho, hecho, creído…quizás…todo habría sido diferente…mejor…o peor…cómo saberlo? Y ahí va la luna a dormir justo cuando al sol se le ocurre aparecer sobre el horizonte. Así es el sol, siempre puntual, naturalmente responsable. Aparece cuando le toca. De nada vale pretender lo contrario. Con esa aceptación ecológica, solidaria, altruista, de seguir calentándonos a pesar nuestro. Ni se le ocurre competir con la luna para ver cuál brilla mejor. No hay envidia ni celos entre ellos. No hay necesidad de queja, simplemente, porque ninguno es víctima. “Si te toca…ni que te quites, si no te toca…ni que te pongas”. Ni celos, ni venganzas. Ni arrastres de heridos EGOS ofendidos por el mundo, Desquitándose con guerras frías, ausencias o agravios. No opone el mar ninguna resistencia a la lluvia, como hace el SER para defenderse de su propia liberación, su enfermedad, sus síntomas, con toda la crueldad de sus defensas. Arremete ciegamente contra la mano amiga, el corazón amante que le lame las heridas, privándolo del lamento eterno, de la queja eterna. Espanta lo que añora. Teme lo que AMA. Aleja sus sueños. Y cuando se encuentra transitando por milésima vez el mismo sendero de queja, creyendo que va por el atajo, se sorprende a sí mismo preguntándose: “¿Pero no anduve por acá antes?”. Para cuando se da cuenta de lo que está haciendo, si es que eso sucede, se lamenta otra vez, se queja. Porque ese camino que recorrió, no lo satisface. Lo tomó por disgustado, por apenado, por vengativo o para demostrar vaya a saber a quién, vaya a saber qué cosa, vaya a saber para què! Y ahí se queda, aislado y enojado, enroscado en sus tensiones y deseos de venganza, por sus propias frustraciones. Carente de gratitud. Olvidado de los que junto a él caminaron. Negando lo vivido. Renegando de todo lo que los ha unido, de los momentos compartidos. Aquellos maravillosos recuerdos de esa vez que…o aquel día cuando…los dolores divididos para que dolieran menos, las felicidades repartidas para que salpicaran mas…nada, nada sobrevive en la amnesia emocional. Frío, distancia, olvido, la falta que llena de ausencias. Y uno se pregunta: “¿Qué pasó?” “¿Qué hice mal?” “¿En qué me equivoqué?” Porque es tan grande el AMOR, que es preferible asumir esa locura como propia, que aceptar que quien tanto AMAMOS, es capaz de actuar de semejante manera, en pensamiento, palabra y obra. Un verdadero acto de AMOR que consiste en asumir la locura o enfermedad ajena como propia, antes que ver desplomarse ante nosotros a la encarnación del AMOR hecho pedazos. ¡Cuánta cabeza gastada en tanto razonamiento absurdo! Pasos y pasos y kilómetros pensando que vamos por otro camino y siempre estamos en los mismos dos metros cuadrados. Resistencias, obsesiones, angustias, elucubraciones. ENOJOS, VIEJOS RENCORES INDISCRIMINADOS. A tal punto que hay que “hacer el mal sin mirar a quién”. Total, perdida la referencia, ya no sabe el SER distinguir por momentos, entre una mesa, un globo o un elefante. “Lo mismo un burro que un gran profesor”. Cosifica las relaciones, los vínculos, convirtiéndolos en utilitarios y cuando su necesidad o capricho se acaban, todo aquello que se presentaba como tan maravilloso, se tira por la borda en un instante y que se rompa en mil pedazos. Nada importa ya. Pero a pesar de él mismo, olvida que nacen y nacen y nacen ideales, designios, sueños, a cada instante, como una lluvia de estrellas. Hay una FUERZA que todo lo genera y todo lo transforma, que empuja, empuja, empuja fuerte contra viento y marea y a su favor. Aunque a algunos les suene cursi, se le sigue llamando VIDA. HOY, AQUÌ, EN ESTE LUGAR LLAMADO UNIVERSO Y MÀS ALLÀ. Y cuántos que no encajábamos en este espacio, donde nos sentíamos sapos de otro pozo, terminamos dándonos cuenta de lo peligroso que era adaptarse a determinadas pautas socio-culturales PRE-establecidas y terminamos por encontrarnos en la libertad. Desechamos lo impuesto desde afuera, para poder rescatar lo más auténtico de nuestro interior. Ya no alcanza el criterio de humanidad como erudición humana. Sigue esperanzado en ese apasionante sacramento de la VIDA. Ahí donde la piel no miente. Donde los cuerpos se reconocen. Ahí donde no importa que nos hayan olvidado o matado. Es un lugar donde la indiferencia no llega, la ausencia ya no es cruel. Donde la venganza incomprensible no cabe. Un lugar donde la gratitud se manifiesta por sí sola. Donde no se puede asesinar al AMOR, ni a lo vivido. La piel, el contacto, los cuerpos. Esa huella que quedó grabada en cada caricia, abrazo, beso, apretón de manos. ¿Cómo mentir con los cuerpos? Mamà, papá, hijo, hija, hermano, hermana, amigos y amigas, Maestro, Profesor, alumno, paciente, amante, novio, novia, esposo, esposa, perro, gato, vecino, astronauta… Cada palabra tuya, cada gesto, cada mirada ocupa un lugar en mi vida. Aunque no quieras. Es así. No se puede evitar. Sería tan maravilloso que lo tuvieras en cuenta. Cada detalle, por pequeñito que te parezca, es absolutamente importante. Porque la suma de todos ellos, pueden significar la diferencia entre salud y enfermedad. En ese instante en que me tocan tus palabras o la falta de ellas, tu intención, tus miradas, tu presencia o la eterna presencia de tu constante ausencia, en cada vació de vos, en cada falta, en cada descalificación o cada halago, los cuerpos se reconocen en la intención de los sentidos y se graban. No es un pensamiento. Es una sensación que perdurará por siempre. Por eso, cuidala. Porque tanto puede ser un arma de destrucción masiva, como la vacuna contra la mayor peste que jamás haya enfrentado la humanidad. No existen palabras que puedan expresar los sentires genuinos. Y si no podès, no sabès o no querès reparar, si no reconocès o me reconocès, si lo vivido es un cero a la izquierda o el AMOR PROPIO es más importante que el verdadero AMOR, tengo la posibilidad de cerrar los ojos y recordarte. Recordar cada instante, año tras año, vida tras vida, uno mas uno mas uno mas uno mas uno…y resguardarte en el fondo de mi alma, hasta que la imprevisibilidad del viento de tu corazón se aquiete en el calor de un abrazo pecho a pecho. Desde el alma y con el corazón. Liliana Marcela Pèrez Villar lilianamperezv@gmail.com FB: ANAMCARA CENTROS DE ENERGÌA

sábado, 12 de agosto de 2017

ACUPUNTURA

Aquellos que no están familiarizados con la Medicina Tradicional China suelen creer que es sólo un recurso para aliviar síntomas, calmar dolores. Hay un profundo desconocimiento sobre este tema en las sociedades occidentales, que siempre han recurrido a la Medicina Moderna como único y conocido recurso. Tanto la Acupuntura como la Moxibustiòn, se encuentran dentro de las herramientas que más resuenan al respecto. Unos 5000 años de investigación y ejercicio de la profesión, han llevado ademàs de China, Japón, India,Tailandia, Nepal, etc., a ratificar su eficacia no sólo en dolores, sino en cualquier enfoque que afecte la salud de todos los cuerpos. En mi ámbito de acción profesional, he profundizado e investigado desde hace años, en todo lo referente a los aspectos anímicos, psicológicos, mentales, trascendiendo el límite de lo meramente físico. El abordaje es principalmente desde un sentido energètico para alinear y armonizar desde allì a todos los cuerpos. Un centramiento de la energìa para restituir al Ser a su estado inicial de salud para el que ha sido gestado. El Cuerpo físico es sólo un aspecto del Ser. Hay un Cuerpo Energético, que incluye el plano Emocional, el Afectivo o Relacional, el Intelectual, el Mental y el Espiritual, que van a determinar el estado de salud o enfermedad de ese SER. Que no sean tangibles, visibles a simple vista, no significan que no estèn. Quienes transitamos este camino de la salud, lo vemos con las manos, con el corazòn, con el alma y los conocimientos. En la MTCH cada órgano gobierna una emoción en estado armónico, y en desarmonía esa emoción muta a otra negativa. Por lo que cada órgano tiene su propio psiquismo. La recolección de esos psiquismos de los 5 órganos, que junto a sus vísceras apareadas conforman los 5 Reinos Mutantes, conforman un Psiquismo resultante que denominamos SHEN, el más auténtico sentir. Inútil es abordar un tratamiento sólo dirigido hacia el cuerpo físico, si no tenemos en cuenta el plano energético. Podemos seguir cortando órganos afectados, metros de intestinos, tumores, nódulos… tomar pastillas en cantidad...que si no trabajamos sobre las causas que generan la enfermedad, volverá a repetirse y a cortar de nuevo. Hay que trabajar el o los òrganos afectados. ¿Còmo modificar el psiquismo si uno o mas òrganos, responsables de la generaciòn de determinadas emociones o sentires estàn perturbados? También podemos deducir entonces lo opuesto: Tirarse en una camilla para que nos hagan, nos den, nos pongan o saquen, sin responsabilidad de nuestra parte, sin un hacerse cargo,sin elaborar, aceptar, procesar, tampoco es la idea. Un abordaje integral. Todo aquel que pase por un tiempo de enfermedad, debe poner un 50 % como mínimo de sí, para empezar a hablar. Y es poco. Pero para eso, es necesario darse cuenta y hemos visto en entregas anteriores, lo difícil que eso resulta. La enfermedad es lo que no vemos, justamente. Y siempre es más sencillo y cómodo responsabilizar al mundo externo de lo que “nos pasa”, como si nada tuviéramos que ver con ello. No es verdad que todos quieran cambiar. Aún cuando los egos se ofendan frente a esa pregunta y respondan que por supuesto, que de lo contrario no estarían buscando ayuda. Precisamente, en la mayoría de los casos, las interrupciones en los tratamientos se dan en los momentos de mayor evolución. Como si para crecer, siempre hubiera que traicionar a alguien, incluso a uno mismo. La MTCH trata a personas, no enfermedades. Puede llegar a dar enfoques radicalmente diferentes a 8 personas que se presenten con un diagnóstico, mientras que la medicina Moderna responderá generalmente con una receta para todos. Existen factores patológicos internos y externos que indicarán cómo tratarlo. Para eso contamos con referentes como el yin y el yang, los 5 elementos, zang fu (órganos y vísceras), qi xue (sangre y energía), jing luo (canales colaterales), distintas manipulaciones de agujas y milenios de experiencias en síntomas, signos y señales.
1). La Acupuntura trabaja en el plano físico y energético. 2). La moxibustiòn trabaja en el plano emocional y afectivo. 3). El Qi Gong (chikung) sobre el plano Mental y Espiritual. En ANAMCARA, nuestra Escuela, trabajamos con el sistema de M.O.V.E,R.S.E. (Movimiento Energético Expresivo Rítmico Sensible), un desprendimiento del sistema de Centros de Energía, que se basa en los siete Cuerpos y los siete Centros. De esta manera, tenemos la oportunidad de ir pasando por todos esos cruces por los que habitualmente no ahondamos e ir sanando desde la prevención a veces y desde la sanación otras veces, todos nuestros lados oscuros. No estamos creados para vivir en estado de enfermedad, en ningún plano. Y no vamos a sanar pretendiendo que el entorno se haga responsable por nosotros o que cambien ellos. Empezar por dar gracias puede ser un buen empuje. Quejarse, enojarse, desentenderse, hacerse el “yo no fui”, lejos de ayudar…empeora las cosas. Luchar con el afuera carcome, fagocita, destruye. Creer que estamos en nuestro derecho de vengarnos, primero nos envenena a nosotros mismos. Hacernos los angelitos y psicopatear, sòlo pone mas en evidencia nuestras intenciones. Mirarse en el espejo, darse cuenta, pedir disculpas y reparar daños…sana. Por qué no empezar hoy? Siempre los espero, desde el alma y con el corazón. Liliana Marcela Pèrez Villar. https://www.facebook.com/Anamcara-Centros-de-Energ%C3%ADa-51043297182/