domingo, 14 de julio de 2019

"¡GRACIAS POR LA MÚSICA!"

Explicar con palabras lo que se hace con el cuerpo, con los cuerpos, es bastante complicado. Mas complicado incluso es comprender que, en un encuentro donde aparentemente sólo estamos moviendo el cuerpo, encontraremos respuestas a tantas preguntas que llegan, sobre cómo superar tal o cual situación, sin siquiera buscarlo. Y dicho sea de paso, tener en cuenta esas “causalidades”, que en un primer momento preocupan y terminan generando recursos impensados, más creativos y facilitadores desde el rol de Instructor-a, ya que nunca se sabe exactamente por dónde volarà el grupo. Podemos tener una intención, una idea de arranque a medida que van llegando los participantes, una cantidad de música elegida, que tal vez...usemos...tal vez...no. A mi me gusta sorprenderme con las propuestas que suelen traer los alumnos, que por ahí se inspiran y aparecen con alguna cosa maravillosa. Generalmente acertada para lo que queremos trabajar. Eso me coloca en situación de desconcierto. Como si me parara frente a un lienzo en blanco sin saber qué voy a pintar y me motiva desde la creatividad y la improvisación, alejándome de la coraza de instructora y permitiendo que también aparezca lo que tenga que aparecer. Me homogeneiza con el grupo, sacándome del rol prescrito y me permite comprometer mucho mas con el trabajo. Dejarse mover por la música espontáneamente, partiendo tan sòlo de los puntos de apoyo que trabajemos ese día, hace recordar que en realidad, no nos movemos, sino que nos mueven, si nos dejamos mover. Lo escribo y me rìo, porque sino, nos mueven igual, pero terminamos muy cansados de tanto resistirnos. ¿Es posible pasar por tantos estados, formas, tiempos y espacios en una hora y media o dos? ¿Cómo es eso de pasar de la sensación de estar ENYESADO a M.O.V.E.R.S.E. alegremente y sin límites aparentes? O no…tal vez no tan alegre y con algunos limites, pero M.O.V.E.R.S.E. al fin. Es que la música no sòlo amansa a las fieras, sino que además, si están tristes o enojadas, si sienten miedo y quedan paralizadas o ante el desconcierto o cualquier otra sensación-emoción con la que contacten y se dejen vehiculizar y transportar, si se dejan M.O.V.E.R. a pesar de la resistencia, hay una amplificación de la conciencia a través del movimiento, y ahí, las fieras se entregan!. Se entregamos en realidad. Literalmente, todos estamos en el mismo baile. Si, esas fieras que viven encerradas en los cuerpos y que en lugar de sacar las piedras del camino y amigarse, insisten con la resistencia hasta el agotamiento. Aunque siempre son mas inofensivas de lo que imaginamos, salvo honrosas excepciones. ¡Qué mejor manera hay para comunicarse? Desde que la humanidad pisò esta Tierra, ha utilizado el sonido y el movimiento para comunicarse. Recuerden que los órganos de la fonación también forman parte del movimiento. Lo que pasa es que el SER olvida, trata de dominar y controlar a través del poder de la palabra, que siempre sirve para echarle la culpa a otro de las propias dificultades. Pero el movimiento no miente. No se puede manipular como con los discursos y justificaciones. “En el principio era luz y sonido”… Y aún, no se sabía de mentiras y Poder. Y en estos exorcismos de cada clase, al son de sonidos propios, combinados con tambores, flautas, cantos, ritmos, compaces, danzas…cada uno de nosotros se va convirtiendo en chamàn, mago, pitonisa, exorcista y culmina materializando una SANA-ACCIÓN, la sanación que se produce de adentro hacia afuera. Y esa caricia sobre cada dolor, cada herida en cualquiera de los cuerpos, se va despojando de viejos rencores, venganzas, penas y poco a poco, se acerca al presente, tirando por la borda el lastre que empuja para abajo, desdibujando esas tensiones, contracturas, que tanto se notan en las rostros, los cuerpos y los haceres retorcidos. Pero si por el contrario, se tiene una mente productiva, prosaica, utilitaria, especuladora, esto no tendrá ningún valor, porque ni siquiera podrá ser detectado y por lo tanto apreciado. No se ve. No se siente. Sòlo aparecerán las burlas y las descalificaciones, las agresiones y los ninguneos, las ofensas, mecanismos de defensas para no cambiar, para no animarse, seguramente por miedo, para claudicar y conservar esa personalidad de la que nos quejamos en apariencia, pero que se suele defender a capa y espada. Mal que bien, es la que nos trajo vivos hasta hoy y nos resistimos a modificarla. Y EL CUERPO ES LA PERSONALIDAD. Pero si lo aceptàs, hay tanto para actualizar, tanto que ya no o ahora si...A veces, nos trasladamos a lugares insospechados. El trabajo va hacia adentro y por momentos, cada uno de nosotros parece 7 personas distintas! Somos como 800 cada uno! Vamos pasando por estados que salen a nuestro encuentro, mas allá de la voluntad. No hay un objetivo. Pero si hay una intención. Un IR hacia. Y vamos viendo. Los cuerpos recuerdan lo vivido como síntesis y se facilita la elaboración y alineación de toda esa Energía. Conectamos. Algunos comienzan tímidamente, como probando la temperatura del agua con el codo, y de pronto…les crecen alas, vuelan, giran, ríen, lagrimean…algunos con ojos abiertos, otros con los ojos cerrados, pero ante el contacto visual espontáneo…surgen las miradas cómplices. Los que mas se resisten pueden sentirse incómodos, enojarse, ofenderse o conectarse con emociones desagradables que les surjan. Y ahí se verá si puede, quiere o sabe atravesarlo y animarse a verse o si lo utilizará para huir. Huir de si mismo, para empezar nuevamente en otro medio, con otra forma, donde repetirá la secuencia ilusión-desilusión hasta darse cuenta y evolucionar. Este es un proceso que suele repetirse en cualquier dinámica de evolución que funcione. Contrario a lo que se cree. Porque se siente en riesgo y huye. Interrumpe repetidamente, los procesos vitales. Empieza de cero otra vez. Salirse de la plástica personal y sumarse a la de un compañero o de la instructora en este caso, con la movida que eso significa, puede interpretarse como un riesgo desde las defensas. No me pasa lo mismo cuando me muevo como suelo moverme, con mis características, que cuando me muevo como otro! “Ayyyy…tengo cintura”!!!! Descubrir partes del cuerpo de las que nunca se tuvo registro. ¿Qué me pasa cuando me encuentro despojado de Poder? “LAS COSAS NO SON COMO LO DIGO SHO” ¿Y si son de otra manera? A lo mejor, sirve para darse cuenta que hay algo que modificar, en lugar de enojarse con otro, no? ¡Cuántas cosas se pierden por falta de humildad y por creerse superior a…o mejor que…! Cuando aflojamos, soltamos, confiamos, nos vamos haciendo mas flexibles. Occidente inventò la fortaleza como sinónimo de rigidez, sin comprender que la Fuerza es interna, como la sonrisa. Lo rígido se quiebra con un pequeño golpe y se hace pedazos. Lo flexible se puede doblar casi ilimitadamente sin quebrarse. La emoción de ver esa transformación en las clases, llegando del ritmo neurótico de la ciudad, luego de trabajar todo el día, o de haberse peleado con alguien, o tras tras haber corrido por subtes, trenes, colectivos, taxis, hartos de la violencia y abusos diarios y así y todo, se animan a amorosearse, apostar al corazón, seguir remàndola. ¡Es absolutamente conmovedor! Y estoy segura que aquellos que participan de esta u otras clases, los del elenco estable de ANAMCARA y los que han pasado, pasan y pasaràn por aquí, estarán de acuerdo. Sòlo puedo decir: “¡GRACIAS POR LA MÚSICA, CREACIÓN!” Thank you for the music! ¡Gracias por poder oír, por estar dentro de un cuerpo que hasta hoy, me permite M.O.V.E.R.M.E. por mis propios medios y disfrutar del movimiento. Gracias por los sentidos a pesar de caer en sus trampas de tanto en tanto. Se nos està transmitiendo por televisión, radio, Internet, gráfica, dos conceptos extremos sobre el cuerpo físico: o es un objeto sexual, musculoso y redituable o es una estupidez reparar en el cuerpo porque lo que importa es la mente. Sencillo, sòlo sìganlos cuando se cortan un dedo. Son los primeros en desmayarse. Permítanme no estar de acuerdo. Si el cuerpo fuera cualquiera de estas dos cosas, no se nos habría dotado de él. Seríamos sòlo espíritus inmaterializados, deambulando por ahí. Nuestro cuerpo es la residencia que habitamos mientras que estemos por estos domicilios y es muy hermoso poder disfrutarlo. No como hedonistas, sino como seres sensibles y amorosos. Agradezco a todos ustedes ANAMCARAS que hacen que nuestros encuentros sean tan inmensos, que no consigan superar el interés por ir a una fiesta o al cine o teatro, porque nada me resulta mas interesante que el espacio y tiempo que compartimos diariamente. Gracias por llenar mi vida de colores, a veces mas brillantes, otras mas oscuros, pero colores al fin. Es hermoso verlos florecer, crecer, abrirse como capullitos al sol. Crecer CON ustedes. Gracias por estar, permanecer y el AMOR profundo que ponen en cada momento. A los ANAMCARAS de la primera época, que siguen codo a codo y con quienes tenemos una ruta de vida compartida, a los màs recientes, a los recièn llegados y a los que vendràn. A los que se fueron a cumplir sus sueños por otras latitudes, dejando huellas imborrables e irreemplazables. A los que claudicaron, aunque tarde o temprano, siempre vuelven. A todos lo que se sientan ANAMCARAS. GRACIASSSSSSSSS Gracias por la mùsica del alma. Gracias por la mùsica. Thank you for the music Graciassss

sábado, 29 de junio de 2019

SHINÈ. EL CAMINO DE LA CALMA MENTAL. POSTURA MEDITATIVA

Meditar convierte la información aceptada en experiencia. Su intención es aquietar la mente y mantenerla en un solo lugar, aunque la experiencia demuestra el estado de inquietud de los practicantes. Aquietar el mono, decimos nosotros, que salta de rama en rama. Va y viene. Es la meditación en forma de estrella. Un primer paso que con el tiempo permitirá trasladar a la vida cotidiana, ese espacio entre el ser y sus vivencias, con una distancia óptima emocional protectora y la clara visión que resulta de ella. Siempre debemos tener en cuenta el estado general de la salud, del cuerpo y de todos los cuerpos, cuando nos predisponemos a la sentada meditativa. La idea no es hacer un super-loto, gran-loto o sufrir en el intento. Por el contrario, trataremos de encontrar una postura cómoda, relajada, sin tensiones innecesarias- En caso de incomodidad, malestar, dolores o adormecimientos durante la meditación, siempre será mejor modificarla, antes de generar tensiones o esfuerzos por conservarla y alejarnos del acto mismo de meditar. Postura y cambio serán suaves. No buscamos movimientos espasmódicos o bruscos, sino flexibilidad y sobre todo, actitudes dignas de meditación y un estado mental de alerta pero no tenso. Deberemos adaptarnos entonces, buscando una posición que a veces puede ser anti-álgica y otras, simplemente mas relajada. Sentarse en una silla, recostarse, estirar las piernas, colocar un almohadón (zafu) o enrollar la colchoneta debajo de glúteos o de rodillas y con el almohadón entre los isquiotibiales y gemelos son algunas opciones para tener en cuenta. La postura meditativa no es un capricho, ni está hecha para complicarnos la vida. Al cruzar las piernas (Centros inferiores) encausamos la energía hacia la parte alta del cuerpo (Centros Superiores), la ascendemos. Por ello, es importante marcar una diferencia entre adaptar el cuerpo dependiendo de una dolencia física o condición y evitar pasar por la concentración previa necesaria y el compromiso de presencia que implica meditar.
SENTADA MEDITATIVA: Apoyamos bien el coxis y los isquiones sobre la superficie de apoyo. A partir de allí, alineamos la columna, que debe estar erguida pero no rígida, apilando las vértebras una a una. Reclinamos ligeramente el mentón para no quebrar la energía cervical y mantener una condición de humildad ante la Fuerza. Este no debe apuntar hacia arriba en actitud desafiante, ni colgar hacia abajo dejándonos encorvados y metidos en lo emocional. Relajamos los músculos de la cara, el entrecejo, asegurándonos de no estar haciendo fuerza, apretando o mordiendo. Párpados y labios levemente entreabiertos. La lengua ancha y gorda ocupa toda la cavidad bucal y se apoya descansada, sobre la pared interna de los dientes superiores (incisivos). Bajamos los hombros y los llevamos suavemente hacia atrás. Apoyamos las manos sobre un almohadón o los brazos sobre las rodillas ahuecando las palmas como un cuenco receptor. Podemos incorporar MUDRAS (existen cientos que se incorporan dentro de la meditación o como práctica diaria para acompañar sanaciones. Son gestos que se hacen con las manos y trabajan directamente sobre los canales o líneas energéticas, considerados como sagrados por quienes los realizan). Interrumpimos los diálogos internos, focalizando la atención de la mente en el ritmo respiratorio. Cada meditación podrá acomodarse a una determinada respiración, de acuerdo con lo que estemos trabajando. Pero el aire siempre entra y sale por nariz (salvo indicación previa), se dirige hacia el punto medio de la cabeza, por encima y detrás del paladar y vuelve a salir por nariz. Podemos situarnos en la respiración Infra umbilical, 4 dedos por debajo del ombligo y dos hacia adentro. Relajar los músculos del abdomen. En las clases, suelo guiar distintos recorridos que acompañan el Centro que estemos trabajando. Finalizamos llevando la mano izquierda al centro del pecho, derecha arriba, para tomarnos unos instantes en silencio y agradecer. Pido a todos incluir algo por lo que nunca hayan agradecido antes cada vez. Y luego, extendemos las manos en actitud de dar, como si arrojáramos granos de arroz a la tierra y entregamos nuestra energía, para que la Providencia disponga de ella, sin nuestra manipulación humana. Las buenas intenciones no alcanzan, aunque sean meritorias. Y realmente, no sabemos si aquello que deseamos a alguien, es parte de su sino, de su camino. Por lo tanto, no interferimos dirigiendo la intención de esa entrega. Sólo nos ofrendamos. Podemos si así lo deseamos, visualizar alguna situación o persona y entregarles nuestra energía, pero sin digitar el para qué. Siempre colocando a la persona en nuestra misma posición, de frente a nosotros y un poco mas altos, a la altura de nuestra cabeza.
Intentaremos mantener ese estado y trasladarlo a nuestra existencia aunque la meditación haya finalizado. Se puede vivir en estado meditativo. Trabajar, estudiar, manejar, AMAR, vivirrrrrrrr en estado meditativo. Y créanme, realmente, hace a la diferencia. Desde el alma y con el corazón. Liliana Marcela Pérez Villar. lilianamperezv@gmail.com

domingo, 2 de junio de 2019

PARA QUÉ M.O.V.E.R.S.E.? MOVER EL CUERPO COMO EXPRESIÓN DEL ALMA

Sí.
Para despertar a los sentidos cuando parece que ya duermen un sueño eterno.
Para dejarnos sorprender entrando en contacto con la Ilusión perdida.
Para permitirnos volver a la capacidad de Entusiasmarnos nuevamente.
M.O.V.E.R.S.E. (MOVIMIENTO ENERGÉTICO EXPRESIVO RÍTMICO SENSIBLE) no es GIMNASIA. TAMPOCO EJERCICIOS. La idea no es estética, si bien concluye siéndolo como resultado de la armonía de todos los Centros y Cuerpos. No se trata de quién levanta las piernas mas alto, de destreza o de quién hace mejor las cosas. No se basa en la competencia y no hay nada que demostrar a nadie. De hecho, en los salones no hay espejos, porque la imagen que trabajamos es interna. Es también aquella que nos reflejan los miembros del grupo, que son los verdaderos espejos. No hay "mejores o peores", hay personas en un tiempo y espacio en común, con un encuadre que como todo buen encuadre es silencioso e invisible y por eso respetado. Ahí, tenemos la inmensa fortuna de poder vivenciar, trabajar y modificar esos aspectos inconcientes algunos y otros no tanto, sabiendo que "todos estamos en el mismo barco" y la red grupal va a sostener lo que emerja, sin juicios valorativos, sin críticas y desde el cuidado y el respeto. No es un grupo acéfalo desde la coordinación. Y desde ahí baja el afecto grupal y el cuidado. Hoy, me pareció pertinente recordar PARA QUÉ NOS M.O.V.E.M.O.S.? Podríamos seguir con una larga lista o resumirla en una sola palabra. Pero creo que puede ayudar a aclarar la visión de nuestro trabajo. Nos M.O.V.E.M.O.S.: Para reencontrarnos con la más auténtica Pasión, esa ilustre extraviada por el camino.
Para reconocernos corporalmente en el presente y dejarnos llevar y traer por
el túnel de los tiempos con la música que nos transporta hacia otros lugares, otros
espacios, sensaciones y poder entrar y salir de ellos tantas veces como lo deseemos.
Para recordar esas zonas de nuestro cuerpo que ni sabemos que existen pero siguen siendo parte de un todo y estimularlas.
Para recuperar y reconectarnos con nuestra sexualidad, sensualidad, nuestro erotismo desde la idea de la Energía Espiritual Sensible.
Para generar espacios vacíos donde pueda surgir lo nuevo, aquello que por no estar receptivos parece no llegar nunca.
Para que los sentidos (las aperturas del cuerpo) se enlacen a los instintos y animen a las
emociones.
Para que esas emociones no se tapen y oxiden y generen enfermedad, tumores, “mala sangre”. Por el contrario, para que encuentren una vía de canalización expresiva, afloren, crezcan y sanen. Sin crítica, sin juicios valorativos. Sólo para observarlas y encauzarlas, para que evolucionen.
Para Sanar desde el afecto, el AMOR, el contacto, la caricia, la ternura, la empatía.
Para aliviar el dolor. El dolor del alma, del corazón, del cuerpo físico.
Para aprender a AMAR y dejarnos AMAR.
Para ser auténticos y no traicionar al AMOR por temas culturales, por prejuicios, por una cuestión narcisista de imagen, por ser “buenos”, por falsas conveniencias que nunca son tales.
Para no traicionarNOS y ser fieles a nuestro más genuino sentir y no a lo impuesto desde afuera.
Para generar Serotonina (íntimamente relacionada con la emoción y el estado de ánimo) Dopamina (fuertemente asociada con los mecanismos de recompensa en el cerebro), neurotransmisores que generan bien-estar, cortisol (hormona que el organismo fabrica ante situaciones de emergencia para ayudarnos a afrontar situaciones difíciles) Regular los Leucocitos (que nos ayudan a resguardarnos de las infecciones).
Para recuperar la vitalidad, la salud, regular el peso, mantener la piel y el cabello saludables, para ser longevos sanos.
Para tener conciencia de nuestros estados de enfermedad y salud y transitarlos y trascenderlos con Amor y Compasión cuando nos toca.
Para sentirnos parte de un grupo donde poder compartir lo que vivimos, SIN INTERPRETACIONES.
Para integrar nuestros aspectos fragmentados que, aunque parezcan irrecuperables no lo son.
Para que la mano de un compañero/a cuando siento que el dolor me desgarra, me recuerde que “Aún…hay ESPERANZA”
Para recobrar la ALEGRÍA.
Para recordar qué es sentirse mujer, hombre, en un mundo donde la Ciencia parece haber “Tocado su techo”. Reencontrarnos con los aspectos femeninos y/o masculinos, mas allá de la sexualidad de cada quien.
Para ser capaces de leer el lenguaje de los procesos de enfermedad, antes, durante y después de su desarrollo.
Para conocernos y re-conocernos mejor, y dejarnos llevar hacia donde somos desplazados por fuerzas ajenas al plano de lo humano.
Para conocer cuáles son esas zonas donde vivimos en discordancia con nuestros sentimientos, pensamientos y haceres
Para poder escuchar el mensaje del Cielo desde la escucha inocente y darnos cuenta de que lo que estamos o no estamos haciendo tiene que ver con nuestro Ideal de vida o la imposibilidad de reconocerlo y evitar que ese Cielo tenga que enviarnos señales más fuertes para que, de una vez, escuchemos.
Para no caer en la fácil interpretación o análisis de los pensamientos que tanto nos traiciona y aceptar que el cuerpo es un indicador mucho más confiable, legítimo, veraz y limpio. “El cuerpo no miente”
Para darnos cuenta de todas esas cosas que negamos en nosotros mismos porque no nos gustan y dejemos de buscar “culpables afuera en quienes depositarlo y nos atrevamos a cambiar”
Para trabajar la soberbia, el ego, los deseos de poder, los celos, la envidia, los rencores acumulados por años, el miedo, los apegos, las compulsiones. Para no enojarnos u ofendernos.
Para ir ablandando nuestras “CORAZAS” físicas, energéticas y caracterológicas y atrevernos a sentir.
Para llegar a un lugar donde nos esperan.
Para llegar a un lugar donde nos esperan con los brazos abiertos.
y recordar para qué vinimos a este mundo.
Para purificar nuestro sentir, vivir en el sentido de la trascendencia y en la vibración del AMOR.
Para restituir nuestra conexión con la Creación y dejar de estar auto-referenciados eternamente.
“PARA VERTE MEJOR, PARA OÍRTE MEJOR, PARA ACARICIARTE MEJOR, PARA DESARROLLAR EL BUEN GUSTO Y PARA OLERTE MEJORRRRR!
Para todo esto…nos M.O.V.E.M.O.S..
Los abrazo con el alma y los espero. Liliana M. Pérez Villar
lilianamperezv gmail

jueves, 18 de abril de 2019

CENTRO LARÍNGEO

El Laríngeo es el centro del sonido, la vibración y la expresión. La conciencia que desea controlar, crear, transmitir y comunicar-se. La escucha, el habla, el canto, la escritura y todas las artes relacionadas con el sonido y la palabra. Es el centro de la creatividad en movimiento, la clara audiencia y la telepatía.
Cuando este Centro está en su eje y en madurez, dejamos de culpar a los demás de nuestras propias debilidades e inseguridades y nos hacemos cargo. Es el representante de la comunicación y el Pensar y Hacer responsable. En equilibrio facilita la empatía y la sintonía con el entorno, la Creación y con nosotros mismos.
A medida que vamos trabajando el laríngeo y abriendo el canal de paso que comunica la parte alta del cuerpo con la parte baja, se va revelando un mundo más amplio en el plano "vibracional-energético", más allá de las formas y los movimientos del plano material.
Se abre un nuevo sentido, la telepatía, que se convierte en un vehículo capaz de transportarnos a través del tiempo y del espacio sin apelar a los cinco sentidos estándares.
La falta de resolución de los temas pasados pendientes tiñe la clara visión de las situaciones y condiciona la posibilidad de comprender el presente apropiadamente. Con el trabajo corporal del laríngeo, vamos logrando una corrección cognitiva conductual, tan difícil de re-edificar desde la palabra, ya que es más fácil de “controlar” en ese tipo de terapias. El cuerpo no permite esconderlo y se pone en evidencia abiertamente, haciendo más factible la posibilidad de ver-se y no “proyectar” o “desplazar” o “desentenderse de la dificultad interna”. Todo interventor de la salud, en cualquier área, debería comprometerse con la limpieza de este Centro profundamente, para poder relacionarse y •VER con claridad a quien esté prestando su servicio, para no “encajarle sus inseguridades internas o conflictos no resueltos”• ¿Qué ves cuando me ves? Como canta Divididos, “Cuando la mentira es la verdad”. Como no se es consciente de lo propio, no se ve, se lo pone afuera y RESPONSABILIZANDO de lo que no se ha podido resolver a un otro, obviamente, esa persona seguirá penando y puede que empeore física o energéticamente, en cualquier cuerpo, principalmente, en el emocional. Para poder ejercer en este campo, hay que estar muy “limpio” y “trabajado” y no proyectar. En este sentido, el Laríngeo es un excelente Maestro. Quien cree que el mundo es un lugar negativo y amenazante, irá al encuentro de experiencias negativas y oscuras, violentas o humillantes en vez de amorosas y nutricias. Va a crear un campo magnético negativo, y sólo verá sus propios fantasmas internos añejos representados en el afuera. La comunicación no llega, no se alcanza, no hay resonancia con los demás y por lo tanto, la creatividad se debilita y no le es posible cambiar su realidad. Es el típico caso del paciente que no se siente “captado” por su agente de salud y no “resuena” con sus respuestas. Ahí se pone de manifiesto que hay otros factores en juego, que no tienen que ver con él y están haciendo “ruido”, poniendo en juego la continuidad del tratamiento. Como cuando un niño no se puede conectar con sus miedos y los comunica diciendo: “el perro tiene miedo”. O el famoso “tengo una amiga que está triste”, para no confesar la propia tristeza. Llegar a limpiar este Centro traerá tranquilidad y silencio interior y eso desarrollará la capacidad de percepción y de “recibir los mensajes sin ensuciarlos con lo no resuelto”.
Cuando no se es fiel al Ideal de vida, ya sea en los amores, la profesión, la vocación, lo social-relacional, si no se está cómodo en algún área de la existencia, ese displacer se disfrazará de soberbia, autoritarismo, despotismo y orgullo para compensar la falta. Y eso, si no se trabaja y se ve, indiscutiblemente, se lo termina acoplando a otro.
Lo que NO ES también ES. O sea, se abrirá la garganta, el cuello, se relajarán los hombros si se vibra en sintonía con el ideal y se está satisfecho con el Hacer. Esa es la manera de expresarse.
Si somos vocacionalmente Físicos Nucleares y manejamos un taxi, difícilmente desarrollemos nuestra creatividad, voluntad e ilusiones y desaparecerá el entusiasmo, que probablemente, sólo se medirá en el rendimiento económico o lo que la sociedad entiende por ÉXITO, PRESTIGIO, RECONOCIMIENTO, PODER, etcs… Y si hay frustración no asumida, nuevamente, adivinen qué, la papa caliente que hay que encajarle a otro, porque quema en las manos y no se sabe qué hacer con ella. Hacer de cada instante una obra de arte dignifica al SER y pone de relieve su coherencia entre sus ideales, su pensar, su sentir y su hacer. Si esto no sucede, el SER se va marchitando, responsabilizando a los demás de lo que le sucede y pierde su capacidad de razonar correctamente. Y uno se queda pensando… ¿Cómo llegó a esa conclusión? ¿Pero de dónde sacó eso? ¿Pero de quién estará hablando? ¿Se habrá vuelto loco/a?
Abrir el laríngeo permite drenar frustraciones íntimas, innovar y ser creativos y confiables.
Mientras existan deseos incontrolables de venganza, resentimientos y rencores…esto seguirá humeando, condicionando la manera de comprender y significar al Universo. Es el famoso “la culpa la tiene mi mamá” de los adolescentes. ¡Pero es una adolescencia que a veces, llega a los 99 años!
Ya está bien, habrá que ir dejando de una vez a la mamá o al papá como responsables de todos los males y asumirse como un Cabrón o cabrona” con cosas internas por resolver.
El miedo al “fracaso” ajustable también a las amistades particulares y a la vida en general, lleva a huir del contacto para evitar dejarse ver a sí mismo y confrontar el sentimiento de temor de no gustar, de rechazo y, por otro lado, la competencia y el orgullo expresado como "soy mejor que vos" o "no sos lo suficientemente bueno para mí". Será un trabajo del Laríngeo lograr que ese SER conecte con la causa original en su interior y encuentre otra vez la confianza propia, en sus semejantes y en la Providencia.
Te esperamos para que vengas a trabajarlo con nosotros en un clima de confianza, paz y muuuuuucho AMOR, del verdadero.

Desde el alma y con el corazón.
Liliana Marcela Pérez Villar
lilianamperezv@gmail.com

miércoles, 17 de abril de 2019

CENTRO MEDIO O PLEXO SOLAR

Ingresamos esta semana al Centro Medio o Centro del Plexo Solar. El Palacio de las Emociones que como una puerta se abre o cierra, se traba o es espacio de corrientes de aire emocionales, en relación directa al grado de acorazamiento o libertad de expresión que experimente. Cuando transitamos un Centro en ANAMCARA, tratamos de aplicarlo en relación a todas las actividades y abordajes en los que trabajamos, de ser posible. Por supuesto que cada alumno, cada paciente, tiene un perfil, una historia y una Dramática Relacional Interna diferente, así como una realidad, un entorno, y matrices de aprendizaje diferentes. De todas formas, esto nos permite trabajar más minuciosamente los distintos aspectos y áreas que probablemente, se escabullirían para ponerse “a salvo” y así poder seguir repitiendo sin aprender. Por lo tanto, se evitaría la maravillosa experiencia de atreverse a CAMBIAR, tal vez no las situaciones, pero sí los anteojos con los que vemos las cosas, esa miopía de lo APRENDIDO Y ADQUIRIDO SOCIOCULTURALMENTE. Lo IMPUESTO DESDE AFUERA que va anulando lo LEGÍTIMO DEL SENTIR DE CADA SER. Y así, las situaciones también se transforman. Desde el trabajo corporal de M.O.V.E.R.S.E. (Movimiento Energético Expresivo Rítmico Sensible) nos sintonizamos, nos conectamos con este Mundo Interno, valiéndonos de la MÚSICA, el MOVIMIENTO y recurriendo a los PUNTOS DE APOYO DE CADA CENTRO. Estos estímulos, si son instrumentados adecuadamente, actúan como motivadores que liberan o al menos nos muestran la dificultad de liberación. Lo cual es igualmente importante, ya que marca un camino a seguir hacia su resolución y a través de los SENTIRES Y SENSACIONES, ayuda a conocerse y expresarse. Todo el sobrepeso ENERGÉTICO que carga el SER históricamente hablando, se va limpiando, despojándose de aquello que ya no tiene que ver con el HOY y por el contrario, desactualiza los recuerdos y descompensa el IR. Las añejas TENSIONES se van disolviendo y al situarnos más cómodos y livianos en el PRESENTE, el MEDIO nos induce al CAMBIO. Cuando vamos a una fiesta o nos empezamos a mover espontáneamente al compás de una música, siempre lo hacemos desde el CENTRO MEDIO. En la medida que vayamos limpiando esas EMOCIONES ESTANCADAS, esas VIVENCIAS que han dejado su huella en el pasado y siguen adheridas como el moho a nuestra energía, generaremos espacio para nuevas experiencias más bellas, de ser posible y más auténticas. Experiencias de AMOR, RESPETO Y HUMILDAD. Si leyeron el Blog del Centro LARÍNGEO, ya estarán más familiarizados con él, como para asociar de qué manera puede interferir lo socio-cultural, el entorno, la familia, el barrio, el país…en esa interacción mundo interno-mundo externo, abriendo o cerrando la puerta para la expresión-liberación de los bloqueos energéticos, hasta materializarlos en tiempos de ENFERMEDAD. Es tarea ardua darse cuenta de los costados oscuros a trabajar. Pero sin lugar a dudas, es mucho más difícil vivir en la ignorancia o el desconocimiento de la propia esencia. Esas películas que se terminan proyectando a otros, como si todo fuera un telón en blanco donde volcar aquello de lo que no se puede, no se sabe o no se quiere hacer cargo. A veces se pierde toda la vida en un esfuerzo sobrehumano de tapar fallas o vulnerabilidades, que en realidad, se hacen más evidentes cuanto mayor sea el esfuerzo por disimularlas. Y lo que es peor, el EGO no acepta que las descubran y se defiende con unos acorazados deseos de venganza, tan destructivos para unos, como para otros. Bien vale la pena comprometerse con ello, como para no andar por la vida presumiendo de lo que se cree ser y lastimando sin mirar a quien.
Te esperamos para trabajarlo juntos. DESDE EL ALMA Y CON EL CORAZÓN. Liliana Marcela Pérez Villar lilianamperezvillar@gmail.com

CENTRO CARDÍACO

Ingresamos esta semana al Centro Cardíaco. Les cuento algo sobre nuestro trabajo en estos días. “The Power of Love”. El Centro Cardíaco está relacionado con el cuerpo afectivo, con la vida de relación. Es el exponente máximo del AMOR y la VOLUNTAD. Habitualmente se recurre a dichos populares en relación al corazón, para expresar lo que se siente. Son las emociones de los afectos. “Le partió el corazón”; “tengo el corazón destrozado”; “Siento una opresión en el pecho”; “Se murió de pena o de disgustos”, refiriéndose a un infarto. "¿Para què me curaste cuando estaba herido si hoy me dejas de nuevo el corazòn partìo"? (Alejandro Sanz). El EMPERADOR, como lo llamamos en la Medicina China, es mucho más fuerte de lo que parece, físicamente hablando. En cambio, tiene una gran fragilidad a la hora de los sentires y es más factible que se vea afectado por este motivo y termine finalmente, manifestándose en el cuerpo físico. El Centro Cardíaco (o Chakra del Corazón) actúa como vehículo en la vía del AMOR. Su glándula endócrina es el Timo, un órgano pequeño ubicado en la parte superior del pecho, por debajo del esternón. Se encarga entre otras cosas, de rechazar las infecciones. El timo era conocido por los antiguos griegos como θυμός (thumos) que significa corazón, alma, deseo, vida probablemente por su ubicación, "cerca de donde se localizan los sentimientos". Fíjense que cuando estamos hablando y decimos “yo”, generalmente llevamos la mano hacia el pecho, más precisamente allí, donde está el timo, que actúa como un sello de nuestro SER, de nuestra esencia. Es como imprimir nuestra huella afectiva desde ahí. Cuando decimos “te amo con todo mi corazón”, “mi corazón está en tus manos”, “estás en lo más profundo de mi corazón”, o cuando osamos decir “tu corazón está en mi corazón y sé que el mío está en el tuyo” lo decimos como la más sublime manifestación de nuestro más auténtico sentir. Por eso, cuando este centro no está acorazado, que es algo así como atrincherado, protegido, blindado y resguardado, tendemos a acercar a quienes amamos hacia nuestro pecho y abrazarlos. Acortamos la distancia corporal, el campo magnètico y así los sentimos más íntimamente. ¡Hasta con una foto! La besamos y la apoyamos sobre el corazón, significando el afecto, como si acercáramos a quien no está físicamente, hacia nosotros. ¡A nadie se le ocurriría ponerla sobre un pie o en la espalda! Y esto no significa que el sentimiento esté solamente localizado allí. Por eso, cuando abrazamos y cobijamos a alguien o algo, el sentimiento nos abarca totalmente, porque para eso está el cuerpo Afectivo o Relacional, equivalente al Centro Cardíaco, que nos envuelve por completo, integralmente. Cuando “damos el pecho a un hijo” rebozamos de AMOR y hay una gran necesidad de mirarse a los ojos, que son las ventanitas del corazón. La mirada entre madre e hijo/a, da un sostén y un colchón afectivo tan importante, que puede condicionar favorable o desfavorablemente tanto a la relación como al desarrollo afectivo futuro de ese bebé. Si hacemos referencia al AMOR cristiano, imágenes, oraciones y cuadros: “Nos ha amado a todos con un corazón humano. Por esta razón, el sagrado Corazón de Jesús, traspasado por nuestros pecados y para nuestra salvación (cf. Jn 19, 34), "es considerado como el principal indicador y símbolo...del amor con que el divino Redentor ama continuamente al eterno Padre y a todos los hombres (Pío XII, Enc."Haurietis aquas": DS 3924; cf. DS 3812)”. Es el ejemplo supremo del AMOR abnegado, magnánimo y desinteresado. También escuchamos decir que “hay que ponerle el pecho a las balas” y “sacar el pecho” para tomar coraje. Esta insistencia en la crianza de los chicos, así como se les inculca a los soldados a empuñar armas, espadas, usar uniformes, como educar en la idea de esconder o por lo menos no demostrar lo que se siente, va generando defensas que deforman más que formar. Hay generaciones enteras de seres muy duros, rígidos, con muchas dificultades para demostrar abiertamente sus sentires. Países, pueblos, culturas enteras acorazadas afectivamente con dificultades de expresión de los sentimientos. Está “mal visto”. Es más importante conservar una imagen no genuina, pero socialmente aceptable, que termina generando enfermedad, debido al estancamiento energético de algo que sería tan maravilloso para todos. Es interesante tener en cuenta cómo interfiere el desarrollo exagerado de la musculatura en la manifestación del AMOR. Es el caso de los físico-culturistas por ejemplo y no es mi intención herir susceptibilidades, por favor. Aquellos que priorizan el desarrollo muscular, crean una especie de barrera, de distancia afectiva, y es muy difícil encontrarles un pecho tierno, cálido, donde relacionarse con ternura. Aunque es muy posible que desarrollen más su fuerza y lo que se conoce como “auto-estima”, palabra que no me termina de cerrar demasiado. Desarrollan crecimiento o evoluciones desproporcionadas de los diferentes Centros y eso genera desarmonìa. Convengamos que lo opuesto del AMOR no es el ODIO, sino el MIEDO. Y la desactivación, está más relacionada con la INDIFERENCIA o falta de VOLUNTAD. En estos aspectos negativos estará poco evolucionado o desarrollado y nos complicará bastante nuestra vida afectiva o relacional. Pero recuerden que siempre se puede trabajar, desarrollar y lo más importante, SOSTENER. Desde la RESPIRACIÓN, el MOVIMIENTO y el trabajo de los puntos de apoyo del Centro, vamos disolviendo estas corazas, NO ROMPIÉNDOLAS! Lo que sería perjudicial. Las costillas son una gran protección para el órgano más importante del cuerpo, pero si hay rigidez, en lugar de actuar como defensa, se convierten en una jaula de la cual es muy difícil salir. M.O.V.E.R.S.E. estimula a abandonar la desconfianza, tal vez por experiencias de vida poco felices, y comenzar a conectarse de a poco, con los aspectos positivos con libertad, entrega y confianza. Ayuda a recordar que somos seres SENSIBLES, a recuperar la ALEGRÍA, y mantener encendida la llama del FUEGO ETERNO, CONSUMADO, NO CONSUMIDO. Esa PASIÓN que nos hace IR, por el camino de los IDEALES, perseguirlos, considerar a los OBSTÁCULOS sólo como referentes que nos ponen o sacan de situaciones para indicarnos el camino. Sencillamente…AMAR. Me interesa especialmente en este BLOG, recordarles qué significa M.O.V.E.R.S.E. (Movimiento Energético Expresivo Rítmico Sensible). Hoy más que nunca, desde el alma y con el CORAZÓN. Liliana Marcela Pérez Villar. lilianamperezv@gmail.com

domingo, 14 de abril de 2019

¿Cómo se despide a la amiga, el amigo que parte?


¿Cómo se despide a la amiga, al amigo que parte? Ese ser con quien compartimos tantos momentos de nuestra vida, momentos felices, inolvidables, travesuras, complicidades, con quien hablamos de nuestras cuitas y de los mas profundos sentimientos. Ese ser con quien crecimos espiritualmente, paseamos nuestros amados amigos de cuatro patas, viajamos, festejamos cumpleaños, casamientos, encuentros, desencuentros. ¿Cuáles son las palabras para despedir a la amiga que llamaba a las tres de la mañana, con cualquier excusa que disimulara sus miedos y abandonos? ¡Y pensar que a veces nos quejamos por no saber leer qué hay más allá del reclamo y la exigencia! ¡Qué difícil se hace estar a la altura de las circunstancias y poder admitir esos alcances cuando quien amamos transmuta hacia otros niveles de existencia! Pero es más difícil aún, el saber respetar las decisiones que toma o que no toma y que no coinciden con las nuestras cuando se anuncia lo que se presenta como irrecusable. Cuando se rechaza o simplemente no se acepta ayuda. Esa ayuda se manifiesta de varias formas, desde no querer recibir un tratamiento, hasta no poder hablar de lo que está viviendo o no poder aceptar cuidados o afecto, aislarse, enojarse, ponerse insoportable para provocar lo que tal vez mas se teme. No es la intención el entrar en interpretaciones archiconocidas y crueles, por reales que sean. Los que estamos en el camino del servicio y la sanación estamos siempre apostando por el milagro hasta último momento. No como negación de lo que acontece, todo lo contrario, sino porque el milagro existe. Porque vivir es un milagro en sí mismo. Porque no bajamos los brazos, porque a pesar de saber que no está en nuestras manos, estamos para acompañar en ese tránsito, antes, durante y claro, después y por siempre. Acompañamos ese camino que cada uno recorre con más o con menos conciencia. Pero se llega a confundir el concepto de vivir en el sentido de la trascendencia, con el ser portadores de un cuerpo que nunca va a fallar ni a claudicar. La enfermedad es un desequilibrio energético que se manifiesta en todos los cuerpos. El físico, el energético, el emocional, el afectivo, el intelectual, el mental y el espiritual. A quien carece de Fe le cuesta creer que el primer cordón en quebrarse, para que la enfermedad se manifieste, es el espiritual. Para cuando alcanza el plano de lo orgánico, ya ha alterado la energía de todos los otros cuerpos, sin lograr una respuesta a favor de la salud. Entonces, sigue avanzando. Los síntomas y signos de la enfermedad aparecen para despertar una reacción y poder recobrar ese equilibrio perdido o al menos, alterado. Pero el afán humano de aferrarse al pasado y arrastrar sus heridas y llevarlas de paseo por la vida, no le permite sanar. Cultiva el re-sentimiento. Se vuelve avaro. Se atrinchera. A veces pregunto a los pacientes que llegan angustiados, cómo imaginan sus vidas en cinco años mas, si no toman las decisiones o las medidas que saben están posponiendo o negando. Se quedan pensando y la mueca…lo dice todo. Pero son muy pocos los que se deciden a estar bien. Suelen responder que “cambiar es muy difícil” a lo que siempre les respondo: “¿Y no es mas difícil vivir así, como usted me está contando? Cada quien con sus creencias sobre el nacimiento, el desarrollo, la adultez, la vejez, la enfermedad, la vida y la muerte, la eternidad, la reencarnación o lo que sea que crea o quienes creen que la vida es eso, un chiste, un cuerpo descartable que se agota, se entierra y ya. Probablemente sea lo que mas desconsuelo cause cuando llega la hora. En cuanto a nuestros sentires, el hecho de poder aceptar, comprender, acompañar, no significa que tengamos que bloquear lo que sentimos. Lo mejor que puede pasarnos cuando nos emocionamos hasta las lágrimas, es eso, llorar. Poder decir “estoy triste”, “estoy muy triste”, “me da bronca”, “estoy enojada/o” es el tipo de cosas que solemos sentir los seres humanos. Si no fuera así, ya estaríamos en otro nivel de existencia como seres superiores. No somos Highlander. Es curioso ver la reacción humana frente a las expresiones de esas emociones. Parece que sólo tuviéramos permitido manifestarnos intelectualmente. Eso viene a ser lo esperable, lo correcto, lo evolucionado. Pero no, eso solamente significa creer que podemos controlar lo que sentimos. Está mal visto SHEN TIR. También los seres con cierto grado de madurez emocional-afectiva-espiritual… sienten. Diría que es una manifestación más, justamente, de su evolución. Y esa es la respuesta. Te despido sin despedirme, con el amor que has despertado en mi y que en mi seguirá vivo, te doy las gracias, acepto, te acompaño donde estés por siempre y en silencio, oraré por tu alma. ¡Buen viaje y volá alto! Nos volveremos a ver. Desde el alma y con el corazón. Liliana Marcela Pérez Villar.






EL PLACER DE SERVIR

Toda la naturaleza es un anhelo de servicio.

Sirve la nube, sirve el viento, sirve el surco.


Donde haya un árbol que plantar, plántalo tú;

Donde haya un error que enmendar, enmiéndalo tú;

Donde haya un esfuerzo que todos esquivan, acéptalo tú.


Sé el que apartó la piedra del camino,

El odio entre los corazones

Y las dificultades del problema.


Hay alegría de ser sano y de ser justo;

Pero hay, sobre todo, la hermosa alegría de servir.


¡Qué triste sería el mundo si todo en él estuviera hecho,

si no hubiera un rosal que plantar,

una empresa que emprender!.


Pero no caigas en el error de que sólo se hace mérito

con los grandes trabajos;

hay pequeños servicios que son buenos servicios:

adornar una mesa, ordenar unos libros, peinar a una niña.

Aquél es el que critica; éste es el que destruye.
Tú se el que sirve.


EI servir no es tarea sólo de seres inferiores.

Dios, que da el fruto y la luz, sirve.

Pudiera llamársele así: EL QUE SIRVE.


Y tiene unos ojos fijos en nuestras manos

y nos pregunta cada día:

¿Serviste hoy? ¿A quien?

¡Al árbol, a tu amigo, a tu madre?

Gabriela Mistral