lunes, 26 de junio de 2017

NOS VEREMOS OTRA VEZ

Entré buscando tu mirada de bienvenida, con la que me encontraba siempre al llegar y la que me despedía cada vez. En cambio, sólo encontré las huellas del delito que Tao había distribuido estratégicamente por toda la casa, haciendo lo que puede, al quedarse solo por primera vez en toda su vida. Solo de vos, solo de tu sabiduría, tu protección, de ese gesto de: “Tranquilos, acá estoy yo”, de tu infinito AMOR. Traté de recordar cómo era mi vida 16 años atrás, antes de tu llegada. Un proyecto familiar…la súplica de los hijos de tener un perro a quien “nunca jamás nunca iba a tener que cuidar porque ellos lo harían todo”…mi debilidad por los animales… la negativa a volver a pasar por el dolor de su partida otra vez…y acá estoy, con los restos de todos los proyectos familiares descansando sobre mis hombros. Mis hombros son los de una familia que va buscando su camino, sabiendo que hay un palenque donde rascarse, que se va a quedar haciendo cargo de todo para que los demás vuelen. Pero cada renuncia en lo cercano, fue el premio por haber tenido el privilegio de poder cuidarte con todo mi AMOR, aunque haya significado no moverme de tu lado desde que tu salud empezó a ocasionar estragos. Poder AMARTE con toda el alma fue la mejor recompensa que tuve, por AMARTE con toda el alma. Aún así, el saldo siempre se pone mas rojo de mi lado, sobre todo en estos últimos días, cuando a pesar de intentarlo todo, no pude evitarte el terrible dolor que atravesaste. No dejo de preguntarme si te fallé. Si podría haber hecho algo más, algo distinto, para ahorrarte un poquito de sufrimiento. Es el momento en que todo lo que uno sabe, no alcanza. La falta de sueño, el cansancio, la tristeza, la velocidad para tomar decisiones, el no tener a quién pasarle la posta, no tener medio propio de transporte o toparte con un par de tullidos afectivos y mentales de algún tipo de medicina moderna, puede torcer la dirección de la mejor de las intenciones. Sabía que habíamos llegado a tu momento. Escuché la trompeta sonando tan fuerte, que empecé a compartir hasta tus síntomas. No dormías…no dormía; no comías…no comía; te quedaste sin fuerza…me quedé sin fuerza…tenías fiebre…tenía fiebre, una identificación total. Una forma de decirte “no estés solo en esta lluvia…no te entregues por favor…yo estoy con vos”. Nos engañaste a todos detrás de tu carita arrugada. Nos convenciste de lo fuerte que eras. Y cuando tu cuerpito colapsó de dolor, pude sentir tu fragilidad más frágil, que ya conocía por haberte tocado el alma tantas veces y me quebré con vos. A veces los grandes Maestros vienen enmascarados con una habilidad que deslumbra. Mi adorado dorado, arrugado y entregado Shen, con un don de servicio inagotable fuiste, SOS realmente INCANSABLE. Nunca te importó si el paciente llegaba a las 7 de la mañana o si se iba a las 12 de la noche. Ahí estabas vos, a mi lado, “diagnosticando”, “trabajando codo a codo” como el mejor equipo, repartiendo besos al que estaba triste, jugando con el que te buscaba, llevando y trayendo ofrendas a cada uno, retrocediendo ante aquel emocionalmente perturbado, como haciéndome saber que algo no andaba bien. Ahí ibas a acostarse debajo de la camilla del más afectado. Haciéndote cargo de la enfermedad, de las penas, los enojos de cada uno. ¡Y no había manera de sacarte! Acorralándolo en dos patas contra la pared, hasta que cayera al piso para poder lengüetearlo a gusto, sacarle su toxicidad y luego irte a un costado a vomitar y empezar de nuevo. Recuerdo verte parado a la entrada del consultorio, recorrías con la mirada, el olfato, el oído, cada una de las camillas en la consulta popular y elegías dónde colocarte, con quién y para qué. Dabas señales. Siempre con el más grave. Veías lo que los demás no veíamos. Infatigable. Digno. Confiable. Una ofrenda de amor. Atendías con nosotros, hacías Chi Kung como cualquiera, practicabas asanas de yoga, Meditabas, participabas de los seminarios y de la Oración, ponías orden, si estábamos en alguna creatividad y alguien gritaba o jugaba a pelearse o generaba situaciones poco claras, aunque fuera una actuación, tenía que vérselas con vos. No te gustaban los gritos, las órdenes, la gente ofuscada, te alejabas de los enojados, pero no los perdías de vista, es decir, ponías lo que faltaba, compensabas, acompañabas sin invadir, siempre presente sin cargosear en una entrega total sin pedir nada a cambio. Siempre de servicio. De verdad que era sorprendente ver con qué seriedad te tomabas tu trabajo de sanador en esta vida. He llegado a la conclusión, que no debía de preocuparme por sacarte de la consulta. No quería que te sobrecargaras con las penas humanas de todos. Seguramente, eras vos quien estaba cuidándonos, haciéndote cargo de todo, custodiando la casa, funcionando de timbre, alerta, dispuesto, colaborador. Yo te decía cariñosamente “Doña Tota”, porque sabías todo lo que sucedía en la casa, en el barrio, en la vida de quienes llegaban, te parabas con las dos patitas en la ventana que daba a la calle y controlabas todos los movimientos, “mi pobre angelito”. Te AMO con todo mi corazón, tuviste las mayores virtudes que se puedan tener. Sintetizaste el espíritu dorado al que tantos deseamos llegar como Sísifo con la piedrita a cuestas., pero ya naciste así, fuiste así, sin ningún esfuerzo y así serás en la dimensión que habites. Naturalmente bello, por dentro y por fuera. Tu vida fue un ejemplo de entrega desinteresada, amor, servicio y gratitud. No voy a contarles anécdotas que ustedes no creerían y me tomarían por “otra babosa más de su perro”. Pero invito a quienes convivieron en la cotidianeidad con él, a que suban historias “totalmente objetivas”. A quienes consideran que ocuparse de los animales habiendo gente o chicos sufriendo no está bien, revisen su forma de pensar. Una cosa no tiene que excluir la otra. Personalmente me ocupo de la gente que llega a atenderse todos los días de mi vida. A eso me dedico. Esa es mi vida. Y también me dedico a ellos, que no pueden valerse por sí mismos frente a la crueldad humana. Son también hijos de Dios, son vida y son maravillosos. Son nuestra responsabilidad. Comprendo que haya gente a la que no les gusten los animales, pero dejen que los que sí los amamos, nos ocupemos de ellos y ellos de nosotros (y de ustedes). Gracias SHEN por haber encendido el sol de mi vida 16 años atrás, cuando tanto lo necesitaba. Nos encendiste la luz que tanta falta nos hacía. Gracias por tu inagotable fuente de AMOR, tu protección, tu ternura, tu alegría. Gracias hoy, ayer, mañana, por siempre, Gracias aquí, allá, para variar a mi lado (y yo al lado tuyo, claro). Gracias Edith, desde donde estés, por el regalo más maravilloso que he recibido a través tuyo, hijo de tu hijo de cuatro patas, Sensi, (mi novio, como vos decías). Gracias SHEN por haberme dejado a ese pedacito tuyo,TAO, aprendiz de Mago /Maestro que está aquí esperándote, como estoy yo, extrañándote y desconsolado. Te buscamos por toda la casa, sentimos tu olor por todos lados. Descansa en paz mi AMOR. TENGA EL CIELO TU COLOR. Gracias por ser un ejemplo del SANADOR, SANADORA que todos debemos ser. Ninguna raya roja tacharà tu nombre o tu recuerdo en las lìneas de mi corazòn. NOS VEREMOS OTRA VEZ. TE AMO. Desde el alma y con todo el corazón Liliana Marcela Pérez Villar.

sábado, 27 de mayo de 2017

Pintò melanco, pero feliz.

Por esas cosas de la vida, resulta que hace unos días, se extravió el dial de las radios que escucho habitualmente. Adoro la radio, herencia del abuelo Víctor que amanecía y anochecía con la famosa Spica, que hasta hace poco tiempo rondaba la casa apareciendo por aquí y allá, tal vez sólo para recordarlo y como si acaso hiciera falta. Me dispuse a sintonizar nuevamente, ya que no las tengo guardadas y la causalidad quiso que el buscador parara en el 89.10 de FM, Radio Malena. ¡Mirà vos! No tenès nombre casi pa’radio! Me sentì identificada al toque con Malena. Es que como ella, en cada verso pongo mi corazón. Una melodía familiar, de aquellas que uno ya no escucha, pero que eriza la piel por algún motivo que salta como sensación al principio, hasta que el navegador de los recuerdos da con él. Permanecí inmóvil, no sé si escuchando o reviviendo o añorando o qué…temiendo que si me movía…se rompiera el hechizo. Lo reconocí inmediatamente: “Romance de barrio” y agregué para mis adentros, (como quien responde una pregunta de concurso eliminatorio) Música de Aníbal Troilo, Letra de Homero Manzi. Entre lágrimas y sonrisa me felicité en silencio. Paso seguida dije: “Ups…” “Papàaaaaaaaaaa”… (San Martín dirían mis alumnos y pacientes tomándome el pelo). ¡Recórcholis! Jajajaja. Marcada a fuego desde chiquita. Cualquier semejanza con las matrices de aprendizaje es mera casualidad. Francamente, no es de mis tangos, bue…valses favoritos. Pasa que, por esa magia vehicular tan extraordinaria de la sagrada música, compañera entrañable, añeja, continua y eterna de mi vida, viajé en una fracción de segundo al pasado, a un reencuentro tan profundo e intenso, que venció cualquier distancia y tiempo sin ninguna resistencia. Eso sí que es viajar! Y me reencontré con ellos: MIS VIEJOS. ¡Papàaaaaaaa…Mamàaaaaaaaa…! Holaaaa! No me escuchaban claro, estaban bailando. ¡Cómo bailan esos dos! ¡Qué genios! Otra que Copes y Nieves! Son mucho mejores! Qué elegancia, qué estilo! Virulazo y Elvira, vengan que acá están los viejos dando clases pa’que tengan! El vals termina y ellos saludan agradeciendo los aplausos de todos los que bailaban a su alrededor, hasta que como de costumbre, terminan claudicando y vivándolos. Con una falsa modestia total, acceden esta vez sí, a deleitar a todos como única pareja central. Uhhhhhhhhhhhhh…escucha…¡Esthercita!…Mi “representante artístico” jajaja, Antonio Maida! Ahhh no… parà! Este es ROBERTO Maida y Canaro! ¡Cómo me gusta la milonga! Recuerdo esas conversaciones en las sobremesas, cuando Maida venía a casa a comer, porque era amigo de papá y daban cátedra de cantautores. Todo lo que usted siempre quiso saber sobre tango y milonga y nunca se atrevió a preguntar. –“Por qué la quise tanto”. Ahí empezaba la perorata: Hugo del Carril-Mariano Mores, en el bandoneón fulano de tal…violín mengano de cual…esta grabación la hicieron en saraza…Siempre aparecía el club Atlanta por algún lado, donde a pesar de ser fana de San Lorenzo, jugaba al básquet y parece que hacían muy buenas presentaciones. Cuenta la leyenda que las chicas iban a verlo porque tenía muy buenas piernas! Por allá, por el año 1938 maso, con Carlos Bermúdez y la Orquesta de Juan Bava copaban la milonga. Papá tenía la desgracia cuando era chico, de vivir justo enfrente de la casa de su profesora de piano. Eso lo convirtió en concertista cuando era muy joven, pero terminó odiándolo a punto de no volver a tocar más. Parece que se animó a comprar una partitura de Palomita Blanca, (Música: Anselmo Aieta. Letra: Francisco García Jiménez). Su querida profesora de música, al oír los primeros compases tan alejados de Chopin, Mozart o Beethoven, cruzó como una fiera a tocarle el timbre a la abuela Concepción y con su dedito índice laríngeo gritó: “Dígale a Josecito que tiene prohibido absolutamente, tocar ese tipo de música”!!!!! Ese fue el fin de la carrera de músico que tantos años le llevó concebir. Intentó 50 años después en mi casa, cuando comprè mi sintetizador, pero no le gustaba las teclas dàctiles y sentía que había perdido totalmente la ductibilidad, como es lógico. No quiso tocar una segunda vez. Irrumpe un candombe en Malena. Así, como en mi historia, un candombe que me sacó de una vida y me puso en otra. Ehhhhh…Pàaaaaaa!…Màaaaaaa!…Pst… Ahhhhhhh…chauuuuuuu…se desvaneció el ensueño. ¡Qué bueno fue estar este ratito con ustedes! Desde esta lejana sensación de orfandad de tantos y tantas… ¡Qué raro es que tus padres no estén! Los recuerdos te traen y llevan por tiempos y lugares, frases, anécdotas…algunas maravillosas, otras… Para cuando te das cuenta que en realidad tus viejos eran dos pitufos, al lado de las cosas que ves, oís o en mi caso particular, atendès en un consultorio,…ya no están. Gracias a Dios, el paso del tiempo logra ir apagando las fallas humanas y vas recordando cada vez mas, sólo las buenas cosas vividas, compartidas. Y no tenès ganas de conectarte con los dolores, no hay reproches, abandonos, exclusiones, exigencias. Esas cosas con las que se pierde tanto tiempo cuando uno se puede dar el lujo de ofenderse o sufrir porque sabe que si toca el timbre, allí están. Te hacès cargo. La culpa ya no es de… Lo importante no es lo que nos hicieron o lo que nosotros creemos que nos hicieron, sino lo que hacemos con eso. He tenido la inmensa fortuna de haber podido acompañarlos cuando su tiempo llegó. Sé que desde donde estén ahora, tienen la claridad que por ahí no alcanzaron en este nivel de existencia. Me tranquiliza. Reconcilia y repara. Agradezco. Les agradezco que hayan sido exactamente así, como fueron. Hicieron que me convirtiera en la persona que soy hoy. Con mis virtudes y mis defectos. Con sus virtudes y sus defectos. Humanos. “Humans”…Elijo recordarlos de esta manera. A veces puedo llegar a sentir tristeza, por esas cosas que tuve que resolver sola, porque habían quedado pendiente. Pero no hay bronca. Hay mucho agradecimiento. Es muy difícil soltar a una mamà o un papá tan fuertes como los míos. Verlos fuertes ayuda a pelearse. Nadie puede pelear contra un débil para crecer. Y así, me hicieron fuertes a mí también, aunque cada vez menos. “Uno se cansa de tanto cansancio”. Y aquí me quedé, con mi vida musical, danzando la vida, con el corazón, las manos, los pies y como diría el Flaco: “Si quiero me toco el alma”. Gracias por todo. Los dejo con su danza allá y por ahora, me quedo danzando por acá, hasta que la vida nos vuelva a juntar. “Nos veremos otra vez” Uno. Uno, busca lleno de esperanzas El camino que los sueños Prometieron a sus ansias... Sabe que la lucha es cruel Y es mucha, pero lucha y se desangra Por la fe que lo empecina... Uno va arrastrándose entre espinas Y en su afán de dar su amor, Sufre y se destroza hasta entender: Que uno se ha quedao sin corazón... Precio del castigo que uno entrega Por un beso que no llega A un amor que lo engañó... Vacío ya de amar y de llorar Tanta traición Si yo tuviera el corazón... El corazón que di Si yo pudiera como ayer Querer sin presentir... Es posible que a tus ojos Que me gritan tu cariño Los cerrara con mis besos... Sin pensar que eran como esos Otros ojos, los perversos, Los que hundieron mi vivir. Si yo tuviera el corazón... El mismo que perdí Si olvidara a la que ayer Lo destrozó y... pudiera amarte... Me abrazaría a tu ilusión Para llorar tu amor... Pero, Dios, te trajo a mi destino Sin pensar que ya es muy tarde Y no sabré cómo quererte... Déjame que llore Como aquel que sufre en vida La tortura de llorar su propia muerte... Pura como sos, habrías salvado Mi esperanza con tu amor... Uno está tan solo en su dolor... Uno está tan ciego en su penar.... Pero un frío cruel Que es peor que el odio -punto muerto de las almas- Tumba horrenda de mi amor, Maldijo para siempre y me robó... Toda ilusión. Música: Mariano Mores. Letra: Enrique Santos Discépolo Desde el alma y con el corazón. Liliana Marcela Pèrez Villar.

domingo, 14 de mayo de 2017

¿Para qué M.O.V.E.R.S.E.?


El movimiento es una de las formas más primitivas y antiguas de reencuentro y descubrimiento entre los seres de humanidad. Para M.O.V.E.R.S.E. no es necesario tener “experiencia previa” de ningún tipo. Sólo es necesario tener ganas de entusiasmarse y comunicarse con otros, con nosotros mismos y con el sentido de la Creación, para lo cual, no hace falta ser bailarín, no se requiere de coreografías, sino conectarse con el ritmo, la cadencia de la música y la melodía. Dejar que esa música nos entre, nos renueve la energía, nos lleve y traiga por lugares y tiempos sin resistirla, entregarnos al movimiento sin “controlarlo” como una hoja al viento, para que nos alce del piso y nos haga caminar por el aire. Cada semana pasamos por un Centro distinto, (en yoga chakra). Y si logramos centrarnos en él durante la primera parte de la clase, entrenando la energía correspondiente a ese centro, tendremos la oportunidad de seguir avanzando y motivándonos, individual o grupalmente, gracias al estímulo de esa música cuidadosamente elegida, de acuerdo a lo que deseemos trabajar. Si en lugar de disponernos a “desarrollar músculos”, “sacar lomo” o lo contrario, “acumular grasa y gordura” o “anquilosar las articulaciones”, nos animamos a movernos, a hacerle caso al cuerpo, sacudir el polvo, la telaraña, el moho que llevamos acumulando por tanto tiempo, nos permitiremos ser guiados a vivir experiencias integradoras que incitarán el despertar a viajes personales, sociales, comunitarios y universales. Todo esto tan incentivado y valorado en nuestra sociedad actual, sólo nos sirve para acorazarnos, insensibilizarnos y “protegernos” de poder sentir. Tanto le tememos a darnos cuenta que somos vulnerables que seguimos creando paredes de músculos y/o grasa corporal a modo de caparazón donde escondernos de los sentimientos y evitar el contacto. Porque el contacto corporal sincero es una hermosa invitación a despertar hacia un sentido de solidaridad, en el real significado de la palabra, es decir, sin esperar nada a cambio, material o inmaterial. Despertar al sentido de UNIDAD, sin convertir a la vida en un mundial de football, donde hay que ir eliminando competencia, para poder ganarles a los demás. Lo mejor que nos puede pasar es dar con nosotros mismos, relacionarnos amablemente con el entorno, cambiando lo que tengamos que cambiar, sin esperar que cambien los otros y desarrollar nuestra comunicación con la Creación. Es muy difícil explicar con palabras lo que hacemos con el cuerpo, con los cuerpos. Cuando llegues a vivenciarlo vas a descubrirlo solo. Es una experiencia intransferible. Al M.O.V.E.R.S.E. se mejora la calidad de vida. El poder conectarse con la ALEGRÍA es una inyección de energía vital que repercute beneficiosamente en todo el sistema inmunológico. Al M.O.V.E.R.S.E. respetando las consignas del desarrollo de la clase, al transitar por movimientos diferentes a los que usualmente repetimos, vamos descubriendo nuevos caminos, zonas del cuerpo que ni sabíamos que teníamos, que nos van a conectar con la CREATIVIDAD sin que nos demos cuenta. A pesar de ser un movimiento con un sustrato físico (cuerpos) su práctica se manifiesta en los otros planos energéticos. Es de un valor incalculable en el ordenamiento emocional y afectivo y altamente instructivo en la evolución y cultivo de la Mente Inferior, (el intelecto) y la Mente Superior (Mente y Espíritu). No se trata de una técnica. Es una práctica integradora que amplifica la habilidad para relacionarse, expresarse y comunicarse. Es notable cómo con su ejercicio en el tiempo, se empiezan a percibir cambios de humor. ¡Los que nos rodean nos preguntan si nos hemos hecho un lifting, nos preguntan qué hicimos para estar así! Al M.O.V.E.R.S.E. lo estancado circula nuevamente y hasta las várices se van corrigiendo, los problemas circulatorios, intestinales, respiratorios, los dolores de cabeza, las artrosis, etc. mejoran notablemente o se curan. Debemos estar atentos al temor que genere el M.O.V.E.R.S.E. Generalmente el miedo se manifiesta en VIOLENCIA o en QUIETUD. Creemos que si no nos movemos, si nos quedamos quietos, el miedo no se nos va a notar. Pero la mejor manera de resolverlo es mirándolo de frente, aceptándolo y trabajándolo. Ya que es el mismo miedo, el primer paso de una escalera que, a la larga, bien puede conducir a la depresión. Al esconderlo, sólo cultivamos más miedo. Si encima de todo esto tenés tensiones, contracturas, problemas de concentración, apatía, falta de motivación, confusión, te cuesta relacionarte, dolores de cualquier índole, M.O.V.E.R.S.E. es una maravillosa manera de recuperarte, rescatarte y sanarte. Y a los varones que creen que esto es cosa de mujeres, (jajaja), empiecen a despertar de la educación machista. Pregunten a las mujeres que los rodean si prefieren un cuerpo tipo Schwarzenegger , en el que rebotamos al primer abrazo, o un cuerpo cuidado, conectado con los sentires, con un pecho cálido y brazos amorosos que nos reciben con ternura, blandura y no con rigidez. Un cuerpo trabajado es un cuerpo centrado, ni fofo y gordo, ni amurallado. Ni los varones son “maricas” por mover las caderas, ni las mujeres “prostitutas”. Si hemos sido creados a “imagen y semejanza” será porque eso es lo que se espera de nosotros. No lo desvirtuemos con excesos o deficiencias. Y esto redundará en un BIEN COMÚN hacia toda la HUMANIDAD enseñándonos a trascender discrepancias y disputas y a aceptar lo diferente.
¡No se lo pierdan! Los espero.
Desde el alma y con el corazón.
Liliana Marcela Pérez Villar.

domingo, 9 de abril de 2017

PASCUAS Y PESAJ

Una vez más. A poco que nos terminábamos la rosca de pascuas el año pasado y ya estamos acá de nuevo. Culminando un tiempo de cuaresma, cuyo significado y sentido no es necesariamente conocido por muchos. Pero ya hemos hablado sobre Pesaj y Pascuas en repetidas oportunidades. Pueden buscar en los archivos del Blog para esta fecha, quienes quieran leer un poquito más. Esta celebración donde todo está muy bien armado, materializado, merchandarizado, pero tan mal internalizado, tan desconectado de su origen. Más allá de las creencias, de las religiones, las identificaciones, hay un espacio donde cabe preguntarse sobre el concepto de lo material. No importa si se cree o no se cree. Replantearse la necesidad de reconocimiento, de prestigio, de dominio, esa necesidad de fama, poder y laureles, tan tentadoras al ego humano, ese propósito, ese reto al entorno, a la naturaleza y sus frutos. Ya que estamos y si no es mucho pedir, replantearse también la posibilidad de entrar en una etapa de predisposición sanadora, catártica de la energía nutricia, en relación a la comida, la respiración, la sexualidad, las emociones y sentires, los pensamientos, y una práctica diaria de meditación y de oración. Pero la propuesta sería “incorporar” este tiempo de silencio, de acallar los diálogos internos, de replegamiento y recogimiento, tiempo de cavilación, que en nuestro hemisferio viene además de la mano del otoño en su introversión. Decía, incorporarlo y asimilarlo a nuestra vida. Que persista más allá de una fecha en el calendario. Asociar Pascuas al Perdón, sòlo por unos dìas, es como una trampa que nos libera de la responsabilidad y posibilidad de un cambio. Y el cambio, es lo que siempre permanece. “Cambia…todo cambia…” Pero, lamentablemente, las Pascuas se han convertido en una buena oportunidad para salir de “vacaciones”, para comer como chanchitos…y uno se pregunta…-“¿Qué sentido tiene esta festividad?” En Uruguay, se la conoce como “Semana de Turismo”. Quiero decir: no hay una ley que obligue a nadie a creer en nada. Pero entonces llamémosle…qué se yo…”Carnaval” o “Salsa, Merengue y Cha Cha Chá”… o la Fiesta del fin de semana largo…. Son momentos en que me parece que, bien vale la pena preguntarse en qué se cree, en què no y ser coherente con eso. Algo que se practica muy poco, digo, la coherencia.
PASCUAS: tiempo de pasar de la opresión a la liberación. Recuerdo del sepulcro vacío, la resurrección de Jesús el Cristo: tiempo de pasar de la muerte a la vida.

"El primer día de la semana, María Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro. Echó a correr y fue donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo, a quien tanto quería Jesús, y les dijo: - «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto. » Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; y, asomándose, vio las vendas en el suelo; pero no entró. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo y el sudario con que le hablan cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: que Él había de resucitar de entre los muertos".
(Juan 20, 1-9)


Pesaj:es una festividad judía que conmemora la liberación del pueblo hebreo de la esclavitud de Egipto. El Séder de Pésaj, que es el orden o procedimiento correcto de la pascua, consiste en llevar a cabo una tradicional cena la primera noche de la festividad (las dos primeras en la Diáspora). Durante la cena, se relata la historia de la salida de Egipto, y se llevan a cabo varios brindis. Para la cena está prohibida la ingesta de alimentos derivados de cereales fermentados, como el trigo, la cebada, el centeno, o la avena. Para reemplazarlos se suele comer "pan ácimo", o matzá, en hebreo.La fiesta de Pesaj, acaece en el calendario Hebreo en el 15 al 22 de Nisan. . Este año 2017, Pésaj comienza la noche del lunes 10 de abril y termina la noche del martes 18 de abril. “Para estar parados como judíos se necesita de un trípode que es Pesaj” La respuesta de Eliahu, el profeta que aparece cada noche de Pesaj.
Judíos y cristianos coinciden en sus festividades y celebran desde sus creencias.
Mazal tov! JAG PESAJ SAMEAJ!
Liliana Marcela Pèrez Villar lilianamperezv@gmail.com

martes, 21 de marzo de 2017

RELACIONES

¡¿Cuántas veces nos quedamos en situaciones que tienen fecha de vencimiento, que ya vienen oliendo a rancio desde hace tiempo y haciendo agua por todos lados?! En la esperanza de recuperar lo sentido antes, en esa especie de nostalgia del futuro, en la añoranza de actualizar el pasado, permanecemos y transcurrimos al mejor estilo Eladia. A pesar de todas las pistas, de las evidencias, del malestar, de los malos tratos, de lo filoso del aire alrededor del cuello, a pesar de las lágrimas, de las manipulaciones, de las malas intenciones, a pesar de lo claro que pueda estar todo y de darnos cuenta, nos quedamos a la espera del milagro. ¡Y es una buena idea! Nosotros trabajamos por el milagro en el día a día. Pero no hay que perder la elegancia de retirarse 5 minutos antes del mal gusto o de la enfermedad. Son esos cinco minutos fatales que pueden significar la imposibilidad de mantener la gracia, en una relación que está rayando en la caricatura de lo que alguna vez fue, en caso de haberlo sido. Y uno sabe…sabe que hay algo desacomodado e incómodo ahí, que está entrando en ebullición como esa montaña perseverante en su forma, pero que encierra en su interior un volcán en erupción. Sale humo…caen piedras y lava…se escucha el temblor…pero resulta que preferimos pensar que es el ronroneo del gato. Y así “duramos”, echando raíces, quemados por la lava y con la soga al cuello como el perro de Pompeya. Palabras hirientes que salen de la boca disparadas como flechas envenenadas, agravios, descalificaciones, brotes psicóticos, llamas que lo incendian todo como si de gargantas de gigantes dragones se tratara. O su opuesto, esa actuación silenciosa añeja camuflada y manipuladora, que maneja todos los hilos y cabezas débiles con el dedo meñique. ¿Qué es lo que se pretende sostener desde ese lugar? Se dice que “el miedo no es tonto”. ¿Saben qué? A mí me parece que sí. Que el miedo es muy tonto y nos convierte en tontos a nosotros, porque nos maneja. Ese miedo a perder. ¿A perder qué? Bueno, Poder, el AMOR de alguien, una imagen, la cordura…en fin. ¡Como si en realidad fuera algo que poseemos! Para perder algo hay que tenerlo. Y es un hecho que no poseemos nada. Sólo la ilusión de poseer. Porque por más duro que suene, hasta la compasión necesita del rigor en algunas situaciones. FLEXIBILIDAD CON FIRMEZA. No hacerle pata al manipulador con su enfermedad. No convertirnos en su cómplice. Hay una puesta en escena en estas relaciones que todos ven generalmente, menos el implicado que cree que no se nota para nada. Y en el peor de los casos puede suceder que, realmente, sea tanta la escisión de su personalidad, que no tenga ninguna conciencia de lo que piensa, siente, hace o dice. No tiene nada que ver con lo que le pasa. Así como “el cliente tiene siempre la razón”, en este caso sería “La culpa siempre la tiene el otro”. Ni qué decir cuando hay problemas de comunicación y se arrastran rencores desde hace 20 años!!!! Imagínense venir a enterarse que hace 15 años le pisaste el pie a alguien cuando te tropezaste con la escalera y “nunca te perdonó” pero no pudo decírtelo a tiempo. Son relaciones donde los obstáculos ya no son de contenido, sino de relación. Y el olor a podrido sale por todos lados. A veces con conciencia, a veces sin o un poco y un poco. Cosas que pasan adentro, pero no se resuelven y se actúan en el afuera. “YO ESTOY BIEN. VOS ESTÀS MAL” y a esquivarle al bulto de la responsabilidad. No hay vocación de resolverlo o lo que es peor, no hay conciencia. Conclusión: gente enojada, frustrada, resentida, con un EGO herido muy grande y arrastrando su herida por el mundo como un estandarte destruyéndolo todo a su paso. Abismos interpretativos entre lo que uno dice y el otro entiende. Como si se hablara en idiomas diferentes. Sensación de traición o traiciones hirientes en las tinieblas. Digo entonces: ¿Vale la pena? No digo tirar todo por la borda ante el primer obstáculo, pero una vida obstaculizada y estancada de sufrimiento para aguantar qué? Se toman decisiones o no se toman decisiones, por falta de confianza. Se dan explicaciones que más tienen que ver con excusas o pensamientos perversos totalmente inútiles, que lejos de buscar una resolución, sólo atormentan. Desbordan los impulsos dejando llagas que no cierran nunca. ¿No sería más bondadoso retirarse sin camuflarse las caras? Brindamos cuando la vida nos juntó. Tal vez podamos brindar para seguir nuestro camino sin destruirnos. Lo que empieza como enfermedad, puede en algún momento convertirse en maldad. ¿Sabès que lo que no resuelvas en una situación, la vida te lo va a presentar en la próxima esquina para que de una vez, lo resuelvas y dejes de repetir? Si no resolvès, lo hacès eterno. Aquellos que se han sentido despechados, irán por el mundo provocando despechos y amenazando. Por favor, hay que trabajar sobre estos aspectos con la mayor cordura, prudencia y sabiduría. ¿Para qué ir por la vida dejando un tendal de cadáveres a nuestro paso por cobardía o falta de conciencia? Darse cuenta, disculparse y reparar el daño es un homenaje al prójimo. Y si no querès, no podès o no sabès, al menos no hagas daño. Insisto, hay que tener la elegancia de retirarse 5 minutos antes de la destrucción masiva. Date la oportunidad de hacer espacio para ver qué te tiene preparado la vida para sorprenderte. Aceptar cuando algo o alguien ya no encaja en tu vida, al menos de la misma forma, aunque en tus afectos siga estando siempre, es un síntoma de salud. ¿Para qué regodearse en el sufrimiento? Deponer las armas, hacerse cargo y renunciar a las pulseadas de poder, puede ayudar mucho a sanar vínculos, aunque la distancia sea lo más recomendable. Mucho mas recomendable que la falsedad, la psicopateada o las venganzas. No hay nada que demostrar a nadie si vos sabès quién sos y cómo te manejàs. Pero no te engañes justificándote. Siempre desde la total sinceridad y sin actuaciones. Para reflexionar y por el bien de todos. lilianamperezv@gmail.com FB: https://www.facebook.com/Anamcara-Centros-de-Energ%C3%ADa-51043297182/

miércoles, 8 de marzo de 2017

De una mujer...

¿Dónde está tu beso, Hombre? ¿Dónde el abrazo, la caricia que enamora, el aliento compartido? ¿Dónde quedaron tus hombros, tu pelo en pecho, tu cobijo, tu empuje y tu freno? ¿Cuándo se perdió tu instinto y se mezcló con el de ella, para parecerse más y más y tanto más hasta esfumarse en igualdades? ¿Qué fue de tu cortejo amante y pretendiente, tierno, apasionado, caluroso? ¿De la espera del milagro, de la entrega prodigiosa, de tu custodia de especie? ¿Qué destino fugó a tu estrella para que ya no levantaras la vista al Cielo? ¿Extraviaste el sendero del AMOR? Sólo queda el desvío. ¡Carteles luminosos te indican el error, la curva sinuosa, un alerta al rojo vivo! Y la bufanda de la inercia te arrastra por el hondo bajo fondo donde el barro se subleva. Barro tal vez...Ella escapa de si misma tras tu estrella, porque qué sabe de estrellas en las noches apagadas! Busca en vano tu esencia, y aunque sólo está la ausencia, es tu forma de estar, la de no estar en ella. Abriste tanto las manos por dejar de sujetar, que el viento te hizo volar sin calcular distancias. Y lejos, lejos te fuiste, por el país del despiste, despistado y a despistar. Perdido, incomprendido, incapaz de comprender y de poder trascender los daños de lo ocurrido. Y así quedaste, escondido, escondido de esconder, tu virtud, tu AMOR, tu SER y tus genuinos sentires. Pasaste inadvertido por el horror de la guerra, por la tortuosa miseria del prójimo y de vos mismo, para dar con un abismo que te rescate o te hunda. Pero nunca, nunca, nunca, dando un paso hacia el vacío, que te coloque en testigo de redención o de ofensa. Y cada vez que estás cerca, aparece tu villano, que te toma de la mano y decididamente...te aleja. Para no comprometerte, para olvidar la franqueza, para olvidar la nobleza de ser fiel y enamorarte. De Dios, de Juana, de Antonio, de un duende, de tu IDEAL. Pero ni bien encarás, a correr te echás volando, seguro para otro lado, para poder escapar. Y así te vas y te vas, siempre te vas espantando, amores y por menores, cuando te van a tocar. Es tanto lo que cuidás tu corazón camuflado, que lo tenés destrozado de tanto manipular. ¿Cuándo lo vas a entregar? El Cielo te está esperando en nombre de la Humanidad. ¡Quiero tu beso sincero, que me venga a despertar! ¡Somos tantos los que AMAMOS...no te nos hagas desear! ¡No te adaptes a lo absurdo! ¡No sigas al vendaval! ¡No te duermas sin sentido! ¡No te conformes quietito en tu humana comodidad! ¡Acercate despacito, abrazame y despertá! Desde el alma y con el corazón. Liliana Marcela Pérz Villar. lilianamperezv@gmail.com

martes, 28 de febrero de 2017

REINICIO DEL CICLO ANUAL DE ANAMCARA. COMENZAMOS ESTA SEMANA CON EL CENTRO BAJO DESDE EL CUERPO FÌSICO. ¡TE ESPERAMOS!

La Energía se transforma para transitar de una forma a otra. La Energía no se crea ni se destruye. Únicamente se transforma. (Albert Einstein). Por eso, la transformación de la Energía es esencial para que se den un montón de hechos en los procesos vitales. Un proceso vital se transforma en otro proceso y a partir de ahí se produce tal o cual forma, circunstancia o consecuencia. Esto genera un amplio espectro de variabilidades, perspectivas y posibilidades inherentes a cada uno de nosotros, en cada uno de los Centros de Energía y en cada uno de los Siete Cuerpos (o en algunos) en su aspecto positivo o negativo. Tal vez en el cuerpo físico, algún órgano, víscera, la sexualidad y sensualidad, los instintos emocionales, la capacidad de relacionarnos, de expresar nuestros amores, ternuras, deseos, la capacidad de escucha y de comunicarnos y la forma de interpretar lo que escuchamos y el sinceramiento a la hora de pensar, sentir, hacer y hablar, tanto como el referente, la estrella que nos guía, lleva y trae por la vida y la confianza depositada en ese Ideal. Hay una íntima relación entre todos ellos. Es como un proceso químico entre lo sutil y lo palpable. El fuego, disparador de la transformación, es el responsable de derretir esos glaciares que el Ser ha logrado construirse con el sudor de su frente, mal que le pese. El trabajo grupal de movimiento ayuda a desmoronar fortalezas defensivas, seguramente basadas en malas experiencias vividas y que terminan convirtiéndose en trampas, cuyas llaves hemos perdido. Ritmo, cadencia, melodía, respiración, expresión, movimiento, quietud, relajación, meditación, el ser y el no ser. Dejarse IR. El paso del caos, la angustia, el miedo, la violencia, hacia la ternura de los afectos, de lo relacional. De la disonancia, el ruido estridente, la imprevisibilidad, el desorden emocional, la confusión, el desequilibrio, la fractura emocional, los instintos alterados, hacia una integración armónica. De los movimientos espasmódicos, tensos, rígidos, bruscos, cargados de violencias viejas reprimidas o no, a movimientos concatenados, suaves, flexibles, a la sencillez del desplazamiento ilimitado. De la desorganización, la desprolijidad, la extenuación, hacia una creatividad vital con nosotros mismos, con el entorno y con la Creación. La Fuerza es interna. La sonrisa es interna también. Sólo se trata de dejarlas manifestar. ¿Por qué interpretar a la oportunidad de transformar las dificultades en facilidades como algo “peligroso”? Poder abstraerse de la vorágine de este mundo que estamos viviendo y llegar a sentir, percibir, conectar con quien habita ahí dentro, es el peregrinaje espiritual más maravilloso y está en nuestro interior, ahí nomás, al alcance de la mano o del alma. Imaginate por un momento un encuentro entre dos fuerzas genuinas, sin roles prescriptos, sin personajes, dos esencias, abstraídas del mundo exterior, dos respiraciones, dos almas o tres, o nueve o diez…un encuentro que nos inspire a recordar quién está ahí, originalmente, sin condicionamientos externos, sin contaminación social o intelectual, sin presiones ni presunciones. Finalmente, encontrar un camino que nos resuene en cada latido y comprometernos con él. Comenzamos esta semana el recorrido de nuestro camino anual. Si bien ANAMCARA está siempre abierto en todas sus actividades y consultorio, hay un ritmo que empuja de atrás,que culminó la semana pasada y reiniciaremos en esta. Muy buena oportunidad para todos los ANAMCARAS que quieran retomar o quienes deseen conocernos y sumarse a nuestro camino. Los esperamos a todos con los brazos abiertos para las primeras clases con el Centro Bajo desde el Cuerpo Fìsico. Desde el alma y con el corazón. Liliana Marcela Pèrez Villar. lilianamperezv@gmail.com