viernes, 11 de enero de 2013

MIEDOS Y DESEOS VAN DE LA MANO.

Sábado pasado, en plena clase de M.O.V.E.R.S.E. (Movimiento Energético Expresivo Rítmico Sensible). Suena el timbre. Para no cortar el clima de trabajo alcanzado, una alumna participante sale del salón y atiende el portero eléctrico. -“POR FAVOR CON LA PROFESORA” (eso ya la posicionaba como desconocedora del tema, ya que PROFESORA es una palabra que no refleja la intención de nuestro trabajo) -DISCULPE SEÑORA, PERO EN ESTE MOMENTO ESTAMOS EN CLASE Y NO LA PUEDE ATENDER. ¿Necesita algo? Se lo transmito cuando terminemos, si le parece bien. -¿PERO QUÉ ES LO QUE ESTÁN HACIENDO USTEDES AHÍ ARRIBA? ¡PODRÍAN TENER MÁS RESPETO POR LOS VECINOS EN LUGAR DE ESTAR GRITANDO COMO LOCOS! -SEÑORA, NO SON GRITOS, ESTAMOS CANTANDO. ESTO ES UNA CLASE. La gentileza, amabilidad y claridad en la respuesta, desubicó a alguien que llegó quejándose a los gritos, de “gritos” que en realidad eran cantos. Acusó de falta de respeto al ejercicio de la Danza y el Canto, faltando el respeto y se encontró con una persona que, tal vez justamente por lo que estábamos trabajando en la clase, la atendió con absoluto respeto, cordialidad y hasta simpatía. Sólo hubiera restado que además de la maravillosa acogida y respuesta que recibió, se la hubiese invitado a participar. Sí, que entrara, se descalzara, cambiase la bronca por una apertura y se permitiera RENOVARSE, airearse y socializarse desde otro lugar. Ese gran deseo de hacer algo que evidentemente desea hacer, y como no se anima, ya sea por mandatos culturales o presiones familiares o propias, o por lo que sea, y como no lo hace, se enoja, se ofende, se queja y critica. La señora cuya cara ni conocemos porque gritaba por el portero eléctrico, aunque se la escuchaba perfectamente sin él, conocía hasta el horario de las clases, que aclaro además que son los sábados al mediodía y los jueves a la tardecita. No interrumpimos el ritmo, lo que hubiera dejado entrar un malestar general, preocupación, enojos, etc, hubo una sonrisa cómplice en el grupo, casi misericordiosa y todo siguió su rumbo naturalmente. La verdad es que nos olvidamos del tema por completo y no se habló más. Al no haber dejado entrar el drama innecesario y entendiendo que podría alguien sentirse molesto por la música (ruidos) e inquieto (por lo que estamos haciendo ahí arriba), bajamos un poco el volumen de la música, que no estaba alto y continuamos sin engancharnos con la violencia de la situación. Quiero aclarar que como es una casa muy antigua, no hacemos tampoco ruidos en los pisos y que la parte más álgida de la clase, no dura más de media hora, ya que el resto es aflojar, relajar, respirar, disfrutar , meditar y reposar. Los deseos ocultos, reprimidos, generan tanto temor, que se convierten en broncas y prejuicios. ¡Vaya uno a saber qué estarán haciendo esos locos que gritan, saltan y encima se divierten!!!!! ¡Si aún algunas personas siguen creyendo que estamos desnudos! En eso tienen parte de razón. Hay cosas que sólo se logran al desnudar el alma. Pero ese tipo de desnudo es cosa de valientes. Nos enseñaron a PARECER Y NO SER. Y cuesta mucho plantearse un cambio allí, donde hay tanto apego, tanto arraigo socio-cultural-familiar. Mejor ocultar, tapar, disimular, mentir, enfermarse, que atreverse a SER. Hasta incluso parece estar reservado para cierta edad de la vida. Como si un adulto debiera privarse de SENTIR, JUGAR, EXPRESARSE, BAILAR, CANTAR, MOVERSE porque si lo hace es un desubicado o “YA ESTÁ VIEJO PARA ESO”. Así se condenan unos a otros a mundos cada vez más limitados y por ende, más comprometidos desde la salud. La salud física, energética, emocional, relacional-afectiva, intelectual, mental y espiritual. Debe haber una RESTRICCIÓN PARA LA RESTRICCIÓN. EL PREJUICIO ES FUNDAMENTALMENTE FALTA DE EXPERIENCIA. Se critica la homosexualidad, hasta que te enamoras de una persona del mismo sexo. Y ahí…ah bueno, pero es que “yo no sabía”…”nunca me había pasado”…”a mí eso no me va a pasar jamás porque hay que tener una debilidad para tal o cual cosa, un costado flaco, una familia disfuncional…” ¡Nooooooooo! Mentiraaaaa. ¡Sólo hay que tener dos agujeritos en la nariz! … Se critica a quien tiene una adicción, pero no se reconocen las propias adicciones, a la comida, a comprar compulsivamente, a criticar, a pintarse las uñas con puntitos verdes… Se juzga a quien se divorcia (sólo un par de veces) pero se acepta la infidelidad en secreto… Se descalifica la prostitución, pero se eternizan matrimonios basados en conveniencias Y/0 apariencias. La cosa es que se respete lo socialmente establecido, aunque oculte interiormente promiscuidad. Por lo tanto, la recomendación sería que UNO NO PUEDE IR POR EL MUNDO HACIÉNDOSE CARGO DE LAS INSEGURIDADES AJENAS. NO PRETENDAMOS CAMBIAR A NADIE. AÚN DESDE NUESTRO ROL DE TERAPEUTAS, DE AGENTES DE LA SALUD. PORQUE EL ARRAIGO ES MUY FUERTE Y NO TODOS QUIEREN CAMBIAR, PUEDEN CAMBIAR O SABEN CÓMO. Y ADEMÁS, SÓLO NOS LIGAREMOS UNOS CUÁNTOS MALOS RATOS, porque en la mayoría de los casos, quien llega a una clase, a un consultorio, sólo busca calmar dolores físicos y no desea aceptar, ni siquiera hablar de la relación con los demás planos energéticos de enfermedad, tanto o más importantes a veces, que el plano físico. La ENFERMEDAD ES LO QUE NO VEMOS Y POR ESO ENFERMAMOS. HAY QUIEN DESEA ENTERARSE DE LO QUE NO VE Y HAY QUIEN PUEDE DEFENESTRARTE O DESCUARTIZARTE NI BIEN SE LO MENCIONES. Y lógicamente, si su dolor físico no desaparece mágicamente, es falla del sanador. Todo sería mucho más fácil si no existiera el prejuicio, la necesidad de ser el o la mejor en lo que sea, si no se respondiera a presiones impuestas desde afuera y por una vez en la vida, cada uno se ATREVIERA a SER SINCERAMENTE GENUINO. El temor a ser juzgado cruelmente tiene que ver con el pensar que, seremos juzgados con la misma vara que juzgamos. MIEDOS Y DESEOS VAN DE LA MANO. CUANTO MÁS DESEAMOS ALGO QUE REPRIMIMOS, MÁS MIEDO PRODUCE Y MÁS CRÍTICA. Me quedo con la frase simple, educada y maravillosa de Mariela: -“Sra, no estamos gritando, estamos cantando” Y agrego: -“¿Quiere subir?”
Desde el alma y con el corazón. Liliana Marcela Pérez Villar. lilianamperezv@ gmail.com Unite a los grupos de FACEBOOK: ANAMCARA CENTROS DE ENERGÍA Y ANAMCARA ESCUELA DE CENTROS DE ENERGÍA.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal