domingo, 25 de febrero de 2018

Aborto. La trampa.

Hay preguntas muy tramposas. Preguntas que no dan lugar a la reflexión, a una apertura hacia otra posibilidad que no sea un si o un no. Que si te emboscan, generan una situación de rincón, como una rata atrapada en el ángulo de dos paredes. No tiene salida. Preguntas que están planteadas como una manipulación. ¿Quién puede estar “a favor” de un aborto? Planteado de esta manera, pareciera haber gente a quien le encanta hacerse abortos. Son como cláusulas leoninas (diría mi vieja). Como si una mujer se levantara un día y dijera: “Qué bueno estaría hoy hacerse un aborto!!! Con este sol!!! Seguramente, quien juzga semejante decisión ajena, nunca se encontró en una situación parecida. No por ser buena o mejor que “esas”, o por ser casta y pura o porque nunca hizo esas “cosas”. No no no. Sino porque ha tenido la inmensa fortuna de que la vida no la pusiera en esa situación tan sufriente, tan traumática. Quizás la puso en otras peores, pero es muy distinto cuando se trata de uno. Ahí, las excusas abundan. El problema es cuando le pasa a otro. Tampoco porque Dios le haya mandado un castigo por hacer “cochinadas” o porque se la haya buscado. Al menos el Dios en el que creo, es un Dios bondadoso, amoroso, generoso, que no anda espiando a través de las cerraduras de los dormitorios lo que hacen los seres de humanidad y mucho menos les desea un daño. Las pruebas que tu Dios te mande son para que aprendas, decidas, crezcas, no para castigarte o premiarte. Eso está en manos de los HUMANS. Obviamente, hay una situación ideal. Si todas las personas en edad fértil tuvieran la conciencia necesaria, si se superara la ignorancia primordial y se evolucionara en todos los aspectos, seguramente, no habría embarazos no deseados (ponele). Algunos apelarían a los preservativos, otros a las fechas, otros al diafragma, espiral… Cada quien a lo que mas confianza le genere y a sus creencias. Si se cuidaran los recursos naturales no habría faltante de agua, si se desarrollara la bondad superior en pos del bien común, el mundo sería distinto. Si no se consumieran pieles, colmillos, hormonas de animales en vías de extinción, no se cazarían tantos animales; si no se comiera de mas, no habría tanta obesidad; si no se cosechara tanto rencor, no habría tanta venganza… ¿Sigo? Podemos pasar todo el día mencionando ejemplos. Pero las evidencias contundentes nos están demostrando y alertando sobre una realidad cotidiana que excede la moral, la religión y las creencias. La cantidad de vidas de niñas, adolescentes y mujeres adultas que, por distintas circunstancias, dejan su vida en condiciones infrahumanas y a veces, en una soledad pavorosa, crece. Y ahí, frente a los hechos cotidianos, la pregunta queda obsoleta, rancia. Entonces, cabe preguntarse: ¿Qué hacemos con estas mujeres-niñas-adolescentes? ¿Las juzgamos, criticamos, castigamos y abandonamos a su suerte? ¿Las tratamos como ciudadanas de segunda categoría? Alguna vez escuché a un gran Maestro mío decir: “Cuando no sepas cómo actuar, preguntate cómo actuaría Dios en tu lugar”. ¿Ustedes creen que existe algún Dios, Buda, religión o creencia que realmente actuaría de esta forma? Así es como queda planteado en estos términos. Si te sentís parte de esta sociedad en la que viviste toda tu vida, vas a tener que hacerte cargo y dejar de condenar. Por la sencilla razón que el aborto no es un tema de morales o culpas o falta de AMOR a la vida. ES UN TEMA SOCIAL. Y como tal, te incluye. He pasado toda la semana hablando en el consultorio sobre este tema con distintas personas, convirtiendo las sesiones por momentos, en una especie de seminario privado. Claro que tengo mi posición personal, que ha cambiado a través de los años. Pero no creo que sea importante “mi” opinión, sino abarcarlo con una amplitud de alcance que me coloque en cualquier posibilidad. También es delito robar y consecuencia de crianzas, carencias, enfermedades, maldades, del mismo modo es un tema social. Pero por eso no vamos a decir: “Pobrecito, déjenlo que mate porque tuvo una niñez traumática!”. No. Primero hay que generar espacios de educación, contención, protección e inclusión, que por el momento no existen. La cárcel es una especie de Universidad del delito profesional. Es promiscua, perversa, traumática. Pero separemos a esa persona hasta ver si es recuperable mientras tanto, para que no haga mas daño. Eso si, es nuestra responsabilidad cambiar las causas que llevan al delito para que no exista y trabajar en encausar la recuperación. El sólo hecho de conceptualizarlo como delito, le da entidad como tal. Bueno, con el aborto pasa lo mismo. La pregunta no es si estás a favor o en contra. Sino qué hacer para que lo que ha venido pasando desde la prehistoria y por diferentes y patéticos procedimientos, y sigue sucediendo hoy, disminuya y de protección de toda índole para que dejen de morir mujeres por esta causa. Te sugiero que te bajes del púlpito, te mezcles con nosotros, los pequeños mortales del planeta y en lugar de opinar, juzgar, condenar, despreciar y descalificar, te tomes tu tiempo para sentarte a hablar con quienes hayan pasado por semejante experiencia. Tal vez, te des cuenta que aún las sobrevivientes, tienen una parte muerta dentro suyo con cada aborto. Con eso hay que vivir toda la vida. Calculando la edad que tendría hoy un hij@, si sería varón o mujer, cómo hubiera sido su vida o la propia con su existencia, qué cosas habrían sido diferentes si…Cuestionándose una y mil veces porqué, porqué permitió que la llevaran a abortar, porqué se sometió al miedo de terminar en la calle, porqué no se arriesgó a pesar de una enfermedad, porqué no lo tuvo igual a pesar de haber sido abusada, porqué no buscó otra ayuda, porqué, porqué, porqué…A veces, un aborto es realizado, forzado o inducido por aquellos que lo condenan o provocan, sexualmente, psicológicamente o comercialmente. No les parece mucho peor que tantos bebès recièn nacidos terminen en contenedores de basura o el inodoro de algùn baño pùblico? No es acaso mucho peor que mueran adolescentes desangradas por introducirse objetos punzantes que interrumpan sus embarazos o mujeres asesinadas "sospechosamente" justo cuando quedan embarazadas? Por supuesto que estamos a favor de la educaciòn, inclusiòn y todas las iones que quieran antes. Pero èsto està pasando por mas que lo neguemos y miremos para otro lado. Cuando te preguntes : ¿"Còmo puede una madre abandonar a un bebè y dejarlo morir asì"?. Acordate, que vos hiciste lo mismo y abandonaste a esa madre a su suerte como si no tuvieras nada que ver. Preferiste pensar desde el prejuicio y no entendiste què està pasando. Ya dejen de mostrar fotos horrorosas de embarazos de dos o tres meses, dejen de repetir frases que suenen lindo!. Nadie deja de fumar porque le muestren pulmones de alguien que falleciò por cancer de pulmòn. Eso tamnièn es perverso, promiscuo. No asusten!!!!!!!! El miedo es muy mal consejero. No se sientan superiores. Pònganse en el lugar del otro. Me preguntaba hoy, si la sociedad serìa tan crìtica en este punto, si los embarazados fueran varones. Estoy mas a favor con la famosa frase de la Madre Teresa de Calcuta a esta altura de mi vida:"Si no lo quieres tener, dàmelo a mì". Agregarìa si no puedes tenerlo. Pero soy conciente que si no se cambia la postura de la inquisiciòn, se seguirà condenando a estas mujeres a la hoguera sin ningùn cargo a la sociedad, que lejos de hacer algo por ellas, las acorrala y responsabiliza como si fueran monstruos. Esta vieja costumbre de entender las cosas solamente cuando te pasan a vos. Y no responsabilices a Dios. El jamàs harìa, dirìa, pensarìa o sentirìa como vos. Aunque tanto se ha matado en su nombre, que no me extrañarìa. Debemos hacer un cambio de paradigma en relación a este tema, o seguiremos estancados en una espiral moralìsta que nunca resuelve nada o peor aún, empeora día a día. Por mas elaborado que alguien crea tener el haber pasado por el tema aborto, siempre hace ruido desde algún lugar. Aunque se de por superado y mucho mas cuando atormenta. Conozco mujeres que han sido llevadas por sus propios padres a realizar abortos, de los que después se avergüenzan!!! Les preocupa más su imagen que la vida de su propia hija. Y eso, no debería también ser considerado un aborto?. La muerte de lo que aún está vivo: lo siniestro. Dolores eternos con los que muchas mujeres deben aprender a vivir y generalmente en silencio. Ayudaría que cada uno se responsabilizara por la parte que le toca. Sí, vos también

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal