domingo, 6 de junio de 2010

INÚTIL...presentarse sin documentos.


Hace unos días escribí en el muro de FB: “Buen viaje al negro Juárez, a quien vi debutar cuando tenía unos 14 años, con mis viejos, en Caño 14. Estrenó "Mi bandoneón y yo". En la locución: "Silvio Soldán", en el violín: "¡¡¡¡¡¡¡¡¡Orlando Marconi"!!!!!!!!!!! Y el maestro Goyeneche al canto. ¡Qué noche Teté! La misma noche que el Polaco me apadrinó en mi carrera como cantante, junto a Ruth Durante, gracias a la intervención de Mario Torres”. Para mi sorpresa, esto despertó una serie de comentarios que no esperaba. Me quedé pensando y también lo comenté en FB, que por momentos guardo la sensación de ser una especie de Matusalén, cuando en realidad, aún soy muy joven. Esta impresión de haber reencarnado varias veces en la misma vida. Pero más allá de eso, la posibilidad de estar en contacto con esos artistas tan amados por todos, a un metro, dos metros de distancia. Ese clima inolvidable que se generaba a través de los sentidos. Ese negro tan buen mozo, bandoneón en mano, traje gris impecable, con esa estupenda voz, escuchando hasta su respiración, sudando con él en cada acorde, cruzando miradas, compartiendo y vibrando en la misma sintonía con cada uno de los que allí estábamos…sentir…sentir la carraspera del polaco, parado al lado de tu mesa, cantándote a los ojos…ese contacto directo, ese compartir tan de cerca un mundo apasionante…Sin duda que un Vélez, un River, un Luna o un Obras, tienen su encanto también. Pero esa sensación de intimidad que se vivía en lugares como Caño 14, como Los Dos Pianitos, como Chez Tatave, La Casa sin tiempo…no puede compararse con un Diego el Cigala en el Grand Rex, cuando tuve que preguntarle a una amiga, cuál de los cinco puntitos que se veían mover allá abajo, era él. ¡Y eran salidas accesibles! Como ir hoy a cenar o a un teatro. Los que anduvieron la noche para entonces, saben que era así.
Recuerdo llegar a Chez Tatave, Córdoba casi Florida, el amable y afectuoso Tatave Moulin nos introducía en una especie de túnel del tiempo, en un rinconcito de París, con su ropaje y cara pintada, su remera a rayas, en esa combinación de aromas de cocina y música de acordeón. El humo del cigarrillo, que en ese entonces no me molestaba como ahora, las luces y los personajes bizarros, era como entrar en un mundo de fantasía, algo que no se podía encontrar en otro lugar. Esa soupe d'onion, (que con la excepción de la que hacía Picky) era la mas deliciosa del mundo. Y además, el único lugar del universo, donde se me podía ocurrir pedir “soupe d'onion” si tenía hambre (me salvaban las tostaditas). Era feliz y libre en lo de Tatave. Ahora que me pienso en ese momento, imagino mi cara con la boca abierta, maravillada por lo que veía, sorprendida, interesada. Los Dos Pianitos, en San Telmo, era otro estilo. Para aquellos que conocen de música… ¿Se imaginan festejar su cumpleaños con Hernán Oliva tocándoles el violín, sentado a su mesa? ¿Con el Maestro Yani al piano? Una buena copa de vino para nosotros, para Hernán… ¡Unas cuantas mas, jajaja! Y una rica picada. Miles de anécdotas que iba relatando a través de toda la noche, sobre Oscar Alemán, su mamá, New York, hasta que las copas lo iban enmudeciendo y haciendo uno con su violín. ¡La casa sin tiempo y sus cantantes! Tenía un cartel en el baño, a la altura de la vista, cuando se estaba en el trono, que jamás olvidaré porque en su momento me impactó: “No pierda el tiempo: PIENSE”. Imagino lo maravilloso que sería para muchos de nosotros, poder ir hoy, a algún lugar tranquilo, íntimo, sentarnos a una mesa con amigos, con nuestra pareja y que esté El Flaco (Spinetta) cantando “Barro tal vez”, o Pino Marrone tocando “Chelsea Bridge”, o Luis Salinas interpretando “Cuenta conmigo” en entrañables y profundas charlas interminables…de sólo pensarlo…se me hace agua el oído… el alma. Pensaba hoy si sería posible deducir unos pesos del vial costero de Vte. López, pedirle a algún fabricante de chocolates o a algún conductor televisivo un subsidio o medio subsidio, como para que estos lugares tan necesarios para la salud y el regocijo del alma, puedan reencarnar y vivir de nuevo.
Desde el alma y con el corazón.
Liliana Marcela Pérez Villar

5 comentarios:

A las martes, junio 08, 2010 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Chez Tatave era lo mas.
Lleno de marineros siempre.
¿Te acordás?
¿La remera a rayas roja y blanca de Tatave?
Gracias por los bellos recuerdos Liiana.

 
A las domingo, abril 22, 2012 , Anonymous miri ha dicho...

Me encantó tu comentario. bajando música francesa me acordé de tatave! y lo busqué y te encontré!
tal cual, ese lugar en el centro, que además quedaba levemente bajo nivel, lleno de humo. Uno se sentía en París o en Marseille! Su paté de foie era lo más! Y el humo del cigarrilo que, coincido no solo no me molestaba sino que fumaba Parisiennes y si alguien tenía Gauloises, pero franceses, tanto mejor!
NO sé cuántos años tenés, yo pasé recién los 50; creo que estos lugares existen aún quizás no toquen esa música,nuestra música con la que empezamos a descubrir el mundo, obviamente! pero se puede encontrar una nueva identidad....
esto, para mí, era lo que tenía: el sabor de estar descubriendo cada vereda de la ciudad.....
Nosotros solíamos comer al mediodía y a la noche en Los Teatros, donde musicalizaba, directamente en el piano, Stampone! Te hablo del siglo pasado, pero de la última década! Era un lujo total! almorzar un mediodía, en medio del trajín del centro, ingresar a ese restaurant todo vidrio y espejos y boiserie, y un piano acogedor....
Por suerte, tuvimos el honor de compartir esos momentos....

 
A las domingo, abril 22, 2012 , Blogger Liliana Marcela Pérez Villar ha dicho...

Qué hermoso comentario Miri, me encantó! También me paseaste por varios recuerdos. Supongo que Miri, será de Miriam, no? Te respondo que tengo 54 años, o sea que andamos bastante cerca en edad. Si llegaras a encontrar a Tatave (lugar obvio) o algo similar, me encantaría que me escribieras y me contaras, puede ser?
Te paso el link de uno de los grupos nuestros en Facebook para que te unas y podamos interactuar por ahí si te parece. Gracias. Un beso. Liliana

https://www.facebook.com/groups/65664583218/10150977476863219/#!/pages/Anamcara-Centros-de-Energ%C3%ADa/51043297182

 
A las miércoles, octubre 19, 2016 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Existes aun ese lugar? fui hace muchos a
ños y recuerdo alguien que tocaba la acordeona tipo marin feancès.

 
A las domingo, octubre 23, 2016 , Blogger Liliana Marcela Pérez Villar ha dicho...

Creo que no. No sè a quièn dirigirme porque no dejaste nombre, pero si llegàs a enterarte que sì existe, por favor, me encantarìa que me contaras. Gracias por tu mensaje.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal