viernes, 8 de marzo de 2013

DE MUJERES

Bueno, difícil que llueva para el gusto de todos. Como siempre, cada uno tiene una idea diferente en relación al día que se dio en llamar “DE LA MUJER”. Circula por internet en estos días, la información histórica en relación a lo sucedido por aquel 8 de Marzo de 1908: “En 1908, 40.000 costureras industriales de grandes factorías se declararon en huelga demandando el derecho de unirse a los sindicatos por mejores salarios, una jornada de trabajo menos larga, entrenamiento vocacional y el rechazo al trabajo infantil”. “Durante esa huelga, 129 trabajadoras murieron quemadas en un incendio en la fábrica Cotton Textile Factory, en Washington Square, Nueva York. Los dueños de la fábrica habían encerrado a las trabajadoras para forzarlas a permanecer en el trabajo y no unirse a la huelga. El 8 de marzo es día de conmemorar y no de festejar”. Mi hija adorada me etiqueta en FB y sube “Mujeres” canción de Arjona, que sólo disculpo porque viene de parte de ella! Cris, amigo de la adolescencia, pregunta: “¿Por qué los hombres no tienen un día del hombre?”. A lo que respondo: “¡Porque tienen 364 días!”. ¡Y cuidado con esto! De ninguna manera significa ser anti-hombre! Todo lo contrario! A mí, como diría Nacha: “Me gusta ser mujer…” Lo que sucede es que en todos los ámbitos, más allá de la relación varón-mujer, las experiencias vividas no muy felices, van condicionando la manera de vincularse. Y si tal o cual vez, pasó esto o aquello y me dejó arañazos, mordidas, dolores e infortunios varios, la prudencia y el deseo de no repetir, se van haciendo carne y hasta evitativos. Las vivencias en relación a los hijos, que siempre son un gran tema, también son determinantes en las nuevas relaciones, consciente o inconscientemente. Porque cuando hablamos de hijos, todo se potencia. Fuera de las teorías y filosofías, cuando entran los hijos en cuestión, las teorías maravillosas deberían tener un paréntesis. Los biológicos, de crianza, por adopción del corazón y el alma…especialmente, algunas mujeres que tenemos millones de cordones umbilicales, casi usinas, que vamos por el mundo como surtidores, olvidando a veces otros aspectos sutiles de nuestra feminidad, porque hay un límite hasta para los malabaristas! Con eso de estar haciendo girar tantos platitos en el aire con los palitos, como en los circos chinos, hay que correr para que no se te vengan todos abajo. Cuando se gira el último, ya se te empieza a caer el primero! Las convivencias en general, se hacen cada vez más complicadas con esto de la competencia, la necesidad de mandar, de dominar, de ser el que sube la cabeza más alta, los celos, las envidias…EL PODER. Las disputas de PODER entre parejas, supuestas amistades, colegas, familiares hacen los vínculos poco deseables y confiables. Se huye de las experiencias previas. Se evitan. Se confunde el YO SOY SUPERIOR con el yo soy humano y eso es muy desagradable como para quedarse. El compromiso deja de ser desde el AMOR y se convierte en formas de esclavitud, de sometimiento, de obediencia indebida. Cada uno quiere imponer su voluntad y la comunicación va desapareciendo. Nadie escucha a nadie. No hay más lecciones que aprender. “SHO me las sé todas”. “¿Me vas a enseñar a mí?”. Se acuerdan de: “A papá mono, con bananas verdes?” Si parece una de Francella, no?. Y el AMOR se pierde. Pierde su categoría de CON-SAGRADO. En cualquier tipo de vínculo. Sencillamente porque aparece el MIEDO. ¿Miedo a perder a alguien o algo? Aunque sea imaginario… ¿Miedo a perder la razón?... ¿Miedo a no ser reconocido como un ser perfecto, aunque sea un neurótico perfeccionista obsesivo? ¿Miedo a que se enojen y se vayan? Y así, cada vez hay menos encuentros sinceros y huídas por doquier. La mujer, que históricamente ha sido abusada sexualmente, laboralmente, socialmente, violentamente, que ha sido un objeto de descarga en varios sentidos desde que el mundo es mundo, ha aprendido a sobrevivir emulando el modelo masculino, para defenderse de una sociedad donde las reglas han sido puestas por el varón. Y ya sé que hay montones de mujeres presidentes de países, empresas, de familias…pero es como decir que ahora “un negro gobierna a EEUU”. Son excepciones que sólo confirman la regla. Quiero aclarar que esto no va en contra de nadie. Todo lo contrario. Es a favor de todos. Y conozco varones sensibles que son conscientes de esta cultura, víctima de víctimas (machistas tal vez) y que buscan caminos de diferenciación de esas conductas. Y cuando no saben…bueno…preguntan. Y lamentablemente, sigue habiendo de los otros, que aunque niegan y no se reconocen en estos aspectos, tienen una descalificación constante de la mujer, desde sutilezas y manipulaciones, hasta golpes, asesinatos y la que está más de moda, el fuego. Lo que es inentendible es que siga pasando y cada día más ante la indiferencia del mundo. Sin olvidar la famosa ley fría, de indiferencias, silencios, manipulaciones para hacer sentir culpable o para tener tiempo de avanzar en la vía de destrucción verbal dentro del entorno, cosa de no hacerse cargo y dar vuelta la tortilla ensuciando tranquilamente y cayendo “bien parado/a”. Ser MUJER en EEUU, ARGENTINA, SUIZA, no es lo mismo que en otras partes del planeta, donde son objeto de vejaciones tortuosas diariamente. Las mujeres necesitamos del varón como complemento. No los necesitamos para que nos mantengan, nos “saquen” como aún se sigue escuchando, o una sarta de estupideces y burlas que no cesan de circular. Los necesitamos como compañeros de ruta. Para mirar juntos hacia adelante. Cada burla, cada descalificación, cada muerte, golpe, quemadura, deja una huella eterna en el genoma humano. Los necesitamos para RECORDAR y RECREAR el PARAÍSO en la TIERRA. Y ustedes nos necesitan a nosotros. Hay algo más bello que una mirada cómplice silenciosa? Crecer porque le hundimos la cabeza en el fango a otro, no es crecer. Es emparejar para abajo y empequeñecer. Así, la mujer aún hoy, sigue funcionando a veces, como un ser utilitario. Y las relaciones que puede establecer son día a día más lejanas. Llegan a un punto y ya… Ahí se empiezan a oír voces de “ya no hay hombres”. Aclaro que no hablo desde la experiencia personal. Este Blog está basado en años y años de atención en consultorio, grupos de todo tipo, consultas populares y en todas partes del mundo. Mujeres de varios continentes, no sólo el barrio, eh! Para quienes crean que este Blog es utilizado como catarsis, pueden comenzar a cambiar su punto de vista. En realidad, si a mí me pasara todo lo que escribo, no tendría tiempo ni para dormir. Es el resultado de la escucha, el acompañamiento a pacientes, alumnos/as, amistades, lecturas e investigaciones. Sería lamentable que, por falta de experiencia, que es la madre del prejuicio, se INTERPRETARA subjetivamente la intención del mensaje. Eso ya no sería asunto mío. Un hombre machista es muy desagradable, pero una mujer machista es absolutamente imperdonable. Varones y mujeres estamos en este mundo para AMARNOS, RENOVARNOS, ACOMPAÑARNOS Y APOYARNOS, no para COMPETIR O AGREDIRNOS. Desde el alma y con el corazón. Liliana Marcela Pérez Villar. lilianamperezv@ gmail.com Unite a los grupos de FACEBOOK: ANAMCARA CENTROS DE ENERGÍA Y ANAMCARA ESCUELA DE CENTROS DE ENERGÍA.

1 comentarios:

A las miércoles, mayo 22, 2013 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Estamos en el mundo para amarnos,apoyarnos,compartir,gracias Li,Inés

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal