domingo, 8 de junio de 2014

MACHU PICCHU Y CENTRO BAJO

Pocos lugares en el mundo fusionan ese toque mágico y a la vez soberbio, la intervención de la mano del hombre con el dramatismo de la belleza salvaje natural. Una invitación a los peregrinos estelares de cualquier creencia, religión, raza o cultura. Lo que hace distinguidamente curioso la manera de reverenciar y ofrendar cada quien, desde su esencia. Tal despliegue escénico magistral y grandioso es una incitación al canto de mantras, oraciones, cánticos, meditaciones y todo tipo de honras, que a pesar de no coincidir con el modo de ofrenda de los pueblos originarios andinos, son una vía de expresión de AMOR DEVOCIONAL y GRATITUD y un alivio para expresar la sobredosis de sensaciones y emociones que despierta el display magnánimo y sorprendente frente al humilde humano y sus sentidos. Hemos visto gente llorar muy conmovidos al bajar de los micros, solitarios bajo algún techo improvisado en los codos del camino a pie, fumadores meditando, inconcientes con la cabeza y brazos colgando hacia el abismo, otros saltando al borde del precipicio para que les tomaran una foto, en fin, de todo un poco. Me impresionaba la necesidad de algunas personas de poder manifestar lo que sentían como fuera, porque por momentos es desbordante. Y en el afán de expresarse, no reparaban en el daño que podían causar, supongo que algunos por desconocimiento y otros por descuido, como por ejemplo la persecución fotográfica a las alpacas y llamas, los gritos que claramente las alteraban (y a mí también) y sobre todo, aún bajo un claro y explícito pedido de los cuidadores y guías, el roce y manoseo continuo a las piedras, rocas y construcciones, que terminan ineludiblemente, produciendo hongos que deterioran seriamente la ecología y el hábitat. El enigma de su historia abre una puerta hacia el misterio. Se habla de su descubrimiento hace sólo un siglo, información que encontrarán en cualquier sitio de Internet, desde donde podrán elegir y sacar sus propias conclusiones. Pero lo que me interesa destacar desde esta visión es que, ni Bingham, ni Wiener, ni Berns en realidad, han “descubierto” Machu Picchu en el sentido literal de la palabra, sencillamente porque nunca se ha “perdido”. Pero sí es cierto que sus aportes, publicaciones, hallazgos han sido muy valiosos para darlo a conocer, a pesar de algunas irregularidades en la salida de varias piezas arqueológicas (46.332) recién regresadas a Perú en el año 2011.
Machu Picchu (Montaña Vieja en quechua) es el nombre actual con el que se conoce a un poblado andino inca de piedra, (La Ciudadela), que une a Machu Picchu con Huayna Picchu al este de la cordillera de los Andes Centrales, en el sur de Perú. Estratégicamente ubicada y rodeada de pueblos, un lugar de aprendizaje, donde se estudiaba el arte de la organización de las sociedades. Se dice que había mayoría de mujeres (una especie de universidad femenina que le otorga una energía muy particular) y hemos visto la diferencia entre los lugares ocupados por las mujeres y niños y por otro lado, los varones. Luego leí en algún lugar que había otra para varones, lo suficientemente lejos, como para que esa energía masculina y femenina, no se obstruyeran entre si y fuera mas pura en sus funciones. Lo cual tirarìa abajo la teoría de ser considerada una Ciudad Perdida o un refugio secreto de los emperadores Incas. Era un santuario donde se realizaban ceremonias religiosas y mágicas, una ciudad pacifica, para la meditación, donde se hacían rituales con elementos sagrados como la coca y otros tantos de la selva, hasta que sus habitantes sabios (varones y mujeres) la dejaron y así fue tapada por la frondosidad del entorno que la ocultó cientos de años.
Sea por el motivo que sea que lo lleve a este Templo en el Cielo, exactamente a 2.490 metros, elegido como una de las 7 Maravillas del Mundo moderno y declarado por la UNESCO Patrimonio cultural y Natural de la Humanidad en 1983 (para la desgracia de su supervivencia con seguridad), no se va a sentir defraudado. Ya sea que desee vivir una experiencia mística, que por supuesto la puede vivir en el patio de su casa también ya que el peregrinaje es siempre interno), o por motivos que van desde la curiosidad, la investigación, la destreza física, el cumplir un sueño…sea lo que sea, no lo dude y vaya. Eso sí, asegúrese antes de estar en buen estado físico y lo digo en serio. Puede leer el Blog que escribí sobre el Mal de altura, mal de alta montaña (MAM) que tiene toda la información que necesita al respecto. Va a subir y bajar cientos de escaleras, algunas esculpidas en las mismas rocas, y el sol a esas alturas castiga mucho. Lleve pantalla de protección total, agua, cúbrase la cabeza, y vista ropas claras. Este complejo laberinto de montañas sagradas está ubicado a 130 kilómetros al nor-oeste del Cusco, en la provincia de Urubamba, en la cresta del cerro Machu Picchu.
Los arqueólogos lo han dividido en tres grandes sectores: 1-El barrio Sagrado, incluye el Intiwatana, el Templo del Sol y la Habitación de las Tres Ventanas.
2-La habitación de las Tres Ventanas, representación simbólica del Tamputocco, o cerro con tres ventanas de donde, según el mito de los hermanos Ayar, salieron los Incas el día de la creación.
3-El Intiwatana o "lugar donde se amarra al sol". Esta piedra es la pieza central y la más importante de un complejo sistema de mediciones astronómicas para determinar las fechas de inicio y fin de las campañas agrícolas, también conocida como el reloj solar.
Segundo sector de Machu Picchu el barrio de los Sacerdotes y la Nobleza zona residencial Tercero sector el barrio Popular, el que se encuentra ubicado en la parte sur de la ciudad, donde se encuentran las viviendas de la población común. Todas las edificaciones en Machu Picchu siguen el clásico estilo arquitectónico inca: las construcciones con muros de sillares pulidos de forma regular, junturas perfectas entre los bloques de piedra y un ligero talud o inclinación, haciendo que la base sobresalga ligeramente con respecto a su remate. Vacíos siempre trapezoidales y uso de hornacinas y esculpidos como ornamentos arquitectónicos. Machu Picchu puede ser conocida, también, como la ciudad de los andenes, las escalinatas y fuentes de agua. De las primeras escalinatas y andenes, se pueden contar más de un ciento, algunas de las cuales con cien peldaños o más. En algunos casos la escalinata de ocho o diez peldaños ha sido esculpida íntegramente en un solo bloque de roca de granito. En toda el área de Machu Picchu abundan los estanques y fuentes de agua llamadas "pacchas", labradas en piedra e interconectadas por canales y desagües perforados en la roca.
Tengo la sensación que en la actualidad predomina una visión más de tipo oriental de la mística de M P y poco se conoce sobre la Cosmovisión andina. Hoy las hornacinas donde se albergaban “ídolos” son espacios con buena acústica para entonar mantras, imposición de manos sobre las piedras, cuando en realidad en sus orígenes era un calendario solar, o tirar monedas en las fuentes como ofrendas a la Pachamama, en lugar de hojas de coca. Si le ponemos honda, todo bien, pero estaría bueno enterarse un poco de qué se trata, porque en definitiva, más allá de expresarse desde la esencia, (y quienes me conocen que siempre estoy a favor de esto), es casi una falta de respeto. Es como llegar de invitados a un hogar vegetariano con un cordero patagónico estacado. Es imposible dejar de prestar atención a aquellas cosas con las que se convive cotidianamente, incluso dentro de uno mismo! Si se decide por vivir esta experiencia, debe cuidar mucho su manera de caminar. Aunque parezca evidente y ridículo, subir o bajar escaleras es algo que no se hace con los hombros! Pareciera que el ejercicio de la fuerza del cuerpo se hubiera aprendido mal. Por eso, los famosos bastones que se utilizan para senderismo, (los he visto mucho en el Camino de Santiago de Compostela), suelen estropear varios viajes, ya que obligan a hacer fuerza con la parte superior del cuerpo, brazos, cuello, hombros trapecios, en lugar de fortalecer la parte baja del cuerpo. La fuerza se hace con el Centro bajo y si no fortalecemos las piernas, los cuádriceps, glúteos, si no estiramos los isquiotibiales, gemelos, si no entrenamos y dirigimos la fuerza hacia los músculos correctos, reemplazamos por otros que no están preparados para esa función. Así, los extensores se acortan y trabajan como flexores y viceversa.
El Centro Bajo se relaciona con la fuerza de vida, con la seguridad y confianza, con la voluntad de existir en esta tierra; la capacidad de poner límites y tener noción de espacio y esquema corporal; la solidez y fortaleza en general. Recuerden que cuando hablamos del ser, hablamos del no ser también. Es decir que el bloqueo o coraza de este centro, nos estaría mostrando la deficiencia o exceso que habría que trabajar para corregir. En el Machu Picchu la energía de la tierra es elemental. Ese ritmo primitivo de caminata, ascenso o descenso por las escalinatas, requiere de una buena conciencia del cuerpo físico para superar el cansancio, siempre que acompañe la salud, por supuesto, el miedo y factores como el vértigo, donde hay una separación de los cuerpos, un desprendimiento, pero ya nos meteríamos en camisa de once varas. Se necesita resistencia física. Y una vez arriba, van a comprender el motivo por el cual tenemos 49 cruces durante el año, de los 7 Cuerpos con los 7 Centros, si les faltara el aliento, los apoyos del pie, si la mente no se aquietara, si no lograran relajarse y disfrutar, si aparecieran dolores, si no pudieran conectarse. Ahí comprenderían fácilmente cómo interactúa el bajo con cada uno de los cuerpos. (Se me ocurre mientras escribo, que puede serles de utilidad leer el blog que escribí hace un tiempo largoooo “Las rodillas no están en la espalda”. Búsquenlo en el archivo). Bueno, AMORES ANAMCÀRICOS, los voy dejando por hoy. Como ustedes saben, nunca llueve para el gusto de todos. Espero que los que disfrutan de los blogs de viaje queden contentos y los que esperan que vuelva a la Medicina China, M.O.V.E.R.S.E., filosofía, psicología, sociología, arte o lo que sea, ya estaremos volviendo para el próximo o el próximo del próximo. Y ahora crucen los dedos, porque la semana pasada, cuando estaba subiendo el blog de Machu Picchu luego de horas y horas de escribir, simplemente…DESAPARECIÒOOOOO!!!! Y nunca más lo pude recuperar. Así que este el segundo. Por algo será. Creo que tenía que escribir sobre cosas que en el otro no había escrito. Desde el alma y con el corazón Liliana Marcela Pérez Villar lilianamperezv@gmail.com FB: ANAMCARA CENTROS DE ENERGÌA Unite al grupo de FB y recibís la actualización del blog automáticamente.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal