martes, 1 de marzo de 2016

ENTRE EL CUERPO FÌSICO Y LOS CUERPOS SUTILES-Lo visible y lo invisible.¿Se toca o no se toca?

¿Cuál es la línea divisoria entre lo real y lo irreal, entre estar despierto y soñar, entre lo visible y lo invisible, lo concreto y lo abstracto, lo tangible y lo intangible, la conciencia y la inconciencia? ¿Vale decir que somos simplemente un cofre de músculos, huesos, cabeza, tronco, extremidades, neuronas y funciones? ¿Podemos decir que somos la resultante de la conducta de nuestras células nerviosas, sus interacciones, así como los neurotransmisores que transitan por ellas? ¿Somos sólo un ADN? ¿Material concreto descartable y desechable, cumplido un plazo? ¿Sólo lo físico es real? ¿Si no lo veo…lo creo? ¿Es posible la existencia de algo no-físico, de orden espiritual, como podría ser el alma? ¿Es preciso apelar a la ciencia para comprobar o no su existencia? ¿Tenemos que calcular si pesa 18, 20 o 21 gramos para poder creer? ¿Cuántos mas cuerpos debemos pesar para asegurarnos?
Ahhhhhhhh… ¡La mente! ¡Ver para creer!
¿Dónde quedarían entonces hospedados los sentires, las emociones, los pensamientos, los ideales, la devoción, el amor? ¿En un pie? ¿En la mano? ¿En el pelo, las uñas, los brazos?
Cuando hablamos de grupos musculares, plexos, glándulas endocrinas, una porción de la columna vertebral para trabajar cada Centro corporalmente, no significamos que la energía esté solamente en la zona lumbar, las emociones en el abdomen, los afectos en el pecho, etc. Estamos simplemente localizando los puntos de apoyo que van a ayudar a movilizar esas energías para desestancarlas, movilizarlas, darles un golpe de aire fresco, para alivianarlas de dolores, tensiones, pesares y facilitarles sus aspectos positivos. Pero cuando golpeo una puerta, no corre sólo la cola del perro que se asusta, corre todo el perro. Sería imposible que corrieran las patas para un lado, la cabeza para el otro y la cola se quedara en el aire. Somos una unidad. Un uno con el todo. Somos una común unión. Una Comunión y conjunción universal. Con aspectos invisibles, que gracias a determinados haces de luz se hacen visibles. Interconectados a través de tramas intangibles ancestrales. Con un ADN de humanidad, pero no somos sólo ese ADN.
¿Qué siente cuando es acariciado, acariciada por un ser amado? ¿Le resulta grato que sus articulaciones se encuentren? ¿Le agradan sus moléculas de Oxígeno, Dióxido de carbono, nitrógeno y vapor de agua que conforman el aire de su respiración?
Es muy distinto a sentir que su caricia la siente hasta en los huesos o que su aliento lo llena de vida o que su presencia lo hace caminar con los pies en el aire.
Tenemos lugar para la percepción, la intuición, la premonición, la videncia, pero parece que es mas fácil comprarlo hecho que confiar.
¿Qué pasaría si ese ser amado, por esas cosas de la vida, se viera obligado a modificar sus formas? Un accidente, la edad, momentos de enfermedad física o mental? Si esos 90-60-90 se convirtieran en 60-90-60… ¿Seguiría amando? ¿Ama la forma solamente o es capaz de amar algo más? ¿Ama el alma? Por otro lado, si a ese 90-60-90 le cambiaran el alma…¿Le daría igual? ¿Recuerda cuando su abuela tejía, cocinaba, arreglaba la casa para el abuelo con sus manos llena de artritis y él la miraba con el mismo amor y agradecimiento? A veces, cuando llego a casa cansada de un día de mucha actividad y ansiosa de tomar un baño y mis adorados Shen y Tao corren a mi encuentro y me llenan de lengüetazos de bienvenida, pienso qué distintos somos los seres humanos que necesitamos taparnos los olores con perfumes para atraer. Si tan sólo pudiéramos amarnos el alma, lamernos y olernos el alma, qué distinto sería el mundo. ¿Sabe que una manera de conocer verdaderamente a alguien es conociendo lo que ama, los aspectos donde mas énfasis pone en su vida, a qué dedica su tiempo, su obra y cómo lo custodia?“¿Es ese sueño, que le quita el sueño, ese sueño de su estilo de vida, menos real que su vida real sin sueños?No hay nada mas real que un bello sueño”. Nada en lo que crea es imposible. El amor lo hace posible. La vanidad, la soberbia, la auto-referencia, la especulación… lo mata.
Los espero para trabajar juntos el mundo de lo visible y de lo invisible. Trabajar todos los cuerpos, a través del cuerpo, que es la forma más directa de llegar al espíritu.

Desde el alma y con el corazón. Liliana M. Pérez Villar. https://www.facebook.com/Anamcara-Centros-de-Energ%C3%ADa-51043297182/

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal