sábado, 21 de febrero de 2009

¿CUÁNTO TIEMPO ES PARA SIEMPRE?


La abuela Emilia tenía una frase, entre muchas mas, que embanderaba orgullosa cada vez que la sociedad matrimonial se ponía en riesgo: “La base de un buen matrimonio es la TOLERANCIA”. Y al escribirla viene a mi memoria la segunda que esgrimía a puño y espada, como si en ella radicara la sabiduría trascendental: “Una mujer no sólo debe serlo sino ...parecerlo”. He pasado años de niña intentando comprender qué debía ser y parecer, sin estar segura de haberlo logrado aún. La abuela llegó desde Galicia a la Argentina a los 17 años, “previa y debidamente moldeada”, con tantos mandatos matriarcales y a la vez machistas, como resultado de ese momento histórico cultural social Español. Seguramente también, por esa costumbre que tenemos las madres de insertar en el disco de nuestros amados vástagos toda la información sobre la vida que necesiten tener, para protegerlos de las energías perversas externas e internas e intergalácticas en el menor tiempo posible. ¡Como si sirviera para algo! Sobre todo para que puedan “arreglárselas solos cuando nosotras YA NO ESTEMOS”. Es como el libro gordo de Petete de la vida, en forma de resumen Larousse, pero en MP4. Ciertamente, su madre a la vez, había sido víctima de víctima de víctima sufrientes de la misma enfermedad. “El AGUANTE”. He recolectado frases como estas durante toda mi vida. Incluso hoy, mujeres jóvenes que se refieren a la vagina como “la cola de adelante”. Diagnósticos clínicos incomprensibles que radican en adivinar los signos y síntomas. He atendido a una señora muy mayor con un deterioro incomprensible de sus extremidades inferiores, por no mostrarle las piernas al médico, por vergüenza de ella y por repulsión del “profesional”, cuando sólo eran… ¡HONGOS! Esos Burkas de color negro de la mujer yemení, tan negros como sus días de sometimiento y desprecio “varonil”. Las ablaciones de clítoris y atención que se realizan en todo el mundo. Miles de mujeres que escapan milagrosamente de sus negros burkas y negros días en busca de refugio y protección, terminan mutiladas tal vez, como una manera de proteger a sus familias de los castigos por su deserción. Si se comprendiera que todo aquello que afecte, someta, maltrate a la mujer, también afecta, somete y maltrata al varón, tal vez, digo sólo tal vez, se pensaría dos veces. En algún momento de nuestras vidas o luego de ellas, todos debemos rendir cuentas de nuestros actos. Creo que estamos frente a un tema de roles. Pareciera que la mujer permanece en relaciones dolorosas y hasta le gusta ocupar ese lugar. Les llamaría la atención la cantidad de mujeres que adoran relacionarse con hombres que las maltratan. Las cárceles están llenas de cartas para los convictos por violaciones, asesinatos, golpes! Mujeres que se sienten atraídas por esas personalidades. ¿En qué forma se convierten en cómplices de las conductas de ellos? ¿Quiere el varón asumir su rol de varón? ¿Quiere la mujer colocarse en su esencia de mujer? Porque lo único que se escucha es que las mujeres queremos poseer, no amar. Pero me consta a diario, que cuando la mujer es independiente, tiene su vida propia, no le interesa poseer, el varón tampoco permanece en relaciones amorosas estables. Comparto la idea de que poseer no es amar, sino todo lo contrario. Pero se ha convertido en poco original como respuesta frente a la huída. ¿Quiere el varón ser un adolescente eterno y colocarse en el rol de hijo, llegar a casa y encontrar la estabilidad, la receptibilidad, la ternura, el cuidado y salir a pasear con su novia de 20 años como si la mujer fuese su abuelita? ¿Quiere el varón ser padre de sus hijos o está tan interesado en ser una especie de Peter Pan eterno y Julio César y eso no le permite asumir su rol paterno porque lo envejece, pierde imagen y deja de ser amigo de sus hijos, un papi piola? ¡Ahora encima nos venden a Benjamin Button donde el protagonista nace viejo y se va haciendo joven! Por supuesto que encarnado por un varón. Las mujeres nacemos jóvenes y a los 40 ya somos “veteranas”, “jovatas”, “vejestorios”…etc. Entonces, debemos comprender que el varón, necesita una mujer mas joven para vivir plenamente su sexualidad, porque con una mujer que lo ama, y a quien él dice amar, luego de un tiempo...ya no es lo mismo…los años pasan y… ¡Qué pena! Comprender el principio masculino de multiplicidad afectiva, su capacidad para amar a más de una mujer al mismo tiempo, sus necesidades biológicas, su afán de conquista, su creencia de que es un niño eterno, nos deja a las mujeres en un lugarcito muy pequeñito ante sus ojos, cuando en realidad no es así, sino todo lo contrario. Es muy lindo decir que a la mujer no hay que herirla ni con el pétalo de una rosa y escribirle poesías románticas, mientras que ese señor nos hace el amor a escondidas y se pavonea con otras mujeres en nuestra presencia o nos muestra en público socialmente y se besa detrás de la puerta otra. ¿Qué parte nuestra se asocia con esta conducta para que siga sucediendo? ¿Cuánto tenemos que “tolerar” las mujeres para que una relación permanezca? Tolerar es AGUANTAR. Y AGUANTAR ES ENFERMAR. No nos hagan más el verso del principio femenino y el principio masculino. ¿Tiene el varón capacidad de amar en una mujer algo más que su cuerpo y su juventud? Me consta que algunos lo hacen. Pero son sólo excepciones que justamente confirman la regla.
HOMBRES: LAS MUJERES LOS NECESITAMOS. NO PARA QUE COMPITAN CON NOSOTROS, NO PARA QUE NOS SAQUEN A PASEAR, NO PARA QUE NOS MANTENGAN NI NOS DEN ÓRDENES, NO PARA QUE NOS SOMETAN, MANIPULEN Y CONTROLEN, NO SE TRATA DE FAVORES, LOS NECESITAMOS PORQUE NECESITAMOS SU AMOR, NECESITAMOS QUE NOS AMEN, NOS CUIDEN COMO NOSOTRAS A USTEDES, PORQUE SIN SU AMOR, APOYO Y COLABORACIÓN NO PODEMOS SER LAS MADRES QUE DESEARÍAMOS SER O HABER SIDO, PORQUE SE NOS TUERCE LA COLUMNA DE TANTO ESFUERZO, DE TANTO AGUANTAR, SE NOS ESTRANGULA LA GARGANTA, NOS VAMOS ENDURECIENDO POR DENTRO Y POR FUERA, NOS DUELE EL ALMA, NO PODEMOS SENTIRNOS AMANTES NI AMADAS SI NO SE BAJAN DEL PÚLPITO DE SUPERIORES. Y NOS DA BRONCA, UNA BRONCA QUE CRECE Y SE CONVIERTE EN RENCOR FRENTE A SUS OJOS DE DESCONCIERTO, PORQUE “NO ENTIENDEN QUÉ NOS PASA SI USTEDES NO HICIERON NADA”. PORQUE NOS ADJUDICAN EL ROL DE LA BRUJA, QUE NO QUEREMOS ASUMIR, PERO A VECES, NO NOS QUEDA MAS REMEDIO. PORQUE ESE LUNARCITO PRIMOROSO AL COSTADITO DE NUESTRA BOCA SE LES CONVIERTE EN VERRUGA. REJERARQUICEN LA IDEA DEL AMOR, POR FAVOR. PREGÚNTENSE QUÉ ESPACIO TIENE EN SUS VIDAS Y RECUERDEN PARA QUÉ VINIERON A ESTE MUNDO. ¿NO LES PARECE QUE SERÍA DEMASIADO ABSURDO TANTO TRABAJO PARA PARIRLOS, AMAMANTARLOS, CUIDARLOS, EDUCARLOS, DEDICARLES NUESTRAS VIDAS, PARA QUE USTEDES SÓLO SE FIJEN EN NUESTRAS MEDIDAS, NUESTROS AÑOS Y NUESTRAS OBLIGACIONES PARA CON USTEDES?
POR FAVOR, LAS MUJERES LOS SEGUIMOS ESPERANDO.
DEVERDADDEVERDADDEVERDAD, QUE NO ES EN CONTRA DE NADIE, SINO A FAVOR DE TODOS. SUEÑO CON QUE SE ANIMEN A AMAR DE UNA VEZ. ES LA ÚNICA REVOLUCIÓN POSIBLE, LA REVOLUCIÓN EN EL SENTIDO DEL AMOR. LO ÚNICO QUE VA A CAMBIAR EL MUNDO. ¿QUIÉN DA MAS? ¿QUIÉN EMPIEZA? LA BOLA YA ESTÁ EN JUEGO. ¡HAGAN SUS APUESTAS SEÑORES! YO…YA APOSTÉ.
¡¡¡¡¡¡¡Un beso enorme, varones de mi alma!!!!!!!!! A VER SI RETORNAN.

7 comentarios:

A las miércoles, febrero 25, 2009 , Anonymous Anónimo ha dicho...

"Lo que pasa es que algunos hombres aman tanto a su mujer que para no gastarla utilizan la de otro".(Groucho Marx)
"Los hombres mentirían mucho menos si las mujeress no hiciesen preguntas". (Groucho Marx)

 
A las jueves, febrero 26, 2009 , Anonymous Anónimo ha dicho...

AGUANTAR NO ES NUNCA LA SOLUCION SINO TERMINAMOS COMO MAFALDA Y NOS ENFERMAMOS. INES

 
A las jueves, febrero 26, 2009 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Por algún motivo que desconozco,a veces, el blog sólo permite ingresar el comentario como anónimo. Algunos han logrado entrar por otro medio, pero para los que no, y como no nos gustan los anónimos, preferimos los que se dan a conocer, pueden entrar como anónimos, pero dejando su nombre al final del comentario. Se me ocurre que así podemos interactuar más entre todos. Una vez mas, gracias a todos. Es un lujo para mi que lean y encima...participen. Liliana M. Pérez Villar

 
A las jueves, febrero 26, 2009 , Anonymous Anónimo ha dicho...

A laas mujeres nos gusta preguntar,si uds. pudiesen contestar Ines

 
A las jueves, febrero 26, 2009 , Anonymous Anónimo ha dicho...

compartan con nosotras un poco mas veran que no somos tan brujas como a veces nos hacen sentir, los necesitamos realmente para que la vida se llene de luz ines

 
A las jueves, febrero 26, 2009 , Anonymous Anónimo ha dicho...

¡jajaja, me hacés reir Inés. Muy ocurrente. L

 
A las jueves, febrero 26, 2009 , Anonymous Anónimo ha dicho...

YO TAMBIEN APOSTE, Y APUESTO... GISELA.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal