domingo, 30 de agosto de 2009

CELEBRACIÓN DE ROSH HASHANÁ:


Como ustedes saben, en la Escuela se respetan y valoran todas las Creencias, Religiones y estilos de vida de cada uno. Así, hemos aprendido a convivir con el ejercicio de aceptar lo diferente, partiendo de la base de que no hay “mejores o peores”, solamente hay “variedad”. Si bien es una fecha de festejo de la comunidad judía, me parece hermoso poder rescatar el espíritu de la ocasión y practicarlo más allá de la religión o valores que tengamos.
Estamos acercándonos a la celebración de Rosh Hashana, el primero y segundo día de TISHREI, EXPIACIÓN, (la balanza, libra). Esto significa que durante este tiempo, el hacer del Hombre será puesto en una balanza. Es "El Comienzo", y con él, el inicio de un nuevo año: 5770, el viernes 18 de septiembre del 2009, al atardecer, al salir la primera estrella y continúa el 19 y el 20. . Es una etapa de evaluación y corrección personal. El poder trabajar sobre las cosas pendientes del pasado, que aún cuestan cerrar, perdonar, dejar atrás y poder dar un salto evolutivo, una vuelta de página, y pasar a otra etapa. Dar un golpe de aire fresco a lo rancio. Ventilar, sacarle el cerrojo a las compuertas del rencor, abrirnos a que el perdón Providencial encuentre una digna pista de aterrizaje en nuestras almas, y convertir lo siniestro en algo maravilloso.
Es un momento ideal y propicio, para revisar nuestras fallas, sacarlas de lo oculto, asumirlas y sobre todo, hacer todo lo que esté a nuestro alcance para reparar cualquier daño que tengamos en el haber, con o sin intención de haberlo hecho, pero que sea de nuestra responsabilidad. Desarrollar empatía con lo dañado. Desear rectificar el rumbo del corazón sinceramente, como símbolo de unidad.
La celebración comienza al anochecer de la víspera con el sonido del shofar (cuerno que se utiliza para llamar al pueblo judío a la meditación, evaluación y arrepentimiento). Es el primero de los días de oración, penitencia y caridad que terminan con el Yom Kippur, Día del Perdón, que este año comienza el 27 de septiembre al anochecer.
Rosh Hazana y Yom Kipur conforman la unidad de Yamim Noraim, que significa “Fiestas Austeras” de introspección, oración y sensibilidad espiritual especial. Tishrei, Cabeza, va a predisponer en parte, el rumbo de los hechos que ocurrirán en el transcurso del año.
Por todo esto, se me ocurrió que es un buen momento de preguntarnos seriamente, en silencio, (luego de encender una velita, colocar una fruta fresca y tenerla en mente), cosas como por ejemplo:

¿Cuándo siento que estoy vivo?
¿Cuáles son las cosas que tienen sentido?
¿Cuáles fueron mis peores errores?
¿Qué cosas merecen mi mayor atención de aquí a un año, y lamentaré no haber resuelto para entonces?
¿Cuáles son mis prioridades mas importantes? (3)
¿Qué decisión fundamental debo tomar ya y no posponer más?
¿Qué debería haber hecho y no hice de un año a esta parte?
¿Cuándo me siento parte de?
¿Cómo me veo a mí mismo, de aquí a 5 años?
¿Sobre qué relación debo trabajar fundamental y urgentemente en mi vida?
¿De un año atrás a esta parte, qué cambios hubo en esta relación?
¿Qué debo hacer para repararla?
Si tuviera que elegir cambiar una sola cosa de mi, qué sería?
¿Cómo está desarrollada o inexistente mi vida espiritual?
¡Shaná Tová a todos¡ Desde el alma y con el corazón.
Liliana Marcela Pérez Villar.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal