domingo, 23 de octubre de 2011

SANTIAGO DE COMPOSTELA.


Bueno…llegó la noche previa a Santiago. En mi caso, volvería al camino luego del Congreso, pero a una etapa del Camino Portugués, no al Francés y también haría la llegada del laico a Finisterre, . De todas formas, el hecho de llegar por fin a Santiago, despertaba en todos nosotros, una gran variedad de sensaciones muy intensas. La idea era levantarse tempranito, tipo 6, para llegar a tiempo a la misa del Peregrino y tener la suerte de ver la ceremonia del Botafumeiro. Como siempre, la mochila y todo preparadito al lado de la cama, cosa de despertarse, vestirse, arrollar la bolsa de dormir, calzarse y monedita para el café con leche por medio, emprender la retirada. Lo gracioso es que cuando se levanta el primero, (algunos menos cuidadoso que otros), atrás marcha el resto, porque ya se hace imposible pretender dormir un ratito más. A oscuras, con un rayito de luz que se filtra por algún lado, con linternita o la luz del celular, cada uno se va acicalando como puede, baño y a la calle. Me pareció reconocer el murmullo de Brenda y Hugh (talking in the distance) a quienes no paraba de reencontrar en los sitios más insólitos. Estaba bastante fresco y garuaba. Había averiguado la noche anterior, cómo salir al camino, ya que a la Porta de Santiago, se llega por una ruta y se sale por otra. Pasados unos 15 minutos de andar, aún con los pies muy dañados y alejándome de las luces del pueblo, comenzó a preocuparme la profunda oscuridad que me envolvía, ya adentrándome en el bosque, lo que me impedía seguir. Estaba rodeada de telones negros. No se veía nada de nada. No me era posible caminar. Dentro de mis planes, no figuraba la idea de salir al camino de noche, por lo que no estaba técnicamente preparada. Sólo había una cosa que podía hacer: Quedarme quieta, paradita ahí mismo, donde estaba y rogar que pasara alguien con linterna, con quien pudiera continuar. Eso es lo hice exactamente. Apelando al viejo Chi kung, la Respiración y la Meditación, el Uhhhhh Uhhhhhhh Uhhhhhh Uhhhhhh de los pájaros nocturnos, los sonidos de los frutos que caían de los árboles, los sapos y las ramas crujientes, no lograron amedrentarme en “mi bosque encantado”. ¡Fue toda una experiencia! Me reía pensando cómo mis hijos me tomarían el pelo de estar ahí, parafraseándome con el famoso:”¡RESPIRÁAAAAA!”, al que siempre se apelaba en casa cuando tenían alguna ñaña. No comprendía el motivo de tanta oscuridad. Había luna nueva, seguramente el cielo estaba encapotado por la llovizna, ya estábamos por empezar el otoño y oscurecería más tarde…y mis pensamientos se interrumpieron de pronto, cuando a la distancia, cual acomodador de cine, una linternita se movía en mi dirección. Me acordé del chiste que contábamos de chicos: “Vengo en tren de paz, Edelmiro Rodriguez, chofer de la Costera Criolla…” bueno…ya saben. Empecé a hablar en vos alta, en Español e Inglés, para que quien fuera, no se asustara de una presencia en la oscuridad. “I have no torch”; No tengo linterna, no se asusten. En realidad, el susto fue mío. Directamente de Finlandia, hablando en un inglés-saturnino-mesiánico, una “niña” de 32 años y casi dos metros de altura, se materializó desde las sombras. “It is ukei, du nut wori, yu cn cum vith mi”. –“Are you sure this torch is going to work well?” “This forest is very big and it is not going to clear up until 8!” “We have 2 hours to walk with it?” – “Nu dear, wi have tree hours, it is 5 now!” Ahhhhhhhhhhhh, bue…quedamo así entonce… “Con razón lloraba el nene si el chupete tenía hormigas”. Eran las 5 de la mañana!!!!!


Brenda y Hugh se levantaron como a las 4!!!!!!! Imposible mirar el reloj a esa hora. Bueno, ya estaba hecho. Allí estábamos las dos con su linternita. Trataba de seguirle el paso con mis pies destrozados, porque la otra alternativa era quedarme ahí 3 horas, hasta que amaneciera. Le pregunté: -“You have battery enough, have you?”. –“Yeeeeee, du not wori, I have a second one”. Como no podia ser de otra manera, la batería se acabó y la segunda linterna nunca funcionó. En fin, lo bueno era que ahora, ya éramos dos las que esperábamos a oscuras. Y no podía fallar, a lo lejos…la caballería americana representada por otra “niña” de 30 años, nos rescató de las tinieblas y juntas caminamos como 4 horas, a full, con mis pobres piecitos. Paramos a desayunar y descansar un rato al amanecer y cada una siguió andando sola. ¡No les puedo contar lo que fue levantarme y empezar a caminar de nuevo! Casi me descalzo y termino andando con los pies desnudos. Pero si me sacaba las zapatillas, no me las iba a poder calzar de nuevo. Con dolores quemantes, mucho esfuerzo y voluntad, logré continuar.


Gran parte del trayecto final es por ruta asfaltada. Es gracioso cómo el peregrino comienza sin darse cuenta, supongo, a caminar más relajado, más lento. Ya no hay prisa por llegar. Tal vez, lamentando que el camino termine. Llegan las últimas aldeas de O Pino. El municipio de Santiago aguarda en un alto, junto al aeropuerto, y conduce al peregrino por la parroquia de Sabugueira.


Desde la atalaya del Monte do Gozo se obtiene la primera panorámica de Santiago de Compostela y da comienzo un recorrido urbano que concluye a los pies de la fachada barroca de la catedral. El Obradoiro es el fin y el comienzo. Comenzamos a adaptarnos a cada detalle de un paisaje más occidental y nos encaminamos al centro mismo de la plaza. Es difícil no emocionarse. Llegar a Santiago de Compostela como peregrino es una vivencia inigualable e intransferible y creo que por muchos viajes que hayamos realizado alrededor del mundo pocos son comparables a este.


Llegué a Santiago a las 10:30! ¡Qué velocidad! Era muy distinto caminar a velocidad de pies sin llagas! Fui a tramitar la Compostela, una vueltita y a la Catedral! Gracias a un grupo de Japoneses que colaboraron con la ceremonia del Botafumeiro, tuve el privilegio de presenciarlo. Me contaban en la oficina del peregrino de Santiago, que ya no se hace habitualmente, a no ser que haya algún grupo o persona que corra con los 350 Euros que cuesta ponerlo en funcionamiento. Además, como es el único lugar del mundo donde se hace, no quieren que se tome como una atracción turística.


Botafumeiro significa esparcidor de humo y era utilizado en sus inicios, para alivianar “aromas” de tantos peregrinos que se hospedaban en la Catedral, cuando se les permitía dormir ahí. Es uno de los símbolos más conocidos y populares de la Catedral de Santiago de Compostela, Se trata de un enorme incensario que oscila por la nave lateral de la Catedral mediante un sistema de poleas tiradas por ocho hombres llamados tiraboleiros. El impulso y la parada del mismo se lleva a cabo por el tiraboleiro mayor, que además es el que marca el ritmo del impulso.


El botafumeiro tiene un peso de 53 kg y mide un metro y medio. Se eleva a 20 metros de altura y puede llegar a alcanzar una velocidad de 70 kilómetros por hora. Con esta velocidad y peso puede alcanzar una enorme energía, por lo que en épocas pasadas y sin la tecnología moderna, hubo desprendimientos de la cuerda, afortunadamente, sin lastimar a nadie.


La ceremonia fue muy conmovedora. Iba reconociendo rostros del camino, formando parte de un largo ejército de tullidos, llegando con bastones, remándola con lesiones varias de todo tipo. Contrario a lo que podría pensarse, los que habían empezado más atrás, en Francia por ejemplo, eran los que estaban en mejores condiciones. Ya habían pasado por lo que pasamos los que iniciamos más tarde y habían tenido el tiempo de recuperarse. Habían aprendido los trucos del camino.
Terminada la misa del peregrino, justo ese día dada por el Obispo y unos 15 curas de distintos países que iban llegando con grupos de peregrinos desde todo el planeta, en medio de abrazos, sonrisas, lágrimas de emoción, un coro soñado, una monja que cantaba como un ángel y un órgano inmenso, imposible de describir con palabras, me dirigí hacia el Albergue. ¡TREMENDA SUBIDA! Al llegar, cartel en la puerta que decía que estaban de vacaciones!!! Casi me pongo a llorar del cansancio, cuando un Griego, que hablaba en esperanto chaqueño, me gritó: “Kam dis vay! Tis dis dor not dat uan! Casi le doy un beso en la trompa! Adivinen qué fue lo primero que hice al llegar al “3* Piso” donde estaba mi cama? Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!!!!!! Me saqué las zapatillas!!!!!!!!! Ahhhhhhhhhhhhhhhhhh…No me las volví a poner por una semana (no me entraban).


Albergue Seminario Menor La Asunción.
Servicios
El Albergue de Peregrinos Seminario Menor la Asunción cuenta con los siguientes servicios :
• Recepción
• 177 plazas entre camas individuales y habitaciones individuales



• Salones sociales con TV
• Duchas y aseos
• Servicio de lavandería
• Servicio de Internet
• Servicio de supermercado y máquinas de vending
• Aparca-Bicis en el exterior
• Sábana de abajo y funda descartables
Es imprescindible disponer de saco de dormir
Horarios
Para el correcto funcionamiento y mantenimiento del albergue se recomienda a los usuarios:
• Abandonar las instalaciones antes de las 9:30 h. , ya que entre las 9:30h. y las 13:30h. se realizan las tareas de limpieza del mismo.
• El acceso a las instalaciones a partir de las 13:30.
Horario de la recepción
• El horario de atención al público en la recepción del albergue es desde las 13:30 h. hasta las 23:00 h.
Tarifas del albergue

Temporada Alta
Del 16 de Abril al 24 de Abril
Del 1 de Junio al 18 de Septiembre
Del 7 de Octubre al 12 de Octubre
Precios cama por persona y día (IVA incluído) : 12€
Precios habitación individual por día (IVA incluído) : 17€
Temporada Baja
A partir del 17 de Marzo y hasta el 31 de Mayo (excepto Semana Santa)
A partir del 19 de Septiembre y hasta el cierre de la temporada
Precios cama por persona y día (IVA incluído) : 10€
Precios habitación individual por día (IVA incluído) : 15€
Localización
El Albergue de Peregrinos Seminario Menor la Asunción está situado en la Rúa de Belvís s/n , a 10 minutos andando de la Catedral de Santiago a 5 minutos del Mercado de Abastos , a 1 minuto del Parque de Santo Domingo de Bonaval , cuenta con unas vistas impresionantes de toda la ciudad y de la catedral.



Dejamos acá y seguimos mañana.
Desde el alma y con el corazón
Liliana Marcela Pérez Villar
lilianamperezv@gmail.com
FaceBook:
ANAMCARA CENTROS DE ENERGÍA

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal