domingo, 8 de abril de 2012

A.T.R.E.V.E.R.S.E. Y M.O.V.E.R.S.E.


El sábado último, en mitad de la celebración de las pascuas cristianas y judías, tuvimos clase de Coronario. Éramos poquitos por los viajes del feriado largo, lo que nos permitió una clase de una intimidad aún mayor, si acaso fuera posible. Este Centro nos conecta con la dimensión espiritual de nuestro ser, para lo que es necesario disminuir la actividad mental y “aquietar al mono” (como dicen los Budistas en relación a la mente) que siempre está saltando de rama en rama. De esta forma, el ritmo de las ondas cerebrales se aquieta y el espíritu se serena. Se abre espacio al silencio, de donde surge una mayor clara visión hacia el ideal de vida, el sentido de la existencia, el desarrollo de la fuerza interna y la intuición. Esta alineación, con dedicación y trabajo regular, lleva al centramiento. Fue una clase muy intensa y aparecieron cosas maravillosas, donde quedó claramente demostrado que la Energía estaba dispuesta a trabajarse en el sentido Universal. Siempre es asombroso asistir y participar como testigo y parte de la metamorfosis que se produce en una hora y media de movimiento. Esas manos cerradas, aferradas a barras, los codos pegados al cuerpo sujetándose a lo que sea, los dientes apretados para poder hacer más fuerza, como si el mundo no fuera capaz de sostenerse por sí mismo si esas manos no lo sujetaran más. Los hombros levantados, los músculos tensos, las rodillas duras, rígidas, el peso en la espalda… FUERZA…FUERZA…FUERZA… -“CUANTA MÁS FUERZA HAGA…MEJOR”… “HAY QUE AGUANTAR”… “ES QUE SI SUELTO, ME CAIGO… O SE CAE”… “PERO SI NO ESTOY HACIENDO FUERZA”… “SI, ME DOY CUENTA, PERO NO ME PUEDO AFLOJAR, NO PUEDO SOLTAR…O NO SÉ CÓMO…O NO QUIERO…O TENGO MIEDO”… “AY… ME DUELE ACÁ O ALLÁ”… “NO QUIERO MOVERME”… “COMO NO ME MUEVO, ME DUELE Y COMO ME DUELE, NO ME MUEVO”… “SI NO ME MUEVO NO ME VEN Y ENTONCES, NO SE NOTA”… “PREFIERO HACER DE CUENTA QUE NO PASA NADA”… “NO ME DOY POR ENTERAD@... Es sólo una cuestión de tiempos. Sí. Porque cuánto tiempo se puede sostener semejante tensión, muscular y mental, antes de reventar o terminar cayendo al suelo con un estruendo, bufando y refunfuñando: “ME AGOTÉ, NO PUEDO MÁS”. Y es exactamente así. Hay un agotamiento fatal, debido a ese EXCESO ENERGÉTICO O FÍSICO imposible de mantener, que lleva de ese EXCESO a la DEFICIENCIA. La lectura es la siguiente: “O AGUANTO AGUANTO AGUANTO AGUANTO LO QUE SEA, COMO SEA, EL TIEMPO QUE SEA, A QUIEN SEA, DONDE Y CUÁNDO SEA, CONVENCIDO DE PODER SOSTENERLO TODO, TODO EL PESO DEL MUNDO EN LOS HOMBROS, LA ESPALDA, EN EL CORAZÓN (en realidad se describe como mandar todo a la m…) HACIENDO DE CUENTA QUE NO PASA NADA,…O SUELTO… ME AGOTÉ, COLAPSÉ, CHAU CHAU ADIÓS. Como si en el medio no existiera ninguna otra posibilidad. “O me agarro a la barra, a un compañer@, con dientes y uñas y no me suelto más, pase lo que pase, o… la vida no tiene sentido, nada vale la pena, todo es una m… estoy harto (podrido) se van todos a”… (Estoy tratando de ser lo más gráfica posible, no lo tomen como una grosería, por favor). A pesar de lo aprendido y de la repetición inconsciente, cuando ponemos el cuerpo al servicio del movimiento de un semejante, como modelo correctivo, lo que se llama “METER EL CUERPO”, con AMOR, VOCACIÓN y SOSTÉN, SEREMOS FACILITADORES de esa aventura, si logra experimentar pequeños saltos cualitativos al vacío, que le vayan abriendo nuevos caminos, más flexibles, amorosos y confiables. El paralelo con el afuera es sorprendente. Temas pendientes que han llevado años sin resolución por otras vías, se ponen de manifiesto tan groseramente en lo corporal, que no hay forma de hacerse el “occiso”.


Jamás nos cansaremos de repetir que “EL CUERPO ES EL CAMINO MÁS DIRECTO PARA LLEGAR AL ESPÍRITU”. TODO ESTÁ “IN-CORPORADO”, (metido en el cuerpo) y es precisamente, a través del movimiento corporal, expresivo, energético, rítmico sensible, que podremos ir removiendo esas capas superpuestas que las experiencias de vida nos han ido poniendo encima a través de los años. Recuperar la espontaneidad del movimiento hará recuperar la espontaneidad en el sentir, el pensar y en el hacer, análogamente. Un golpe de aire fresco cambiando el esfuerzo agotador inútil de toda la vida, (convencido de que era la única manera de hacer las cosas), por un compromiso de seguir la ENERGÍA de todo mi cuerpo y del Universo, sin MIEDO y convirtiéndome en alguien SINCERO, CONFIABLE, INOCENTE, SIN MENTIRAS, SIN ESPECULACIONES, SIN ENGAÑOS, SIN SUPUESTAS CONVENIENCIAS (que nunca lo son realmente). Todo sanador debería trabajar profunda y constantemente con sus luces y sombras para estar en óptimas condiciones de servicio. Una cosa es no sentirse preparado para enterarse de algunas cosas y otra muy distinta es utilizar esa excusa para no enterarse. Puede que a los avestruces les resulte eso de hundir la cabeza en el agua, pero en el mundo de los humanos no funciona así. Lo que pasa es que ENTERARSE implica HACERSE CARGO, a veces PEDIR PERDÓN y REPARAR LO DAÑADO, otras CONFESARSE, otras… DECIDIR QUÉ HACER, algo que por lo general se evita. Pero el evitarlo no lo hará desaparecer, todo lo contrario, SE ETERNIZARÁ hasta convertirse seguramente, en alguna forma de enfermedad, de deterioro, no necesariamente en el cuerpo físico. Quien todo lo ve negro y hace un culto al pesimismo contaminará su campo energético, enfermando o accidentándose, adjudicándolo a la “mala suerte” o “responsabilizando a otro de sus desgracias”. Eso de: “QUIEN QUIERE MATAR A SU PERRO, DICE QUE ESTÁ RABIOSO”. No es posible engañar a la mente. TODO ES ENERGÍA. Y la diferencia entre lo REAL y lo INTANGIBLE, como los pensamientos, las emociones, los afectos, los sueños, los ideales, sólo lo determina esa constitución ENERGÉTICA y la dimensión que ocupan en nuestra realidad. El entrenamiento corporal, cuando es acompañado por la expresión y la sensibilidad, genera un entrenamiento en franqueza simultáneamente. En tiempos en que el engaño y la mentira son pan de cada día, y que como decía mi abuela “EL QUE MIENTE ROBA”, más nos vale confrontar qué somos de genuino y qué no. SIN SER Y DAD. SINCERIDAD. “NINGUNA MENTIRA ES PIADOSA”, por piadosa que parezca. “ES NADA MÁS QUE UNA MENTIRA”. LA HONESTIDAD, LA SINCERIDAD, LA FRANQUEZA, EL HACERSE CARGO REPRESENTAN UN ESCALÓN DE ASCENSO EN LA EVOLUCIÓN DEL SER. NO HAY QUE PERMITIR QUE EL TEMOR O LAS INSEGURIDADES PROPIAS O AJENAS, SEAN UNA EXCUSA PARA NO EVOLUCIONAR.



Gracias a la clase del sábado 7-4-12 por compartir con tanta confianza, afecto, calidez y sinceridad sus “biografías corporales en movimiento”. Es un placer trabajar con ustedes.
Y a quienes siguen preguntando, leyendo, maileando o llamando, siempre los esperamos…sin esperar…esperando. Son BIEN-VENIDOS.

Desde el alma y con el corazón.
Liliana Marcela Pérez Villar
lilianamperezv@gmail.com
FaceBook: (2)
ANAMCARA CENTROS DE ENERGÍA
ANAMCARA ESCUELA DE CENTROS DE ENERGÍA.

2 comentarios:

A las domingo, abril 08, 2012 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Participé de esa clase y fue realmente maravillosa,el miedo, el empezar a confiar,el irme conociendo poco a poco, ver las dificultades y las posibilidades,gracias Li, Inés

 
A las miércoles, abril 11, 2012 , Anonymous Anónimo ha dicho...

¡Ay Lili si viviera en Buenos Aires como disfrutaría de tus clases! Qué pena estar lejos de tu Escuela! Un abrazo querida. Mabel

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal