lunes, 14 de noviembre de 2011

Y VOS...¿CÓMO VES?


Bueno…me siento como la primera vez! Casi como escribiendo el primer blog! Pasó mucho tiempo desde antes del viaje hasta retomar lo nuestro hoy! En rigor, sólo por este medio, porque la Escuela siguió funcionando con su ritmo habitual. Hemos tenido algunos cambios de horario, pero se les ha informado oportunamente. Es importante que se unan a los dos grupos de Facebook los que deseen recibir ese tipo de información, porque solemos tener algunos inconvenientes, alternativamente. Últimamente, uno de ellos notifica de gente que se va uniendo, pero no lo suman, por lo que no les llega nada. También pueden subscribirse al Blog.
Alguna vez, una persona muy amada me dijo: “Me encanta salir a pasear con vos, porque es como ir por la vida de turista”, “Ves todo como si fuera la primera vez”. La verdad es que no tenía registro de ello, pero me encantó. Y retomar los ritmos habituales, las actividades, el día a día luego de haberlo variado tanto, es como volver a una vida nueva. Cada momento es un golpe de aire fresco, y hasta se puede volver de distintos lugares sin perder el entusiasmo. La Ilusión es una gran fuente de inspiración. El tener la posibilidad de vivir las cosas con AMOR, con ALEGRÍA, con PASIÓN, nos permite ser más claros, estar en sintonía con nuestros anhelos y aspiraciones y palpitar el “presente”, que como su nombre lo indica, es un verdadero “regalo”. Es fácil caer en la trampa de la edad, donde parece que los sueños y los ideales son esas cosas que se sienten cuando se es joven! ¿Pero cuándo se es “viejo”? ¿Será cuando se deja de agradecer? ¿Será cuando no te gusta lo que ves y en lugar de cambiar, renunciás al porvenir y sólo querés “manipular” a los demás? ¿Será que se abandona el artista que crea y recrea todo lo que está a su alcance y aparece el “obstaculizador”, el “generador de entuertos”? Cuando se deja de ver la vida bajo esta mirada y sólo se ven las dificultades, los dolores ante-pasados, las desilusiones, los agujeros afectivos, el sufrimiento emocional, las presiones de lo pendiente, la dependencia a una imagen que responda a lo que se espera de nosotros, la dureza con la que se resiste a que el perdón llegue, la sujeción a las “heridas” y no se ve qué vienen a mostrar, las venganzas nunca reconocidas y mucho menos aceptadas, ese momento en que la sensibilidad maravillosa se transforma en susceptibilidad (actitud reactiva egocéntrica), los bloqueos emocionales…AHÍ, SE ENVEJESE. Ahí es cuando aparecen enfermedades como el Glaucoma, las cataratas…Cuando se empieza a ver todo negro, se pierde la claridad, dejamos de enfocar en la luz. Hay que cambiar. Esa vieja fórmula con la que abordamos la vida “no funcionó”. Los manejos y los controles no anduvieron como pensábamos. Todo lo aguantado, tanto esfuerzo y sacrificio no alcanzó para que lo que se veía y no gustaba, cambiara. La vieja frase: “Antes de cambiar prefiero morirme” comienza a materializarse. Complete con lo primero que se le ocurra, lo siguiente: “Antes de…prefiero…”. Recuerde que eso, justamente, es lo que, seguramente, sucederá. No por la ley de atracción, sino porque todo su ser va a estar apostando a eso. Porque en definitiva, provocamos lo que tememos. Y el MIEDO es el primer paso de todo este proceso. Como si fuera imposible revisar las creencias tan incorporadas y abrir puertas nuevas que lleven por otros caminos. Confiar. Recuperar ese sentido de resiliencia (sobreponerse a períodos de dolor emocional y traumas).
El glaucoma o tensión ocular es un aumento de la presión intraocular, por falta de drenaje del humor acuoso, que produce lesiones en el nervio óptico con problemas en la visión y si no se corrige a tiempo, ceguera…El aumento de la presión intraocular ocurre cuando el “humor” acuoso no fluye correctamente hacia afuera y hacia adentro del ojo…Hay como una sobrevalorización “moral-escrupulosa”. Lo que no se logró cambiar del pasado, “sobrepasa” y ejerce presión al verlo, porque no gusta lo que hay. Cualquier enfermedad es reversible, pero difícilmente lo sea la soberbia, ya que no suele reconocerse como tal. Pero si se logra llegar a un cambio de enfoque, si se cambia el "humor", también se va a cambiar la naturaleza del sufrimiento. Y ese cambio de pensamiento, emoción o del plano afectivo, estará en relación proporcional al cambio en la presión ocular. Se presenta la ocasión de revertir este tiempo de enfermedad a través del AMOR y el AGRADECIMIENTO. Perdonar es un acto Providencial que escapa al plano de lo Humano. Lo que puede hacer el humano es predisponerse, abrirse a que eso suceda. El famoso: “SHO LO PERDONÉ”, es un engañapichanga, que va a saltar por cualquier lado. Si el perdón se plantea como un ser superior que disculpa a un ser inferior por debajo suyo, no es perdón. Es un “como si perdonara” y un acto de jactancia. Para eso está la PROVIDENCIA. Pero no hay que ponerle el palo en la rueda. Hay que facilitar su llegada renunciando a los deseos de venganza. Soltar lo pasado. Aprender a vivir con lo diferente.


Hace poco, le pedí a una paciente que siempre se queja de las miles de fallas que encuentra en su entorno más cercano, que me nombrara 5 virtudes de cada uno de ellos. Sólo encontró 3 y con gran esfuerzo. Esto hace que sus vínculos sean muy sufrientes. Ve todo negro. Y ante la propuesta de cambiar el enfoque hacia la virtud, la negativa es rotunda. Es cuando quiere terminar la sesión. Sólo repetía No No No No… Esa imposibilidad de poder mirar su vida hacia adelante con felicidad, le produce un dolor permanente, o sea, una gran culpa y por ello debe auto castigarse. Su futuro, dice, es totalmente negro. Pero se niega rotundamente a cambiar. Se enfrenta ahora a la posibilidad de perder la visión y está con un diagnóstico de cataratas inoperables y glaucoma.
¿Cuál es el remedio entonces? ¿Dónde está el antídoto?
Al finalizar las clases en nuestra Escuela, tenemos por costumbre agradecer, no en voz alta, sino replegados en el estado meditativo u orante con el que hayamos culminado cada encuentro. Luego, entregamos nuestra energía, sin manipulación direccional para su uso. Como no sabemos si fulano o mengano deben atravesar o no distintas alternativas, sólo entregamos nuestra energía para que sea utilizada por la Fuerza.
Desde mi regreso de España, hemos estado dedicando unos minutos más de cada clase, para hacer por lo menos, 10 agradecimientos concretos, nada esotérico y estamos sumando cada vez más. Les he indicado a algunos alumnos y pacientes que todas las noches, escribieran 50 agradecimientos antes de irse a dormir. Al principio les cuesta muchísimo y algunos se niegan. Pero de a poco, se comienzan a sorprender de ellos mismos y de los cambios que se van produciendo en sus vidas. Es un trabajo interno, no un examen, por lo que no necesitan compartirlo con nadie, al menos que ellos sientan la necesidad de hacerlo. Luego de un tiempo, les pedí que hicieran 10 agradecimientos sobre cosas que nunca habían agradecido antes. Fue muy hermoso y emocionante para todos. Por supuesto que soy la primera en hacerlo.
Agradecer nos cambia. Nos hace DAR. DAR DEL SER. Nos saca del mercantilismo y el chantaje emocional y nos reconecta con el Servicio. Seres en DISPONIBILIDAD PARA LO QUE HAYA QUE HACER EN BENEFICIO DEL BIEN COMÚN. ¡¡¡¡EN EJERCICIO!!!! Nos saca del MENUDEO. (Aunque engordemos un poquito). Nos ayuda a ver con claridad, a salirnos del oscuro. Nos rescata del pasado regurgitante rencoroso y nos trae a un HOY fresco y mucho más saludable.
Bien vale la pena tenerlo en cuenta.


Desde el alma y con el corazón.
Liliana Marcela Pérez Villar
lilianamperezv@gmail.com
FaceBook: (2)
ANAMCARA CENTROS DE ENERGÍA
ANAMCARA ESCUELA DE CENTROS DE ENERGÍA.

1 comentarios:

A las lunes, noviembre 14, 2011 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Ver todo como la primera vez,agradecer,la vida se vuelve maravillosa de verdad,gracias Li,Inés

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal