domingo, 30 de octubre de 2011

CONGRESO- INSPIRACIÓN.


Paseé por la ciudad medio nostalgiosa, pero con nostalgia de futuro y me fui un rato a la Catedral como para despedirme. Tal vez, para comprometerme con volver alguna otra vez, si fuera posible. Para mi sorpresa, la esposa e hija del Presidente de Honduras estaban visitando la Catedral. Y así fue, que un día cualquiera de la semana, pasé, vi luz y subí, tuve la suerte de presenciar por segunda vez la ceremonia del Botafumeiro.



Les dejo el link de un videíto que encontré en youtube para los que deseen verlo (hay mas) y este me gustó. Refleja bastante bien el espíritu de la Misa del Peregrino, el estado con el que se llega a Santiago luego de tanto andar el camino y el silencio ante la majestuosidad de ese órgano extraordinario, junto con la voz blanca de una monja que canta como un angelito. Lo que demuestra claramente, que aquellos que hacen el camino por motivos que no tienen que ver con la fe religiosa, se emocionan y celebran igual, aunque no sea su costumbre ir a misa regularmente, o aunque sean de otra religión o de ninguna. Eso tiene Santiago. Convoca, une, rescata lo esencial, conecta y libera. Pero así como se respetan las costumbres de la casa donde se nos ha invitado a cenar comida vegetariana, hay que respetar las costumbres y tradiciones de esta convocatoria. Si uno va a ir a pelearse porque no le sirvieron asado, es mejor comer en casa. Si querés hacer las posternaciones budistas, tendrías que buscar un templo, o una mezquita o una pagoda. Algún día, como creo en los milagros, nadie peleará por sus creencias o falta de ellas y se respetará lo diferente. Nadie se sentirá superior a otro por creer o por no creer en algo o alguien. Eso evitaría muchas guerras, burlas, descalificaciones y sería un excelente ejercicio para la vanidad.

http://www.youtube.com/watch?v=2QFd_55El1I&feature=related

Todo el viaje fue un gran Bonus Track. Siempre más de lo imaginable, más de todo. Salí de la Catedral sonriendo y cantando el mantra predilecto: “GRAAAAAAAAA CIASSSSSSSSS”. Luego de este maravilloso e inesperado “regalito de despedida que me dio Santiago”, mochila al hombro, me puse en camino hacia O Grove, Isla de la Toja (A Toxa).


Allá me di cuenta que estaba muy cerca y el bus me hubiera salido 7 euros (o sea, 2 euros más). Pero en Buenos Aires había reservado mi lugar en un bus que nos ponía la organización del Congreso y salía del aeropuerto de Santiago. Total que fue una gran vuelta, pero valió la pena encontrarme en el aeropuerto con gente querida, de esa que se ve en los Congresos, Seminarios y encuentros varios una o dos veces al año, ya que nos reúne un lugar en común, a los que venimos de todas partes del mundo. El viaje fue muy lindo.


Cruzamos O Grove para llegar a la Isla y ya ubicarnos en los hoteles que teníamos adjudicados. A Toxa es una de las islas más conocidas de Galicia debido a que es un centro termal, de ocio y turístico: con balnearios, antiguas fábricas de jabones (la de La toja no existe más, se vendió y trasladó) y cosméticos, hoteles de lujo, campo de golf, puerto deportivo, centro de congresos, casino, pistas de tenis, paddle, tiro al vuelo, tiro con arco, piscinas, urbanizaciones, un centro comercial y otros establecimientos.






Sin embargo el centro de la isla todavía conserva virgen un denso pinar. Así la isla está repartida en: 32 hectáreas de urbanizaciones (su parte sur y los flancos orientales y occidentales), 25 hectáreas de campo de golf (toda su parte norte) y 25 de pinar virgen (en el centro de la isla).


Mi Hotel era el Louxo, nombre con el que se conocía a la Isla en otros tiempos.


Posee una característica ermita consagrada a San Caralampio y la Virgen del Carmen, cuya planta original data del siglo XII, recubierta hoy completamente de conchas de vieira en las que muchos visitantes han dejado escrito su nombre y otros graffiti



Así fue que pasé de ser una humilde peregrina que dormía en Albergues, a un Hotel que era un verdadero “louxo”.


Afortunadamente, mi compañera de cuarto, una médica pediatra Peruana, otro louxo también.



El Congreso ocupaba dos Hoteles, uno era el que les mencioné y el otro Hesperia.


Esa noche tendríamos la cena de bienvenida, para la cual debería dejar de lado mis cómodas vestimentas de peregrina y vestirme de acuerdo con la ocasión. ¡Para algo había cargado en la espalda el peso previsto en ropaje-Congreso durante el camino! Disfruté de una ducha como hacía rato no disfrutaba y me “produje” para la cena. ¡Lo gracioso fue que luego de haber preparado minuciosamente cada detalle en Buenos Aires, llegó el momento de calzarme los zapatos negros de taco! ¡Se podrán imaginar! Ahí me di cuenta que el tamaño de mis pies había aumentado, como mínimo, dos talles. Las opciones eran: descalza o en zapatillas u ojotas. Por suerte, había comprado unas sandalias de regalo para mi hija, que justamente calza dos números más. El único detalle era que, toda vestida de negro y de fiesta, usaría sandalias sin taco, rojas, blancas, doradas, plateadas, azules, violetas, verdes y amarillas! Un color por cada tirita de abroche. Parecía Gaby, Fofó y Miliki, pero los tres juntos.


El banquete fue maravilloso, un regocijo para el paladar, donde predominaban los mariscos, pescados y jamones, gloriosamente acompañados de muy buenos vinos. Pero sin lugar a dudas, el broche de oro de la noche lo puso la llegada de Padilla, lo que me puso especialmente contenta, ya que pensé que no iría. La gran sorpresa fue que no sólo abriría el Congreso, sino que además, se quedaría hasta el cierre y nos brindaría un Concierto con su Healing Sounds Group y hasta bailaría Muñeiras!!!










El sólo hecho de poder darle un beso y hablar con él unos instantes ya fue otro Bonus Track inesperado, como para que dure hasta el próximo encuentro.
Nos levantamos temprano, desayunamos como Reinas y entramos en acción. Ya estábamos en pleno Congreso. Las ponencias se presentaban una tras otra, con un ritmo intenso. El disfrute por un lado y la añoranza de otros tiempos, los del principio, cuando todo era muy diferente. Diferente de Congresos anteriores, como el del Desierto de Negev, Israel, como el de Brasil, en el punto tripartito, y tantos otros. Las épocas cambian, las cosas cambian, las propuestas cambian, la gente cambia, cambiamos …cambia…todo cambia… cambia…todo cambia… Ni mejor, ni peor. Distinto.
Los días pasaron volando (en Tierra de Meigas…). Si tuviera que destacar algo especial del recorrido de todo el trabajo del Congreso, rescataría la capacidad, sobre todo femenina, de adentrarnos en un mundo mágico, etéreo, esa cualidad de desmaterializarnos, de amplificar nuestras conciencias y hacernos volar como brujas en mágicas escobas. Tan distinto del aprendizaje intelectual laríngeo de acopiar y acopiar conocimientos en vano, datos, información… Fue un aprendizaje del que se te mete por la piel, te levanta por el aire y te hace permeable a otro tipo de apertura. Te despierta la empatía, la intuición, la creatividad y recién ahí, ratificás lo que ya sabés, pero te olvidaste que sabías. En lo personal y con cuatro abuelos Gallegos, (Gallegos de Galicia, no de España), me han paseado por un sendero de emociones y sensaciones de tantas historias y pre historias…Sería imposible contarles el Congreso en sí y además, no corresponde. Pero sí puedo contarles lo que dejó en mí.











Hemos tenido “chous” de Gaitas, bailarines, cantantes de “aires airiños aires airiños da nostra terra” durante almuerzos y alguna que otra pausa; ¡Cuántos recuerdos! ¡Cuántas canciones cantadas por mis abuelos, incluso por mis padres! Fue muy conmovedor. He descubierto a través de las ponencias que mis abuelas eran verdaderas Meigas, sobre todo Concepción. Cuando ella partió para otros domicilios lejanos, “legó a meu pai” sus conocimientos, que deberían ser leídos por él en la Noche Buena. Ella fue mi más querida abuela, por parte de papá, y en ese momento, aún era muy chica, unos 11 años tal vez. Al Partir papá, me lo dejó a mí. Acá me han explicado que las Meigas eligen a quién legar y eso me convertía en Meiga elegida, que en un arrebato de llanto y necedad juvenil arrojó por la borda todo el legado (frente al fallecimiento de mi padre). Me han explicado que debería conectarme con alguna Meiga y contarle, para que me pase el legado nuevamente, que me corresponde por herencia y que seguramente, se me será otorgado. Tendrá que ser en otro viaje, porque este tenía una agenda tan abultada, que no alcanzó. Mientras tanto, sé que ANAMCARA es digno de toda una Meiga y de sus “Meigados” por elección y adopción y que me seguiré Meigueando en Congresos, Seminarios, y ANAMCARAMEIGUEÁNDOME de por vida. Recuerden que históricamente, en Galicia, las Meigas eran quienes se ocupaban de la salud de los habitantes. No había médicos.



Para ir terminando con lo de hoy, les cuento que sobre el final del Congreso, que por cierto ha sido muy movilizante, y para susto de varios, incluyéndome, aparecieron dos surcos en mi cabeza, que han dado que hablar a varias mesas en el banquete de despedida. Las hipótesis diversas de acuerdo con las creencias de cada uno, versaban en torno a: Materialización de la Energía Cósmica por apertura espiritual, Cuencos receptivos de las señales celestes, marcas del Camino de Santiago, Estigmas… Por supuesto que abundaron los chistes de ocasión: Conformación de cuernos, debido a experiencias pasadas, aparición de la aureola de Santa, reencarnación de alguna Meiga en Tierra de Brujas, ya que reencontrarse con los antepasados o con lo ante-pasado puede encarnar formas diversas, jajaja, y el mejor comentario de todos: ¡Rubia, de ojos celestes y encima con cabeza hueca! No faltó la acotación de quienes más te “quieren”: “Tu nunca has sido demasiado normal, así que no deberías preocuparte”. La cosa es que me fui a dormir bastante preocupada, porque aún no había recuperado mi talla normal de pies y piernas y además tenía surcada la cabeza más que antes. ¡Con tantos médicos de la tradición, pasando sus dedos por mis canales cabezudos y bromeando, casi reinventamos la trepanación de cráneos! Cuando estaba pensando que no iba a poder conciliar el sueño, ya estaba durmiendo como un lirón. Y en sueños repetía: “GRAAAAAAAAAAA CIASSSSSSSSSSS”.



Luego seguimos.
Desde el alma y con el corazón
Liliana Marcela Pérez Villar
lilianamperezv@gmail.com
FaceBook:
ANAMCARA CENTROS DE ENERGÍA

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal