domingo, 6 de noviembre de 2011

ORENSE


Con la excusa de sacar el pasaje de tren a Madrid desde Orense, pasamos la tarde allí para que pudiera conocerlo antes de irme, con Rosi, su mamá y Fran. Como habíamos ido en auto, nos resultó más fácil recorrerlo.


Tomamos un trencito que nos llevó a dar unas vueltas por los lugares más importantes y nos dejó media hora en unas fuentes de aguas termales, muy termales, de las más calientes en las que haya estado. Apenas metía y sacaba los pies, porque si los dejaba un poco más, entraban en estado de ebullición. Había otras más templadas, pero como no llevaba el traje de baño, no podía entrar. Lo que fue una suerte porque no me habrían sacado ni a palanca.




Hay un refrán en España que describe muy bien los monumentos más importantes de Orense:
“Tres cousas hay en Ourense, que no las hay en España,
el Santo Cristo, el Puente Romano, y las Burgas hirviendo agua”.


Orense (en gallego y oficialmente, Ourense) es una ciudad y municipio de España, capital de la provincia de Orense (Galicia). Está situada en el sureste de Galicia y es atravesada por el río Miño. Existen dos creencias fundamentales sobre el significado de su nombre. La primera, que fue apodada por los romanos, como «La ciudad del oro» (Auriense) por su formidable raudal de este metal, que hizo de ella una de las primeras localidades de la región. Hasta que, como era de esperar, esas reservas que se hallaban en el recorrido del Río Miño se fueron extinguiendo.


La segunda creencia dice que deviene del latín aquae urente («aguas abrasadoras»), o del germánico warmse («lago caliente»), por sus famosas fuentes de aguas termales, conocidas como Burgas (del latín burca, que significa pila). Me contaba Rosi, que en tiempos lejanos, las lugareñas escaldaban los pollos bajo los chorros de agua hirviente y allí mismo les quitaban las plumas. Son como manantiales de aguas termales a temperaturas altísimas, entre 64 y 68 grados C, con un torrente de 300 litros por minuto. Son aguas silicatadas, fluoradas, litínicas y se utilizan preferiblemente para dermopatías, sobre todo pruriginosas.


Ya había tomado aguas parecidas en Veiga, en una de mis expediciones con Manolo y Fran. Esas eran de verdad muyyy feas. Tenían un gusto como a huevo podrido. Pero ante la convicción de Manolo, no lo dudé ni por un instante y “mandé padentro” varios sorbos. En Orense son más tomables, pero queman mucho. Bebí bastante y la pasé por la cara, cuello, pecho y brazos. Es notable la lozanía de la piel luego de ello. Hay una placa con la composición del agua que reproduzco:
. Ph.................... 7,56
• Residuo seco.......... 649,2 mg/l
• Litio................. 1,14 mg/l
• Sodio................. 102,2 mg/l
• Potasio............... 8,15 mg/l
• Rubidio............... 0,16 mg/l
• Cesio................. 0,11 mg/l
• Calcio................ 11,2 mg/l
• Magnesio.............. 0,69 mg/l
• Boro.................. 1,24 mg/l
• Cloruro............... 25,0 mg/l
• Fluoruro.............. 13,49 mg/l
• Bicarbonato........... 462 mg/l
• Nitrato............... 0,33 mg/l
• Sílice................ 71,8 mg/l



El origen de estos manantiales no está claro. Una leyenda dice que nacen debajo de la capilla del Santo Cristo, en la Catedral, y otra dice que son causadas por un volcán en reposo que está en la base del Montealegre y que en algún momento podría llegar a explotar. Es uno de los emblemas de la ciudad junto con la Catedral y el Puente Romano, que se conoce como “Ciudad de As Burgas”

En los tiempos romanos se edificó un puente sobre el Miño, cuyos pilares todavía son romanos. Se ha reformado en varias oportunidades a través de los años. Esta ubicación trascendental la convirtió en un importante eje comercial desde la Edad Media


Actualmente, el ayuntamiento de Orense impulsa con empeño el movimiento turístico, y en especial, el de tipo termal. Se pone mucha atención en las mejora de las riberas del río Miño y franjas termales, apoyando el tema de infraestructuras, la AG-53 (Autovía de Santiago) la A-76 (Ponferrada), la A-56 (Lugo) y las líneas de alta velocidad de Santiago, Madrid y Vigo. Es una ciudad fría y húmeda en invierno y agobiantemente calurosa y húmeda en verano.

Luego seguimos.
Desde el alma y con el corazón
Liliana Marcela Pérez Villar
lilianamperezv@gmail.com
FaceBook:
ANAMCARA CENTROS DE ENERGÍA

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal