domingo, 17 de noviembre de 2013

¿ETAPAS?

La vida nos lleva por caminos donde suceden cantidad de hechos que, en apariencia, son los indicados para ese momento que estamos atravesando. Y en ese atrevimiento de desafiar a la Fuerza continuamente, el Ser necesita sentir y creerse su pensamiento màgico y poderoso. Empieza a considerarse el materializador y dueño de sus vivencias. Y si aprendiò a evaluar la vida en tèrminos de èxitos y fracasos, llega a atribuirse las experiencias que considera triunfantes, como logros personales. Aunque por supuesto, si lo considera fracaso, siempre habrà algùn culpable a quien responsabilizar afuera. Se pierde la posibilidad de recorrer esos caminos de ida, desde su hacer divino, desde la virtud, desde el Don. Materializa, concretiza, calcula y especula, suma y resta, busca prestigio, se consume y entra en el menudeo. Le preocupa màs que su cabeza sobresalga por encima del resto o de algùn enemigo ìntimo, que poder desarrollar sus habilidades y dejarse abrazar y llevar sin resistencia. Y tanto asì materializa el momento, convirtièndose en un simple consumidor, que hasta fracciona el tiempo y lo llama ETAPAS. Entonces, necesariamente, piensa que hay algo que comienza y algo que en algùn momento tiene que terminar. Porque eso es una etapa. Y cae en una trampa. El monstruo de su propia creación. Porque entonces, hay una etapa para tener hijos, para casarse, para estudiar, para trabajar, para jubilarse, para abandonar a los viejos y cambiarlos por jóvenes que sirvan, para recibirse…y el tema es que, si no se cumple con la terminaciòn de esa etapa en el momento socioculturalmente determinado y humanamente con-formado, es un FRACASO¿?. Puede que desde esta lìnea de pensamiento, se llegue a necesitar hacer tal o cual cosa fuera de la “etapa supuesta” y se haga en otro momento, pero como si se estuviera en esa etapa, que supuestamente ya habrìa pasado. Lo cual, generarìa un desajuste, justamente temporal, en el hacer y tambièn en el entorno. En cambio, si el ser pudiera asumir su condiciòn humana y abandonara sus deseos de mandar, someter, descollar, triunfar, demostrar que es el mejor, el màs lindo, màs inteligente y poderoso, no serìa esclavo de sus pensamientos màgicos materializados como Dios del Universo. Ahì se da cuenta que es esencia Bùdica, Crìstica, Energìa , pero sin SERLO. Parte que suele olvidar. Se cree que es un èxito o un fracaso y olvida que es el mismo quien lo creò en su mente. Cree que es eso. No se conoce, no se ve, y se monta a un sube y baja, que lo lleva y trae por un mar de emociones que oscilan entre el miedo y la violencia. Hay preguntas muy útiles para revertir estos procesos. Una serìa tal vez: “¿Què querès demostrar, a quièn y para què?” y agregar un tìmido “¿Vale la pena?”. ¿Vale la pena ponerse un final a cumplir y si no se cumple se fracasa y si se cumple es un èxito? ¿No serìa màs relajado transcurrir el camino de ida, sintiendo que se està allì, porque es allì donde el corazón vibra en la sintonìa del AMOR? Otra pregunta podrìa ser: “¿Con quièn te estàs peleando, a quièn le estàs hablando?”. Generalmente, siempre es el mismo personaje interno el que anda haciendo Crik-crik, crik-crik y no deja escuchar con claridad. Demasiado ruido del pasado. Hay palabras màgicas para cuando el sonambulismo invade y la inercia toma el timòn de la vida manejada por lo pendiente. “¡Despertàaaaaaaa!”, “¡Pellizcateeee!”, “¿Què ves?”, “HOY”, “ahora”. No hay una etapa material. Hay una necesidad humana de codificar, manipular hasta el tiempo. Pero si sòlo vamos, si asumimos el voto de seguir la ENERGÌA, que para algunos serà Dios, para otros la vocaciòn, en lo personal EL IDEAL DE VIDA, o lo que sea que se viva como autèntico, genuino y no como una respuesta complaciente a lo impuesto desde afuera, NO HAY COMIENZOS Y FINALES, LOGROS, ÈXITOS O FRACASOS, ni la crueldad de evaluar la vida en esos tèrminos. Es un sin-fin eterno. Cada uno de nosotros tiene sus Creencias y siempre que se respete el principio de NO HACER DAÑO A NADIE, NI A NADA, todas son respetables y deben de serlo. A mi me ha sido muy importante, el haber sentido en lo màs profundo de mi corazón, que lo que no viva en esta vida, lo vivirè en la pròxima, o la pròxima, o… Entonces, cuàl es el apuro? Cuàl es la urgencia? Habrà que aprender a SOLTAR. Y para eso, tambièn hay que aprender a ACEPTAR. Trabajar lo PENDIENTE. El secreto es estar ACTUALIZADO. Ese sí es el camino. Por eso se necesita de las etapas, para darse cuenta de lo que quedò pendiente en 1945, cuando me miraste por la trama del sombrero y me dijiste…”Hola, mi nombre es Bond”. Si en lugar de eso, ACTUALIZO MIS SENTIRES, ACEPTO Y SUELTO, no habrà necesidad de fraccionar hasta el tiempo “PARA SOMETERTE MEJOR”. Si no sos capàz de hacer llover, ni de determinar a què hora saldrà el sol o se pondrà la luna, por què habrìas de ser capàz de dividir el tiempo? La rueda gira y gira y todo sigue y sigue…hasta la misma muerte es un chiste de un ratito, para quienes crean en ella. Cuando la altivez y la arrogancia humana aflojen, quizàs toda esta intervención consumista, hasta del tiempo y de hacer tangible lo intangible, pierda sentido. Y me anticipo a los famosos “BALANCES” que se hacen llegando fin de año. No se olviden que el mundo no termina el 31 de Diciembre! Sigue el 1 de Enero del pròximo año! Y no se crean ni los “èxitos” ni los “fracasos”. Sòlo vivan libres. Desde el alma y con el corazón Liliana Marcela Pèrez Villar. Fb: ANAMCARA CENTROS DE ENERGÌA

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal