domingo, 6 de septiembre de 2009

¡¡¡Mandame una señal!!!! (De AMOR)


Dicen los que me conocen, al menos un poco, que sufro de optimismo crónico. Que soy tan fuego por momentos, como agua en otros. Capaz de hacer levantar a un muerto y ponerlo en el Thriller de la vida, como Michael Jackson. Cabeza dura cuando se trata de RESUCITAR Y RESUCITADOS. Célebre sobreviviente de varias resurrecciones en esta misma existencia. Feliz caminante del TAO y con votos de seguir la energía que empuja, que me lleva, porque entregada estoy a ella. He desarrollado el Don de la paciencia, que no es tolerancia en lo más mínimo, es el PODER DE LA ESPERA del que habla el I CHING en su hexagrama nº 5. El saber aguardar los tiempos de cada uno. Saber que hay un tiempo para andar y otro para detenerse. Y cuando me atrapa mi humilde humanidad, y me pregunto si estoy en el sendero adecuado, si me he dejado conducir al lugar previsto para mí, o si estoy TAO OFF, porque tal vez, algo se salió de lugar, algo no resonó donde debía, algo se quebró…miro al Cielo y digo, como MANÄ): “MANDAME UNA SEÑAL” (de AMOR). Una señal que me ratifique o rectifique en mi HACER y en la forma de ese HACER en la Tierra. Iba viviendo la vida, como todos los días, el pasado viernes, soñando con el Festejo del Onceavo Aniversario de la Escuela, previsto para el domingo. Festejo organizado y esperado con meses de antelación por todos. Esperaba la noche, para que Claudia, mi amiga de la infancia, pasara a buscarme con su marido, para ir a cenar con mis hijos, ya que el ANAMCARASARIO coincide con mi UNIVERSARIO de vida. En realidad, fue el regalo que me hice hace 11 años atrás. Luego de un interesantísimo verso, con algunas incoherencias, aparecimos en una hermosa casa donde, a oscuras, comenzó a escucharse la más bella canción, fragmento de una ópera Rock, by The Who:



“SEE ME, FEEL ME, TOUCH ME, HEAL ME”
“LISTENING TO YOU, I GET THE MUSIC”
“GAZING AT YOU, I GET THE HEAT”
“FOLLOWING YOU, I CLIMB THE MOUNTAIN”
“I GET EXCITMENT AT YOUR FEET”
“RIGHT BEHIND YOU, I SEE THE MILLIONS”
“ON YOU, I SEE THE GLORY”
“FROM YOU, I GET OPINION”
“FROM YOU I GET THE STORY”



Los rostros de todos y cada uno fueron enfocándose para regocijo de mi alma. ¡Era una emboscada! ¡Un complot! ¡Jajaja! Los otros resucitados avanzaban danzando felices, celebrando la vida, con hermosas remeras negras que decían: “MIRAME”, “TOCAME”, “SANAME”, “SENTIME”, así, como en la canción. Un montón de manos me sacaron la camisa y me vistieron con un yin yang dorado y un ANAMCARA 11º ANIVERSARIO.
Y todos emocionados danzamos desde el alma la alegría de estar vivos, de encontrarnos y reconocernos, de compartir el camino, de disfrutar de la dedicación, la entrega y el compromiso del encuentro, de saber que “TODO ES POSIBLE”.



Que la Gran Excusa nos había reunido, los hijos, los amigos, los pacientes, los alumnos, los mozos…el compartir el ideal, nos hacía uno a todos.
Y en medio de emociones y reencuentros, una trompeta subiendo la escalera decía: TARARÁ TARARÁ TARARARA, TARARARARARARARARA…” ¡Siiiiiiiiiiiiiiiiiii!



¡Los MARIACHIS! ¡El regalo de los hijos! Saltamos de una emoción a otra, aparecieron los sombreros mexicanos, la vestimenta típica, las “Mañanitas del Rey David”, “El Rey”, “Guadalajara”, los boleros, el feliz cumpleaños, las fotos, los videos…¡Ahhhhhh…cuántos recuerdos de México”,



¡Qué calor! ¡Bailaban hasta las mesas! Hasta que, como todo lo que comienza…tiene su momento de culminación. Y allí se fueron, escaleras abajo, llevándose su pedazo de historia, con la música a otra parte. Y nos condenaron a Diana y a mí, a hacernos cargo de lo que nos hizo amigas en la secundaria y nos unió para siempre, allá cuando cantábamos “Rosarito Vera, maestra”.


“El Guardaespaldas”, “Dancing Queen”, “Tell him”, “No llores por mi Argentina”, “Amiga”, de nuestro amplio repertorio. Pero resultó ser, que ante mis narices y sin que me diera cuenta, me habían asaltado la casa y medio placard estaba en esa fiesta. Todos los preparativos para el Domingo se habían trasladado al Viernes anterior, sólo me estaban demorando con la fecha. Por lo que la obra de Teatro para no actuar, el teatro para el alma de la Escuela, que nació de un Seminario del grupo de formación, cobró vida y voló, en la mitad de un escenario improvisado: “VACACCIONES EN FAMILIA”. Luego, la primera canción que Luciano y Agustina cantaron de chiquitos: “Love of my life”, avalados por el refuerzo de los valientes que hicieron causa común con ellos, para no dejarlos solos. Aunque con un esfuerzo único, nos deleitaron después con un Ricardo Montaner auténtico.



Jorge y Diana con “El día que me quieras” y con apenas el tiempo suficiente para oler una porción de pizza con rúcula (observen el detalle) y a los 4 quesos, empezaron a aparecer las ligas, las pelucas, los porta ligas, las medias caladas, los bodies, siiiiii…entrábamos en un tiempo de “CABARET”, (también para el domingo).


¡Las ANAMCARA CHICHIS! Y el gran Lucho Santoro, asustado pero valiente. La combinación perfecta de Mein Herr y Welcome, las luces, las sillas, las plumas, para promediar con Diana en Cabaret y quien escribe, en Maybe this time.
Ya casi por emprender la retirada, entre regalitos y payasadas (más payasadas), “Carlos”, dueño de la casa, Cubano, ¡¡¡¡Me invita a bailar una salsa!!!!¡¡¡Qué placer!!!!
¡Quiero más! Y así…con el alma repleta de felicidad, con tanto abrazo, tanto beso compartido, fuimos desandando el camino de regreso, para conservar en nuestros corazones, esa sensación de GRATITUD ETERNA. Y en lo personal, llegué a casa, miré al Cielo y dije: “¡GRACIAS POR LA SEÑAL!”, (de AMOR)



A todos, uno por uno, mil gracias. A los tres mosqueteros, (que eran cuatro), Gisi, Amalia y Claudio, porque el olfato me lleva directamente a ellos, porque los encontré en cada detalle; gracias hijos por ¡¡¡LOS MARIACHIS!!! Jajaaj, en serio, gracias por todo el trabajo de espionaje de estos dos meses, ¡¡¡Hasta me robaron el celular!!! Por tu carta pública Agus, por animarte a cantar Lu; gracias a Diana, la hermanita perdida y recuperada, gracias a Dios, y al incansable compañero Guille; al trabajo ¿internético? de Mariana, que con Garoto y todo, encontró el tiempo para estar; a Alicia y Elbi, que entre familia y trabajo se las rebuscaron y estuvieron; a Juan, ¡Increíble que estuvieras ahí!; al Bruera, que casi me mata de emoción; a los Berco, que cansados y tímidos le pusieron el pecho; a Luchito S que nos salvó a último momento; a Vivi que acompañó desde la casa la confiscación de objeto; a Luis que no llegué a ver por secuestro y calesita en coche; a Vero por el apoyo logístico; Yami, Kevin, Jonathan, amiga de Amalia, Carlos, los mozos, y dejo para el final a “la hermana Claudia”, Gusti y la nena, Pauli, que como siempre en la historia de mi vida, son amor incondicional, apoyo y refugio y son familia. A los que están desparramados por el mundo y no pudieron venir; a los que estando acá, no estuvieron físicamente, pero sí, en nuestros corazones. Gracias por cada detalle a todos y ahora, de lleno a Copahue.
Desde el alma y con el corazón. Liliana Marcela Pérez Villar.

1 comentarios:

A las domingo, septiembre 27, 2009 , Anonymous Anónimo ha dicho...

¡QUÉ HERMOSOOOOOOOOOOO!
VIVIR EN EUROPA TIENE SUS PRO Y SUS CONTRA.
¡HUBIERA ADORADO ESTAR ALLÍ! Y NO ME DIGAS QUE IGUAL ESTUVE EN TU CORAZÓN, NO BAILÉ CON VOS, NI CANTÉ CON LOS MARIACHIS, NI TE OÍ CANTAR...D'S! HACE AÑOS QUE NO TE ESCUCHO! MANDAME LO QUE GRABARON PORFA! TE QUIEROOOOOOOOOOOO!!!

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal