sábado, 26 de mayo de 2012

ESPECIAS Y CONDIMENTOS

Pocas cosas en la cocina, guardan tantos inconmensurables secretos, como el maravilloso mundo de los condimentos y las especias. Cada país, cada comunidad, cada familia de generación en generación, podrían llenar y rellenar libros enteros debelando poderes milenarios ocultos que conservan celadamente. Recuerdo “especialmente” el Mercado de Jerusalem, Israel, donde estuve afortunadamente hace unos años por un Congreso de Medicina China. ¡Las montañas de especias y condimentos alucinantes, sobre mesas con manteles blancos! ¡¡¡Dios…qué maravilla!!!! ¡Era como el atelier de Van Gogh, de Frida Kahlo, de Joán Miró! ¡Mi fantasía era imposible de cumplir, pero me hubiera encantado zambullirme y revolcarme sobre ellas hasta el hartazgo! Espacios de belleza ancestrales, esos toques mágicos tan especiales para resaltar el sabor de las comidas, las combinaciones para favorecer los procesos digestivos y beneficios miles que aportan a la salud, hasta su agregado a los aceites terapéuticos para masaje o aromatizadores. Mucho se lleva dicho sobre sus aspectos afrodisíacos, relacionándolos con el despertar o la activación de la pasión, la fertilidad y la fecundidad. Sus excitantes e inigualables colores, sabores y aromas, estimulan el deseo más oculto y la imaginación más adormecida. Hasta el mismísimo Kamasutra hace referencia a sus cualidades para recobrar la energía sexual. Mi impresión es que, más allá de los sentidos, existe una sensibilidad energética entre la personalidad y la esencia, que hace que cada uno de nosotros se sienta cómodo o incómodo con sus características. Y es ahí, donde el concepto de lindo-feo o rico- desagradable, dependerá de esa compatibilidad o incompatibilidad energética. Conectarnos con los condimentos y las especias desde el simple hecho de cosecharlas en casa, para lo que no es necesario grandes espacios, o traernos de aquel especial lugar, ese especial sabor que sólo se consigue en “especiasland”, suele ser verdaderamente muy gratificante. Compruebo diariamente la alegría de ver prender y crecer ese “gajito” de ají “jalapeño” tan codiciado, o las semillitas de Silvia (otra fana de los ajíes) o la lechuga orgánica tan diferente del campo de Betty…así como la incertidumbre de esperar que se definan “aquellas semillas” que guardamos en un frasquito el año anterior, porque estábamos fuera de fecha de sembrado y no recordamos si son rabanitos… tomates o queso rallado. Cuando preparo un arroz o unas empanadas y abro la latita de pimentón que traje de Galicia…parece que la comida sale más rica. Ya la empiezo a disfrutar desde antes de probarla. Meter la punta del cuchillo en el pimentón y golpetearla suavemente sobre la comida, es impagable. Abrir la bolsita de arpillera de las Herbes de Provence que Betty trajo de Francia, el Azafrán sagrado que Chicha trajo de Oriente, la Pimenta de Malagueta, Il Pepe Stagioni grani con Macinello… la tabla de especias Baharat que trajo Elbi de Turquía y tantas otras, que en tiempos en que muchos no consiguen un sorbo para llevarse a la boca, además hacen de ese preparado un indudable lujo asiático. Pero contrario a lo que se pueda pensar, esto puede hasta abaratar costos en los preparados. Un sencillo plato de Quinoa por la mañana o cualquier otro cereal de desayuno, sabrá maravillosamente mezclándolo con pasas, canela, un toque de jarabe de arce; Unos Ñoquis de ricota y espinaca, con un toque de Nuez Moscada y un ramito de Albahaca picada, recién cortadita de la maceta…un manjar; Un Chutney de Durazno o Manzana con unas semillitas de mostaza, clavo de olor, anís estrellado y canela…mmmmmmm…acompaña lo que quieras; esas peras al vino tinto, con unas hojitas de menta (de la otra maceta), canela en polvo y esencia de vainilla… Y a propósito de la vainilla, por qué no agregarla al aceite de arrastre para masaje, o al hornillo de aroma terapia, o al agua de frejado? O un poquito de Cacao, o Café...podés agregar almendras a un aceite base de cosmética o a una crema base y convertirlos en emulsiones hidratantes naturales, o lavanda que es un relajante ideal y aleja insectos sin aniquilarlos, o coco que es un suavizante natural. Agregalos al Shampoo, la crema de enjuague, el agua del baño, a las velas, jabones o sahumerios caseros, al detergente. Apelá a tu imaginación. Las cáscaras de mandarina, naranja o limón, tostadas sobre la parte de color, perfuman toda la casa. El limón es un excelente desodorante en las axilas y muchísimo más sano que el comprado y ni que hablar del antitranspirante que aprovecho para insistir en que no lo uses!!!! El Cardamomo corrige la halitosis y es exquisito en el café! Si no te gusta tomar remedios, el comino es muy bueno para evitar las flatulencias y el meteorismo. Además es calmante y antiespasmódico (también afrodisíaco) Ramitas de tomillo, romero… si no los usás para perfumar o para las contracturas musculares, se los podés agregar al Oliva, dejás en reposo unos días (si sos “ajero” le ponés unos dientitos también y después me contás. Eso sí, NO LO PONGAS EN LA HELADERA, EL ACEITE DE OLIVA SE SOLIDIFICA CON EL FRÍO. El Romero concentrado (como un te) luego del lavado de cabello, es muy eficiente para la pediculosis. Podés utilizar Cúrcuma, (sobre todo combinado con el Curry) y reemplazar con él al Azafrán, por su hermosos color anaranjado. Acordate de la Cantárida (la “viagra marroquí”). La lista es interminable. Es tan extensa como la imaginación. Si te convertís en un artista, tu vida se puede llenar de colores, sabores, aromas increíbles. Tus bolsillos agredecidísimos. Tu salud también. Todo lo que necesitamos está a nuestra disposición. Los que no disponemos de un terreno donde explayarnos libremente, podemos ingeniárnosla con pequeños espacios y créanme, funciona. ¡Qué maravilloso agasajar amigos, familiares con el HACER de nuestras manos! Y les aseguro que aún los que atesoramos cada segundo del día con tesón, porque no nos sobra ni uno, también podemos hacerlo. Como siempre, es una cuestión de AMOR y de ORGANIZACIÓN. Cada uno tiene su lista de prioridades. Si esto no entra en la tuya…no vas a tener problema. Pero si entra…tampoco, porque una vez que empieces, vas a ir lográndolo gradualmente y es tan placentero, que no te vas a arrepentir. Usá tu creatividad y vas a cambiar tu mundo. Y si pertenecés a esa ínfima parte de la HUMANIDAD que aún dedica tiempo y espacio a su sensualidad y la disfruta, canela y un toque apenitas de jengibre mezclado en una crema base neutra sobre la piel y después me contás. ¡¡¡¡Que lo disfruten AMORES!!!!
Desde el alma y con el corazón. Liliana Marcela Pérez Villar lilianamperezv@gmail.com FaceBook: (2) ANAMCARA CENTROS DE ENERGÍA ANAMCARA ESCUELA DE CENTROS DE ENERGÍA

2 comentarios:

A las jueves, agosto 02, 2012 , Anonymous Anónimo ha dicho...

muy interesante este tema me gusta gracias me gusto mucho el articulo este tema de las especias me gusta mucho y me gustaria conocer la influencia de estas en la parte espiritual ya que muchas de ellas tienen ese lado mistico.

 
A las jueves, agosto 02, 2012 , Blogger Liliana Marcela Pérez Villar ha dicho...

De alguna manera, algo he dejado aparecer al respecto de lo que comentás. Pero voy a tener en cuenta tu sugerencia para ampliar en un próximo Blog. Gracias por tu comentario y te invito a unirte a los grupos de Facebook que figuran al pie del artículo para estar en contacto.

 

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal