martes, 31 de diciembre de 2013

¿PREMEDITACIÓN Y ALEVOSÍA? NOOOOOOOO SIN-SER-Y-DAR SINCERIDAD

Y me preguntan por el Blog último del año. ¿Será a la espera de un balance de esos intelectuales que suelen ser fatales? Esas cuentas de las llamadas tradicionalmente “fin de año”, los “éxitos y fracasos”… los “deseos y proyecciones”, los “objetivos o metas”… ufffffff… agotador antes de empezar. Mas que una motivación, un esfuerzo. Un “tener que hacer, llegar, demostrar algo, no se sabe bien a quién. Y que D’s no permita que “falle”, porque seria una herida narcisista irremediable. ¿Alguna vez se detuvieron unos instantes a preguntarse si viven como desean o si están actuando lo que se espera de ustedes? Porque hay vidas enteras dedicadas a las expectativas ajenas, asumidas como propias por diferentes motivos que no vienen al caso ahora, que enajenan y encapsulan lo más puro y legítimo del SENTIR. ¿Se preguntaron hasta dónde esas señales recibidas condicionan y comandan las conductas, los vínculos, en pensamiento, palabra y obra? Como si una VOZ INTERNA gobernara cada movimiento, ajeno a la propia voluntad. Una suerte de programación sanguínea que corre por las venas, un ADN codificado, inoculado inconcientemente, que cala tan hondo que hace y deshace sin consentimiento o permiso alguno. Cuando nos dejamos llevar y traer, MOVER, por esa FUERZA que todo lo mueve y genera, cuando no oponemos resistencia y nos entregamos a ella, estamos en la CONFIANZA, estamos en el camino. ESTAMOS PRESENTES. El problema surge cuando el SER se auto atribuye esa condición desde el plano humano-personal, se auto-referencia, se coloca en el centro umbilical del Universo y así…enloquece. Y ahí entra a jugar la famosa PREMEDITACIÒN y la ALEVOSÌA y por feo que suene y por más costoso que sea aceptarlo, los deseos de venganza. La necesidad de demostrar cuánto valemos, de destacarnos, de ser reconocidos, etc...etc…etc. porque de lo contrario, deberás acatarte a las consecuencias. En lugar de aceptar que quien da cobijo y permiso a esa voz interna, quien permite que gobierne su vida es uno mismo. Ya sea porque le resulta más cómodo echarle la culpa a otro y no hacerse cargo de su parte y responsabilidad en ello; ya sea porque no sabe cómo despojarse de ella, cómo darle el desalojo; ya sea porque está tan agarrado a su argumento de vida que ni se atreve a reescribir un contra-argumento genuino que tenga que ver con su esencia, con quién realmente es; o ya sea simplemente, porque no quiere. Por más doloroso y angustiante que pueda resultar, comprometerse a trabajar con la sensibilización y la responsabilidad en el permiso y terquedad con el que esa voz, como algunos pacientes la llaman, no funcione como algo que nada tiene que ver con el vehículo de transporte tèmporo-espacial. Lo cual será muy relajante para uno mismo y sobre todo, para un entorno que muchas veces se ve forzado a TOLERAR las furias de lo pendiente, de lo no resuelto y MANEJADO POR UNA VOZ INTERNA, que todo lo tiñe, que hace que todo se vea igual. Las reacciones y respuestas frente a lo que acontece, es nuestra responsabilidad. Debemos hacernos cargo de lo que generamos con nuestra manera de movernos en el mundo. ¿No les parece mejor aceptar nuestros lados oscuros, por feos que nos parezcan, que enchastrar a otro que seguramente no tiene nada que ver? Y si lo tuviera, para què enchastrarlo, no? Shakespeare tenìa una famosa frase: “El mundo es un gran teatro donde todos actuamos”. Pero en ese supuesto actuar, hay que ser muy claro en la forma como decodificamos lo que decimos y lo que escuchamos, lo que vemos, y tener presente que la intuición, la percepción, las deducciones, están impregnadas y condicionadas por el mundo interno. Y puede haber enormes distancias entre ambos. Evidentemente, frente a tanto deterioro, tanto quebranto y destrucción impune, parece que el rumbo se ha desviado. No era por ahì. SOLTAR. No colocarse al lìmite de la TOLERANCIA, palabra espantosa para mi gusto, contrario a lo que decìan las abuelas que tanto la respetaban. TOLERAR es AGUANTAR LO QUE NO NOS GUSTA O SENTIMOS QUE NOS DAÑA. NO BUSCAR UN PLAN. SOLTAR. CADA UNO SABE HASTA DÒNDE. A VECES ES NECESARIO VER LO QUE NO SE DESEA VER, DARSE CUENTA, Y ATRAVESAR UN SUFRIMIENTO. ES MUCHO MÀS SALUDABLE QUE NEGAR. La propuesta de ANAMCARA para este año radica en insistir en la SINCERIDAD. NO PREMEDITACIÒN, NI ALEVOSÌA. ESTAMOS EN UN TIEMPO DONDE TODO AQUELLO QUE PARECÌA ESTAR PROLIJAMENTE OCULTO, DISIMULADO, TAPADO, EMERGE Y SE HACE EVIDENTE. ES EN VANO INTENTAR DISFRAZARLO DE LO QUE NO ES, POR MAS TIEMPO. CAEN LAS CARETAS. POR ESO QUEDA AL DESCUBIERTO EL TEJEMANEJE DE LA CORRUPCIÒN, DE LA OSCURIDAD, DE LA FALSA APARIENCIA Y EL PODER. No sòlo el PODER MAGNÀNIMO, sino en las pequeñeces del dìa a dìa, en la manipulación, en los EGOS y la incapacidad de disculparse, sincerarse, y REPARAR LOS DAÑOS PÙBLICAMENTE. RESTITUIR. REPARAR. Y PARTIR DE LO QUE NOS UNE, NO DE LO QUE NOS SEPARA. Si cada uno de nosotros se anota y compromete con la BONDAD SUPERIOR, el mundo serà otro. La propuesta de ANAMCARA es el deseo para todos por siempre. Los AMO a todos y cada uno, desde lo mas profundo de mi corazón. Liliana Marcela Pèrez Villar. lilianamperezvgmail.com FB: ANAMCARA CENTROS DE ENERGÌA.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal