viernes, 20 de diciembre de 2013

RESISTIR

Ante tantas situaciones penosas y violentas con las que aprendimos a convivir, sobre todo en estos últimos tiempos, RESISTIR me suena incansablemente como respuesta sanadora. Pero no desde el “permanecer y transcurrir” de Eladia, lo cual no seria Honrar la vida, sino desde otras aristas de la palabra. El consultorio se ha convertido en una especie de refugio de todos nosotros, que encontramos un espacio de paz, cobijo, entendimiento con y sin palabras y un compartir amoroso y cuidado, ante tanta locura. Porque la naturalidad, aceptación y complicidad con la que se vive la violencia, en todos sus planos, encuentra cualquier justificación a su paso. Y en este aspecto, hay una doble lectura, que va desde lo personal no resuelto hacia fuera y de la influencia que lo social ejerce en lo personal. Todo esto oculto bajo el velo de lo obvio, sólo genera más y más violencia sin intención a la vista de ninguna resolución. Violencia que no significa una manifestación explìcita y clara de su existencia, como podrìan ser los golpes, saqueos, robos, abusos, violaciones, secuestros, enfrentamientos, etc, sino aquella violencia que habla tarde, a travès de síntomas o muuuuuuuuchos años después, o cuando alguien se quiere enterar de lo que sucede y dejar de hacerse el occiso. La violencia del hambre, de la destrucción de los recursos humanos a cambio de billetes, las fugas incalculables de dinero de los ciudadanos, EN MANOS DE LOS GOBIERNOS, que nunca vuelve, que desaparece como por arte de magia, la violencia de gènero, que lejos de disminuir aumenta dìa a dìa considerablemente ante la indiferencia de todos, la falta de amor a la vida en general y en particular. ¿Y què se le puede decir a quienes lloran el asesinato de un familiar por un celular viejo o una bicicleta? Sobre todo cuando se sabe que muchas de estas situaciones tienen que ver con lados muy oscuros de internas polìticas, que no miden consecuencias y que por ostentación de PODER, carecen de nociòn de daño. ¿Què se les puede decir a quienes reciben un familiar en una bolsa de consorcio, como modelo para armar, cuando fue a comprar el pan a dos cuadras? Esas palabras no se inventaron aùn y no creo que existan alguna vez. Habrìa que hacer una solicitada diciendo: “SE BUSCA HONRADO, CON VOCACIÒN DE SERVICIO, QUE LE IMPORTE ALGO MÀS QUE SU OMBLIGO Y SU PROPIA FAMILIA”. La gran VIOLENCIA en la que vivimos, es la GRAN INDIFERENCIA frente al dolor humano. El MIEDO que vuelve a fortalecer el NO TE METAS, POR ALGO SERÀ. ¡Dejà, dejà…callate…te vas a meter en un problema…vas a terminar vos compreometido y… Y lamentablemente, crece la cultura del “NO PASA NAAAAAAAADA”. SE PUEDE HACER CUALQUIER COSA, A CUALQUIERA, EN CUALQUIER MOMENTO, TOTAL…”NO PASA NAAAAAAAAADA”. Huelgan los ejemplos, para los que sean concientes. Y siiiii, es maravilloso y seguramente una señal importante, la elecciòn del Papa Francisco. Pero cada uno de nosotros tiene que hacerse cargo de su parte. No meterse es tomar parte tambièn. Tomar parte por la indiferencia, por el no te metas, por la violencia, por todo aquello de lo que no me considere responsable. Es decir, hay algo que cada uno de nosotros tiene que hacer para no formar parte de esa impunidad en la cultura del hacer daño. NO HAY QUE HACER DAÑO. NO HAY QUE BUSCAR VENGANZA. ¿Pero te animàs a mirarte al espejo y darte cuenta realmente, que tus acciones estàn dañando a alguien? ¡Y no confundir, que no te quiero hacer responsable de la deuda externa, eh! Pero tal vez, responsable de tu “deuda interna”, que te lleva a dañar bajo una aureola de Santo/a. Excusas siempre hay. No la busques. Concentrate en no causar daño. Reparà. Pero esto no se logra si no partimos de una confesiòn profunda, que nazca de la mayor sinceridad. Si eso no sucede, no hay cambio posible. Ahì es cuando retorno al concepto de RESISTIR. Mantener las cualidades propias a pesar del paso del tiempo o de otros agentes perjudiciales.”Uno es sòlo lo que es y anda siempre con lo puesto” No dejarse impregnar por la manera en que una sociedad elige conducirse, apartàndose de los valores propios. Total…si todos lo hacen…y no pasa nada… Resistirse como Rechazar con fuerza una idea, una tendencia o una situación: Resistirse a utilizar métodos violentos, por disimulados que parezcan No hablo de resistirse como mecanismo de defensas. Ni como sinònimo de Tolerar o sufrir una cosa o a una persona resistir no es aguantar, sufrir, encajar, rehusar, negarse, someterse Tal vez sì, sea una manera de reaccionar frente a nuestra propia negligencia. Rebelarse a los propios aspectos oscuros que causan daño. Aunque parezca que està muy bonito lo que hacemos, causar daño a otro, y peor aùn, con un plan de fondo, a la larga nunca es gratuito. Tarde o temprano, todos tendremos que dar cuenta de nuestros actos. Aquì, allà o donde sea. Hay un orden que no maneja el humano. Llàmenlo como quieran. Pero ciertamente, allì no llega ni la ciencia, ni el narcisismo, ni la manipulación humana. Seguramente, de eso se trata el RESISTIR. De CONFIAR. Por doloroso que sea, por mas pena que una situación te cause, por màs atrapado que te sientas, aùn convencido que “esto nunca va a cambiar”, cuando se te quiebren las piernas y te sientas caer, por negra que parezca la noche, tu noche: RESISTÌIIIIIIIIIIII !!!!!! Esto tambièn pasarà. Desde el alma y con el corazón Liliana Marcela Pèrez Villar. Fb: ANAMCARA CENTROS DE ENERGÌA

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal